Los consejos de Macron

TXOMIN PERURENA

Macron, nuevo presidente francés, aprovechó su visita del miércoles al Tour para hablar con Bardet, Froome, Barguil... Charló distendidamente con varios corredores. Supongo que no daría los mismos consejos a todos. De lo contrario... Imagino que barrería para casa. A tenor de lo visto ayer, diría que la visita surtió efecto. El demarraje de Chris Froome a cuatro kilómetros de la cima es lo mejor que he visto estas tres semanas. Parecía la turbina de un avión de reacción. Sucede que se le acabó la pista y no pudo despegar ya que le llegó el descenso. Quiero creer que conocía el terreno. Ayer pedía en mi artículo un buen quite, un buen lance. Lo fue.

Confusión con la estrategia de Froome y Landa

Se venía comentando que Froome quería ganar la etapa para dedicársela a Landa en agradecimiento a su trabajo durante este Tour. Al coger el de Murgia unos metros de ventaja, invitaba a pensar que disponía de permiso del maillot amarillo para ir en busca de la victoria de etapa. Luego comprobamos que ni lo uno ni lo otro. Su misión consistía en hacer de puente. La operación era bonita sobre el papel. Sin embargo, una cosa es la pizarra y otra, distinta, la realidad.

Escéptico con los récords desde que rebajé el del Naranco

Warren Barguil, uno de los ciclistas que recibió recomendaciones de Macron, fue el único capaz de superar a los 54 integrantes de la escapada del día. El bretón subió al límite y hubo un momento en el que no acababa de estar convencido de que le pertenecía su segunda victoria de etapa en este Tour. Escuché que Barguil batió el récord de la subida al Izoard, en poder de Andy Schleck, por dos minutos. Tengo razones para ser escéptico con esas mediciones. Bahamontes ostentaba el récord de la Subida al Naranco. Julio Jiménez trajo varios compañeros con la intención de imponer un ritmo alto, ganar la prueba y mejorar el tiempo del toledano. Yo participaba en aquella prueba. Subí lo indecible en la ascensión a rueda de Aurelio González. Matxain, mi director en Fagor, me repetía que «sufre y mira al eje, mira al eje». Se refería al de la rueda trasera. No era solo cuestión de mirar. Había que tener cuidado para no hacer el afilador. La cuestión es que batí el récord. No por eso voy a considerarme mejor escalador que Bahamontes. Si hay alguna referencia válida, esa es la de las cronos.

Landa opta al podio en este Tour de eliminación

Ningún reproche a Bardet. Un corredor cuyo equipo impone un ritmo alto de desgaste y ataca en el último puerto merece solo elogios por su esfuerzo. Si no le salió bien es porque hay otros tan o más fuertes que él. Estamos en un Tour de eliminación en el que Mikel Landa conserva aún opciones de subir al podio. Los tres que tiene delante no han fallado hasta ahora. ¿Por qué no les puede tocar un día a Bardet y Urán? Atención a los abanicos en la jornada de hoy. El viento sopla con fuerza en la región de la Provenza.

Fotos

Vídeos