Etapa 15

Froome sufre y Quintana se hunde y Mollema arriesga para vencer

Mollema, en línea de meta. /Afp
Mollema, en línea de meta. / Afp

Mikel Landa salvó al británico en otra jornada de nervios antes del descanso de este lunes

COLPISA / AFP

El holandés Bauke Mollema (Trek Segafredo) ganó en solitario este domingo la decimoquinta etapa del Tour de Francia, en Le Puy en Velay, en una jornada en que el británico Chris Froome sufrió para seguir líder y el colombiano Nairo Quintana se hundió.

En una etapa de 189,5 km en el Macizo Central francés, con dos puertos de primera categoría, Quintana se quedó en uno de ellos, el Col de Peyra Taillade, entrando al final a 3 minutos y 54 segundos del grupo de favoritos, en el que estaban los cuatro primeros, Froome, Fabio Aru, Romain Bardet y Rigoberto Urán, que llegaron a 6 minutos y 25 segundos del ganador.

Más información

«La cabeza es la que manda, pero cuando el cuerpo no responde, no responde», afirmó Quintana, que parecía haberse recuperado el viernes en los Pirineos cuando había sido segundo en la etapa. «Vamos a seguir luchando a ver que sale. Se siente el cansancio y uno trata de superarlo», añadió el colombiano.

Froome también sufrió en la subida a ese último puerto de primera categoría, cuya cima estaba a 31 km de la meta, pero pudo retomar contacto con los favoritos, gracias a la ayuda de su compañero del equipo Sky, Mikel Landa. En la clasificación general, Quintana bajó del octavo al undécimo puesto, quedando fuera de los diez primeros, a 6 minutos y 16 segundos de Froome.

El británico mantiene la ventaja de 18 segundos sobre al italiano Fabio Aru, 23 respecto al francés Bardet y 29 sobre el colombiano Urán. La principal novedad en los primeros puestos es que el irlandés Daniel Martín se hizo con la quinta plaza, a 1 minuto y 12 segundos del líder, en detrimento de Mikel Landa, que pasó a ser sexto, a 1 minuto y 17 segundos.

Martin entró catorce segundos delante del grupo de favoritos, en el que estaba Landa, protegiendo a su jefe de filas, Froome.

A esa última cima de primera categoría, que precedía a otra subida de cuarta categoría (Cote de Saint Vidal), llegó un grupo de casi 30 corredores, del que se destacaron nueve, antes del ataque definitivo de Mollema.

Froome se vio retrasado por cambio de rueda cuando el equipo AG2R La Mondiale del francés Romain Bardet se lanzó al ataque.

El maillot amarillo, que llegó a estar retrasado 45 segundos por sus rivales directos, pudo unirse a ellos antes de llegar a la cima.

«AG2R hizo su carrera, subió muy fuerte. Tuve un problema con mi rueda trasera que se rompió. Había que cambiarla y mi compañero Michal Kwiatkowski se detuvo y me dio su rueda ya que el auto del equipo estaba lejos», explicó Froome.

«Hicimos lo máximo para regresar a la cabeza de carrera. Debo una vez más dar las gracias a mis compañeros Sergio Henao, Mikel Nieve, Mikel Landa. Fue un momento de estrés. Pensé que tal vez no lograría tomar contacto con la cabeza», añadió el británico.

Mollema, de 30 años, se impuso por primera vez en el Tour, ascendiendo al puesto 24 en la clasificación general.

El holandés del equipo de Alberto Contador fue sexto en el Tour en 2013 y séptimo en 2015. Mollema, séptimo en el pasado Giro de Italia, ofrece la primera victoria a su país en este Tour, antes de la jornada de reposo del lunes.

Fotos

Vídeos