Ciclismo

La Tirreno-Adriático deja su pronóstico para San Remo

Kwiatkowski, con el tridente de ganador de la Tirreno-Adriático. / EFE
Kwiatkowski, con el tridente de ganador de la Tirreno-Adriático. / EFE

Kwiatkowski se adjudica la general de la Carrera de los dos mares, donde Sagan y Kittel han mostrado sus intenciones y Gilbert ha ido tapado

IÑAKI IZQUIERDO

Dicen los entendidos que el ganador de la Milán-San Remo del sábado saldrá de entre los participantes de la Tirreno-Adriático. Habrá que tener, en ese caso, ojo de relojero para emitir un pronóstico, ya que la Carrera de los dos mares ha enviado señales en diferentes sentidos.

Michal Kwiatkowski (Sky) levantó ayer el tridente que corona al ganador de la Tirreno-Adriático, tras la crono final en San Benedetto del Tronto, que ganó Rohan Dennis (BMC). El polaco es, curiosamente, el último vencedor de la classicissima. Por tanto, él debería encabezar la lista de favoritos para la carrera del sábado, de 291 kilómetros. El año pasado batió en un increíble sprint en via Roma a Peter Sagan (Bora).

El campeón del mundo ha firmado la exhibición de la carrera, con su remontada tras una caída a ocho kilómetros de meta en la penúltima etapa. Le dio tiempo a volver al pelotón, llegar hasta las primeras posiciones y disputar el sprint. No ganó, pero volvió a encandilar al público. «No me preocupo de las victorias, sino del espectáculo», aseguró el campeón del mundo. Sagan está también en todos los pronósticos.

En el sprint de Fano, fue batido por Marcel Kittel (Katusha), posiblemente el hombre más rápido del mundo actualmente. El alemán hará su debut el sábado en la classicisima. «Dijimos que decidiríamos después de Tirreno-Adriático si iría a Milán-San Remo, pero ahora las cosas se ven bien después de ganar dos etapas». Otro fijo en las quinielas.

Si Kwiatkowski, Sagan y Kittel han ofrecido espectáculo del bueno y han presentado sus candidaturas de forma aparatosa, un hombre ha corrido tapado: Philippe Gilbert (Quick Step). El puesto 30 en la tercera etapa ha sido su mejor resultado individual. Pero a principio de temporada dijo que quería ganar los cinco monumentos. Ya tiene Flandes (2017), Lieja (2011) y Lombardía (2009 y 2010). Le faltan Milán-San Remo (fue tercero en 2008 y 2011) y París-Roubaix (su mejor puesto, un 52º en 2017). ¿Cómo hará para ganar a todos los hombres rápidos en via Roma? Difícil saberlo, pero correrá con la fe de los iluminados. Persigue un sueño, igualarse a Eddy Merckx, Roger De Vlaeminck y Rik Van Looy, los únicos que han ganado los cinco monumentos. Cuando un ciclista de la calidad de Gilbert corre convencido de que tiene una misión que cumplir en este mundo resulta peligroso.

La Tirreno-Adriático no solo señala favoritos, también descarta. Esta vez le ha tocado a Fernando Gaviria (Quick Step). El colombiano se fracturó un hueso de la mano y no estará en la salida el sábado.

¿Y los demás?

Van Avermaet (BMC) también ha corrido en Italia, así que cumple la primera condición, lo mismo que Sonny Colbrelli (Bahrain). Alexander Kristoff (Katusha), Arnaud Démare (Groupama-FDJ) -ganador en San Remo hace dos años- y Dylan Groenewegen (Lotto-Jumbo) han hecho París-Niza, lo que debería descartarles. Este último, sin embargo, parece capaz de cualquier cosa.

Hay alguno, como Michael Matthews (Sunweb), que se presentará en la salida de Milán sin correr. El australiano participó en la Het Nieuwsblad, pero no acabó. No ha competido más.

Landa, fuera del podio

Michal Kwiatkowski es el primer polaco que gana la Tirreno-Adriático. Llegó a la contrarreloj de San Benedetto del Tronto, de diez kilómetros, con una ventaja de tres segundos sobre Damiano Caruso (BMC) y logró incrementarla hasta 24.

Mikel Landa (Movistar), ganador en la etapa de Sassotetto en esta edición, era tercero pero perdió su sitio en el podio ante Geraint Thomas (Sky), pese a que el galés salió con seis segundos de retraso con respecto al alavés. Landa perdió tres posiciones en la general y acabó sexto.

La contrarreloj registró el triunfo del australiano Rohan Dennis (BMC), por delante del holandés Jos Van Emden (Lotto-Jumbo) y del getxotarra Jonathan Castroviejo (Sky). Los favoritos de la general se vieron perjudicados por la lluvia y el viento que arreciaron coincidiendo con su salida.

Kwiatkowski se hizo con el triunfo final pese a que los precedentes en el mismo recorrido sonreían a Caruso. El italiano había conseguido un mejor tiempo tanto en 2017, al preceder a Kwiatkowski por seis segundos, como en 2016 (15).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos