Ciclismo

Un resultado «difícil de justificar»

Chris Froome, sonriente ayer en Port d'Alcudia en Mallorca, junto a su director Nicolas Portal. / AFP
Chris Froome, sonriente ayer en Port d'Alcudia en Mallorca, junto a su director Nicolas Portal. / AFP

El responsable médico de la Agencia Vasca Antidopaje, Josu Ayo, aconseja «cautela» ante el resultado adverso de Froome en la Vuelta

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDOSan Sebastián

El responsable médico de la Agencia Vasca Antidopaje, Josu Ayo, habla con todas las reservas que exige un acercamiento al positivo de Chris Froome en la Vuelta a España con salbutamol, pero admite que «no tiene buena pinta. Si fuera por EPO u otra sustancia así, sería un caso cerrado, pero como la utilización de este producto está autorizada por la AMA hasta un límite, estamos ante un resultado adverso ya que las cantidades no se corresponden con las dosis terapéuticas. Ahora le toca al deportista demostrar que estas cifras se deben a una administración vía inhalatoria legal».

Coincide con la mayoría de los expertos internacionales al admitir que «una misma dosis puede dar resultados diferentes en la misma persona, porque el cuerpo no funciona siempre igual», pero afirma que es «llamativo que el resultado sea el doble de lo permitido, que son mil nanogramos por mililitro. Si hubieran sido 1.200, sería más fácil de justificar. Con 2.000, es más difícil». Y explica que «si se necesitan entre 16 y 20 inhalaciones para alcanzar el límite, aunque tampoco son matemáticas y hay que ser prudente, llegar al doble es bastante. ¿Si sabes que el límite está en 16 te tomas 32?».

Detalla que el uso del salbutamol en una dosis normal «produce una broncodilatación y abre las vías respiratorias, y de forma asociada provoca que se eleve la tensión arterial y un efecto un poco estimulante. Pero está prohibido a partir de una dosis porque en grandes cantidades es un anabolizante. Un medicamente no solo provoca un efecto».

Puntualiza que «en una misma persona una misma dosis en días distintos puede dar resultados diferentes. Influyen muchos factores, como la deshidratación, si se ha tomado otro medicamento legal con el que interactúa el salbutamol, que la excreción no sea igual los dos días... Hay variables demostradas».

El responsable médico de la Agencia Vasca Antidopaje opina que «por ahí irá la línea de defensa de Froome. Si alguien tiene la capacidad de montar una defensa del caso es el Sky, con sus medios. No espero una resolución rápida».

Prefiere no aventurar una resolución. «La sanción dependerá de la UCI, tras escucharle a él y a sus abogados y analizar las pruebas que presenten. No creo que vaya a ser sancionado con dos o cuatro años, como sucedería con una sustancia considerada 'dura', pero sí es fácil que le retiren el resultado (la victoria final en la Vuelta) aunque la suspensión sea de unos meses».

«El dopaje va evolucionando»

Insiste en pedir prudencia ante el caso, pero destaca que «el dopaje va evolucionando, y no lo digo yo, lo dice la gente de los laboratorios. Aparecen unas sustancias y se quedan viejas otras. Ya no se ven casos claros de positivos por EPO, ahora lo que se percibe es que la gente ha aprendido cómo utilizar las sustancias para que sean más difíciles de detectar».

Como en todas las trampas, internet también ha hecho su aportación al dopaje. «Cualquiera puede conocer la farmacocinética de un producto en internet. El conocimiento, en este caso para burlar los controles, es asequible».

Y abunda: «Leí en un informe de la USADA que un test de antidopaje ya se ha convertido en un test de inteligencia. No me refiero al caso Froome en concreto. Pero el dopaje evoluciona. No es lo mismo hoy que en el año 2000 o en los 80».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos