Ciclismo

Ordizia homenajeará a Sebastián Elorza

La meta de la edición de 1962, a rebosar de público.
La meta de la edición de 1962, a rebosar de público. / MARÍN

La Prueba Villafranca del martes 25 se acordará también de Javier Otaola en su edición número 94. Gorka Izagirre, triple ganador de la carrera, acudirá al frente del Movistar y no faltará el Euskadi-Murias

IÑAKI IZQUIERDO SAN SEBASTIÁN.

La Prueba Villafranca-Ordiziako Klasika celebrará el martes 25 su edición número 94. La carrera homenajerá a Sebastián Elorza, vencedor el año 1962, ya que no se le pudo hacer al cumplirse los 50 años de su triunfo, y a Javier Otaola, vencedor en la edición de 1967, de la que se cumple medio siglo. Los dos estarán en la carrera.

La prueba ordiziarra, que organiza la sociedad Chapel Gorri impulsada por José Luis Sanz, mantiene su recorrido habitual, con las cinco vueltas al circuito de Abaltzisketa, las dos últimas con la subida a Altzo. Este año, los dos primeros primeros pasos por la llegada serán metas volantes y los dos últimos, sprints especiales, gracias a la aparición de un nuevo patrocinador.

Llevar adelante una carrera como esta supone un esfuerzo importante. Además de la Clásica de Donostia y la Vuelta al País Vasco, es la única prueba de profesionales guipuzcoana. Su presupuesto asciende a 115.000 euros, sustentado en parte por los socios protectores, unos 450 que aportan 35 euros anuales, así como por la rifa. Colaboran el Ayuntamiento de Ordizia, la Diputación y el Gobierno Vasco, así como EL DIARIO VASCO.

La carrera contará con la presencia de 16 equipos, entre los que ya está confirmado el Movistar, que se presentará en la salida liderado por Gorka Izagirre, tres veces ganador de la carrera (2010, 2012 y 2014). También correrá Víctor de la Parte. La organización, asimismo, anuncia la presencia del Caja Rural -con Jaime Rosón, el leaburuarra Jon Irisarri, Jonathan Lastra y Josu Zabala-, el Israel Cycling Academy, el Armée de Terre francés, el Kuwait y el Euskadi-Murias -con Gari Bravo, Mikel Bizkarra, Adrián González, Aitor González, Julen Irizar, Mikel Iturria, Óscar Rodríguez y Beñat Txoperena-.

A falta de confirmar la totalidad de equipos y la lista de participantes, esta edición volverá a resultar muy competitiva. La organización se ha movido bien en un calendario que entraña dificultades.

Tradición

Los homenajes a Sebastián Elorza y Javier Otaola vienen a prolongar una tradición que mantiene a lo largo de los años la sociedad Chapel Gorri: invitar a los antiguos ganadores en las bodas de oro de sus triunfos. El año que viene le tocará a Gregorio San Miguel.

El azkoitiarra Elorza se impuso en solitario en 1962, con más de un minuto de ventaja sobre el errenteriarra Luis Otaño y el madrileño Emilio Cruz. Elorza se escapó en la bajada de Bidania del grupo de Gabika, Antón Barrutia, Karmany y compañía. Por detrás, Luis Otaño hizo un descenso magistral y adelantó a este grupo perseguidor. Faltaba Mandubia y Elorza no tuvo problemas para coronar en cabeza. Otaño atacó por detrás y se fue en solitario. Las crónicas de la época relatan que el pulso entre los dos guipuzcoanos fue «impresionante», que el errenteriarra recortó distancia pero le «faltaron kilómetros» para cazar al azkoitiarra. Elorza levantó los brazos en una meta abarrotada.

En 1967, el triunfo fue para el vizcaíno Javier Otaola. La carrera se definió pronto, en la subida a Eizaga, donde Otaola ya se destacó con Iturriaga y José Hernández. El primero quedó fuera de la lucha por un pinchazo y en Bidania Otaola soltó a Hernández. Ya nadie le echaría mano hasta la meta de Ordizia. Llegó con más de cinco minutos de ventaja sobre el pelotón, comandado por Juan Silloniz y José Luis Uribezubia.

Sin duda, recuerdos de estas carreras y de otras de aquella época saldrán a relucir en la comida que tendra lugar en la sociedad Chapel Gorri el próximo día 25 después de la carrera, y a la que asistirán los dos homenajeados.

Fotos

Vídeos