Ciclismo

Odriozola acaba el Mundial de ciclo-cross en el puesto 36 tras una carrera ajetreada

Odriozola acaba el Mundial de ciclo-cross en el puesto 36 tras una carrera ajetreada

I. I.

La urnietarra Olatz Odriozola acabó en el puesto 36 el Campeonato del Mundo de ciclo-cross disputado ayer en Valkenburg (Holanda). Sanne Cant ganó el título por segundo año consecutivo. La ciclista belga cubrió las cuatro vueltas, sobre un circuito de 2,9 kilómetros, en 49:34 y batió a la estadounidense Katie Compton y a la holandesa Lucinda Brand.

Odriozola tuvo una carrera ajetreada, como relataba ella misma nada más cruzar la meta. «Ha sido una prueba muy complicada por el barro. La primera vuelta y media me he encontrado muy bien, con buenas sensaciones. Iba remontando puestos y he llegado a una posición muy bonita, pero a partir de ahí he sufrido algún percance».

La ciclista guipuzcoana, de 34 años, explicó que sufrió «varias salidas de cadena por el barro, que me han descentrado un poco y a consecuencia de ello me he caído y me he pegado contra una estaca. He sentido bastante dolor en el momento, pero he podido continuar sin demasiados problemas. Me he equivocado al tirar demasiado fuerte para intentar coger a un grupo que iba delante de mí, y al final he pagado ese esfuerzo. Me he llenado».

Pero el balance de la experiencia mundialista es satisfactorio para la urnietarra. «Estoy supercontenta. Ha sido una experiencia muy bonita. Se me queda una espinita clavada por esos problemas que he tenido, pero estoy muy feliz de poder haber corrido un Mundial».

En la prueba sub 23 ganó la británica Evie Richards y la alavesa Luisa Ibarrola fue 36ª a 8:06.

Hoy, Larrinaga y Hernández

La carrera élite masculina se disputa hoy (15.00 horas-Eurosport) con dos vascos en liza, el alavés Javier Ruiz de Larrinaga y el vizcaíno Aitor Hernández. El cántabro Ismael Esteban y el alicantino Felipe Orts completan la selección.

El pronóstico anuncia un mano a mano por el título entre el holandés Mathieu van der Poel, gran favorito tras el dominio exhibido durante toda la temporada, y el belga Wout van Aert, que tiene clase y calidad para aguar la fiesta a la afición local.

Además de a sus rivales, el joven Van der Poel, hijo de Adrie y nieto de Raymond Poulidor, deberá hacer frente a la presión que supone el cartel de máximo favorito y también el hecho de correr ante sus paisanos. La baza de Van Aert parece pasar por tratar de acosar al holandés para provocar su error.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos