Ciclismo

Azparren: «Tengo un perfil atípico, soy potente en el llano»

Azparren, perfectamente acoplado a su bicicleta, en Aizarnazabal./LOBO ALTUNA
Azparren, perfectamente acoplado a su bicicleta, en Aizarnazabal. / LOBO ALTUNA

El nuevo campeón de Gipuzkoa contrarreloj, Xabier Mikel Azparren, estudia IVEF y agradece a la Universidad que le dé facilidades

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDOSAN SEBASTIÁN.

Xabier Mikel Azparren (Ampo) ganó el Memorrial Gervais y es el nuevo campeón de Gipuzkoa contrarreloj, una modalidad en la que se mueve como pez en el agua. «Hacía mucho viento y la carrera se hizo dura, pero me encontré bien y gané con cierto hueco. Esperaba que bajase el aire, como otros años, pero esta vez no sucedió así. Soplaba muy fuerte y a la mínima, cuando entraba de costado, había que hacer fuerza para mantener recta la bici», relata el ciclista donostiarra, de 19 años.

En la victoria tuvo su incidencia la elección del material. «Teníamos claro que atrás había que llevar la rueda lenticular, pero delante dudamos entre la de aspas o la de perfil 50. El viento condicionaba la elección. El director del equipo me aconsejó la de aspas, me dijo que merecía la pena asumir el riesgo, y acertó».

Azparren está feliz con la victoria, en su primer año en la categoría sub 23. «Siendo debutante, una victoria en línea es más complicada, pero los últimos años me he defendido bien contra reloj y pensaba que tenía opciones. El último mes he estado centrado en la crono, con el objetivo de los campeonato de Gipuzkoa, Euskadi y España, que son mis dos próximo objetivos. Estoy en buena forma porque en este mes de junio estaban esos objetivos importantes para mí».

El donostiarra no es el clásico ciclista vasco, escalador. «Tengo un perfil un poco atípico. El equipo me ha permitido correr bastantes carreras fuera, que se adaptan mejor a mis cualidades. Me han venido muy bien por la velocidad y para aprender a correr. Soy potente en el llano y voy bien en contrarreloj. Ahora, mi objetivo es afinar algo de peso y pasar un poco mejor los puertos». Reconoce que «aquí se busca más el corredor escalador y de vueltas. En el equipo Ampo me están cuidando muy bien y estoy muy contento».

Azparren destaca sobre la bicicleta, pero eso no significa que haya dejado aparcados los estudios, todo lo contrario. «Estudio IVEF en Vitoria. Durante el curso vivo allí en un piso, pero ahora he vuelto a casa. En septiembre u octubre regresaré a Vitoria para empezar con el segundo curso. Lo llevo bien, aunque alguna asignatura se ha quedado por ahí».

«En el Ampo me están cuidando muy bien y me permiten correr las carreras que más me van»

«Volví encantado de las clásicas; Flandes fue la más bonita, pero disfruté con los abanicos del ZLM»

Está contento «con el trato de los profesores, que me facilitan las cosas. No me puedo quejar. Me dan bastante libertad y me lo ponen relativamente fácil, aunque en exámenes me cuesta un poco más. Los estudios me gustan, que esté casi todo relacionado con el deporte me lo hace más ameno, aunque hay algunas asignaturas que no tienen nada que ver».

Buen ciclista, tiene también las ideas claras y un discurso sensato. «Me gustaría poder pasar a profesionales y poder dedicarme al ciclismo, pero si no tengo esa suerte es importante disponer de una buena formación. En el futuro me gustaría seguir vinculado al ciclismo, bien como director o bien como preparador de corredores».

«En Europa, otro mundo»

Esta temporada, Azparren ha ido convocado con asiduidad a la selección sub 23, con la que ha podido disputar las clásicas del norte. «Estoy muy agradecido por la oportunidad de disputar esas carreras y ver cómo se corre fuera. La exigencia es muy alta. Me he dado cuenta de que aquí se juega una liga y fuera es otro mundo».

De las tres clásicas que disputó, «Flandes fue la más bonita, por los muros y los tramos de pavés que ves por la tele. Vivirlo fue especial. Pero donde más disfruté fue en el ZLM, con el viento y los abanicos. Volví encantado de las clásicas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos