Jon Redondo: «Barajamos un 'cinco naciones' de fútbol con la Euskal Selekzioa»

Jon Redondo, en la entrada de Lakua./BLANCA CASTILLO
Jon Redondo, en la entrada de Lakua. / BLANCA CASTILLO

El director de Deportes del Gobierno Vasco reitera que «el partido de Navidad ya no tiene sentido. No nos planteamos volver atrás»

J. GÓMEZ PEÑAVITORIA

Tras el fracaso de público de las pasadas navidades, cuando San Mamés asistió casi vacío al encuentro entre Euskadi y Túnez, este año no hay partido de la selección vasca en Navidad. Jon Redondo (Orio, 1979), director de Deportes del Gobierno Vasco desde 2013, entiende que ese formato está caduco y piensa en un torneo entre cinco selecciones este mismo año. En la entrevista también aborda los dos proyectos profesionales ciclistas, Euskadi-Murias (Continental Profesional) y Fundación Euskadi (Continental), y aboga por su unión.

- ¿Por qué este año no ha habido partido de la Euskal Selekzioa?

- Me voy tres años atrás. En 2014 ya dije que había que cambiar el formato del partido de Navidad. Había que darle algo más a la afición. Queríamos jugar amistosos en fechas FIFA ante otras selecciones. En esas fechas se paran las ligas y así podríamos tener a nuestros mejores jugadores frente a rivales de entidad.

- Pero todo siguió igual hasta el partido contra Túnez en 2016 en un San Mamés sin apenas público.

- Comprobamos que nuestra reflexión era correcta. A la afición hay que ofrecerle un espectáculo de nivel para que se enganche con la selección.

- ¿En qué tipo de evento piensa?

- Barajamos algo así como un torneo de 'cinco naciones' en 2018.

- ¿Hay contactos con selecciones?

- Trabajamos con la Federación Vasca para que esto sea posible. Acabamos de asistir a un partido en fechas FIFA de la selección femenina. Llevamos al campo a dos mil personas. Fue un pequeño éxito. El Gobierno está tirando del carro y tratando de que la Federación tire con nosotros.

- ¿Van de la mano?

- Hombre, nos gustaría que la Federación tirara más del carro. Tenemos la sensación de que somos nosotros los que más ilusión ponemos.

- ¿El futuro pasa por torneos como ese 'cinco naciones'?

- Lo que tenemos claro es que el partido de Navidad no tiene sentido. No nos planteamos volver atrás. Sabemos que la oficialidad es difícil pero hay que pelearla. Ya la hemos logrado en deportes minoritarios.

- ¿Ve a los organismos internacionales abiertos a dar vía libre a la selección de Euskadi?

- Lo primero que tenemos que hacer es demostrarles que somos un país serio y que tenemos un equipo potente, con nivel competitivo. Para eso hay que jugar contra adversarios importantes. De ahí el torneo de 'cinco naciones'. Y luego es la Federación Vasca la que tiene que solicitar la adhesión a la Federación Internacional. No es fácil que nos acepten, pero hay que ir dando los pasos.

- Hablemos de ciclismo. ¿Cómo vivió el adiós de Euskaltel-Euskadi?

- Recuerdo la presentación del equipo en febrero de 2013, en la sede de Euskaltel. Todo marchaba como siempre. Iba a competir en el Tour. En esa época, parte de Euskaltel fue vendida a un fondo de inversión que no vio viable la continuidad del equipo. Luego se anunció que la escuadra desaparecía tras la Vuelta a España. Nos reunimos con los gestores de Euskaltel para ver si era posible un plan B, bajar de categoría para sobrevivir y pelear por lograr una invitación para volver al Tour.

- Ese camino tampoco se abrió.

- Hubo una reducción de mil millones en el presupuesto de las instituciones. Y tuvimos que decidir no patrocinar proyectos profesionales. Cuando no pones dinero tampoco puedes exigir nada. Fue una pena que desapareciera un equipo tras el que estábamos todos los vascos.

- El Euskaltel-Euskadi era, sin serlo oficialmente, una selección ciclista vasca, algo que el Ejecutivo autónomo siempre reivindica.

- Es verdad. En el fútbol y el baloncesto cada territorio tiene su equipo. A veces hasta acabamos enfrentados. Con el ciclismo todos íbamos con el Euskaltel-Euskadi.

«A Miguel Madariaga hay que agradecerle su trabajo. Pero es necesaria savia nueva»

- Aquel otoño de 2013, la empresa Ner Group, encabezada por Koldo Saratxaga, anunció que tomaba las riendas de la Fundación Euskadi. Pero eso no era así. ¿Qué pasó?

- Nos sorprendió. Nos llamó Ner Group para comunicarnos que estaban dispuestos a invertir en ciclismo y que su proyecto pasaba por la Fundación Euskadi. Les dijimos que eso necesitaría un acuerdo con Miguel Madariaga. Desde Ner Group nos aseguraron que ese acuerdo existía. Nos mandaron una nota de prensa un viernes para probarlo. Pero el mismo lunes ya comprobamos que ese pacto no existía. Fue otra pena.

