CICLISMO

Polémica suspensión de la carrera júnior de Azkoitia por un problema con las ambulancias

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

El VIII Memorial Jokin Ormaetxea, que debía cerrar ayer el Trofeo Euskal Herria en Azkoitia, fue suspendido en el kilómetro 81, después de que las dos ambulancias que cubrían la prueba evacuaran a dos ciclistas tras sendas caídas a Zumarraga y Donostia. Dada la prohibición de que una prueba discurra sin ambulancia, la carrera primero fue neutralizada hasta abandonar la N-631 y, a continuación, parada en Aizarna a instancias de la Ertzaintza y el jurado técnico.

A través del delegado de la Federación Guipuzcoana (GTxE), se movilizó un tercer vehículo de asistencia desde Azpeitia al lugar donde estaba el pelotón, que había bajado neutralizado el alto de Aizarna (Erdoizta). Desde la GTxE se sugirió que la carrera fuera reanudada, para lo cual la Policía Autónoma habría dado «el visto bueno». Sin embargo, con el beneplácito de la Federación Vasca -organizadora del Trofeo Euskal Herria- se optó por la suspensión, al entender que «solo quedaban siete kilómetros», aseguran desde el jurado técnico, que recogió en el acta «la discrepancia» federativa ante la suspensión. El pelotón llegó hasta la meta neutralizado. Los evacuados fueron el vizcaíno Garikoitz Bernardino con la clavícula rota y el alavés Andoni López de Abetxuko, con conmoción cerebral.

Desde la organización, Jon Kaxka explicó ayer que «debemos respetar la decisión de los jueces y desear la recuperación de los ciclistas. Es una pena suspender la carrera y esperamos tener más suerte en 2018».

El Trofeo Euskal Herria lo ganó Oier Lazkano (Elproex), delante de otro alavés, Ibon Ruiz. Los mejores guipuzcoanos fueron Xabier Berasategi (Ampo), séptimo, y Jokin Sarasola (Víctor Álvaro), octavo.

Fotos

Vídeos