- Cuando se cierra la vía de Ner Group, el Gobierno Vasco mantiene su apuesta por crear un equipo dirigido por Jon Odriozola.

- Euskaltel-Euskadi era más que un equipo; una selección. Tenemos esa añoranza. Por eso, el Gobierno ha intentado que los interesados remen en la misma dirección. Pero no ponemos dinero y no podemos imponer nada. Solo animar y contribuir.

- En esos planes no entraba Miguel Madariaga. ¿Se le ha tratado de forma injusta al sostén durante 25 años del equipo?

- Hay que agradecerle su trabajo. Siempre se cometen errores, pero más que centrarse en personas creo que todo pasó por las dificultades económicas. En plena crisis, Euskaltel necesitaba cada vez más dinero.

- Madariaga desveló que usted le pidió que se dejara la Fundación.

- Hay que mirar hacia el futuro. Es necesaria savia nueva. Las personas aportan, pero cada uno tiene su ciclo. No se tiene la misma fuerza con veinte que con setenta años.

«Es mejor construir un equipo ciclista potente y no dos escuadras más débiles»

- En 2015, el Murias-Euskadi parecía ya listo para dar el salto a la segunda división (con acceso a las grandes carreras), pero todo se vino abajo a última hora. ¿Qué pasó?

- Fue culpa de la situación económica. Salvo en el fútbol, el patrocinio deportivo casi ha desaparecido. Las empresas buscan nuevas vías de publicidad a través, por ejemplo, de las redes sociales.

- El Gobierno Vasco cedió gratis el nombre 'Euskadi' al Murias para mostrar su apoyo. Aun así, ha tardado tres años en subir de categoría.

- Promocionamos que varios equipos luzcan la marca Euskadi en sus camisetas. Lo hicimos con la Real Sociedad en Europa... No es fácil encontrar patrocinios. Hasta Alberto Contador está pasando dificultades para sacar adelante su propio equipo. Hay que hacer una reflexión. Las escuadras del World Tour tienen unos presupuestos enormes. No sé si son sostenibles. Tras algunos equipos están países como los Emiratos, Kazajistán... Nosotros somos un país pequeñito. Y nuestras empresas no son finalistas. Muchas son talleres que hacen piezas para otros.

- Hace un año, en la presentación del Murias-Euskadi, estuvieron el Gobierno Vasco, la Diputación de Bizkaia, el Ayuntamiento de Bilbao... Parecía la apuesta oficial para reflotar el nuevo Euskaltel.

- Nosotros nos ilusionamos con cada iniciativa. Lo hicimos con el Euskaltel y luego con Ner Group. Y después con Murias. Tenemos ganas de impulsar un proyecto común.

- Sin embargo, en mayo, Murias convocó una rueda de prensa para comunicar su salto de categoría y en el acto no hubo representación institucional. ¿Ha cambiado algo?

- No.

- ¿Su ausencia no escenifica la retirada del respaldo al Murias?

- No. No sé quién le ha contado esa historia, pero no es así.

- En septiembre, Mikel Landa se hizo cargo de la Fundación Euskadi y ahora hay dos Euskadis...

- Landa es el referente del ciclismo. Que alguien como él releve a Madariaga pareció algo positivo. Landa y sus colaboradores nos solicitaron una reunión y nos explicaron su proyecto. Su plan y el del Murias van en la misma dirección. Por eso les propuse que nos sentáramos en una mesa. El papel del Gobierno ha sido de intermediario. Entendemos que es mejor construir un proyecto más potente que dos más débiles. Las dos partes estuvieron de acuerdo.

- Pero van por caminos distintos.

- Son libres de hacer lo que quieran. Creo que los dos tienen el mismo proyecto de futuro. Es más sencillo unirse ahora que en unos años.

- ¿No suena raro dos Euskadis?

- Desde 2013 vivimos años de penuria en el ciclismo vasco. Y al fin en 2018 tendremos un equipo en la Vuelta a España (depende de que sea invitado). Hemos pasado lo peor. Lo ideal es que los dos se unan.

- En la reunión que antes citaba entre ambos proyectos, ¿se llegó al compromiso de que el Murias dejara de usar el nombre Euskadi?

- No, el nombre lo llevan varios equipos deportivos. Nos interesa que escuadras con proyección internacional promocionen nuestro nombre.

- ¿La figura de Landa puede ser clave para reflotar el ciclismo vasco?

- Es positivo que ciclistas como él quieran implicarse en esto. La ilusión de todos es tener un equipo vasco en el Tour. Hoy puedo decir que estamos más cerca que en 2014.

- La Vuelta a España regresó a Euskadi en 2011 y fue un éxito popular. Ahora se negocia con el Tour.

- La iniciativa la lleva el Ayuntamiento de Bilbao. Es muy buena idea y colaboraremos en lo que podamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos