Ciclismo

Murias-Fundación, mundos distantes

Los corredores del Murias celebran el triunfo de Mikel Bizkarra en Cerler, en la Vuelta a Aragón. / EFE
Los corredores del Murias celebran el triunfo de Mikel Bizkarra en Cerler, en la Vuelta a Aragón. / EFE

Realidades dispares, proyectos antagónicos y un mercado mínimo, claves de una clara falta de sintonía |

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO SAN SEBASTIÁN.

La mano tendida del Euskadi-Murias a la Fundación Euskadi para aparcar diferencias y trabajar en la misma dirección no oculta que las diferencias entre ambos proyectos son grandes. Casi podría hablarse de mundos distintos, aunque se trate de ciclismo.

Categorías

Las realidades deportivas de unos y otros son dispares. El conjunto de Jon Odriozola, inmerso en una extraordinaria campaña con tres victorias y ya en la rampa de salida para debutar en la Vuelta a España, aspira a consolidar su condición de referencia del ciclismo profesional vasco y considera que todo lo que genere «confusión» al respecto no favorece esa tarea, de vital importancia.

Mientras el Euskadi-Murias disputa varias de las mejores carreras del circuito internacional -entre ellas, varias World Tour como Volta a Catalunya, Itzulia, Clásica de San Sebastián y Vuelta a España-, la Fundación ha iniciado modestamente un camino por la categoría Continental, la antesala del verdadero profesionalismo.

Sin embargo, a la hora de buscar patrocinios, el Murias se está encontrando con que en algunas empresas -incluidas varias con un interés concreto y avanzado- ha surgido la pregunta de qué pasa con 'el otro equipo', en referencia a la Fundación, que en los contactos que mantiene con diferentes agentes habla de un gran equipo vasco World Tour, sin que eso venga acompañado de un proyecto concreto blanco sobre negro. Eso, más el uso emocional de la nostalgia del Euskaltel -un equipo y un sistema de funcionamiento y financiación que ya no se repetirán- ha generado dificultades al Murias a la hora de buscar acompañantes para su proyecto, ya en la carretera y con una trayectoria de cuatro años. De ahí la interpelación que uno de los directivos del equipo de Jon Odriozola, Javier Lasagabaster, hizo el miércoles a que cesase esa dinámica de confusión.

Cantera

Tampoco coincide la filosofía deportiva. El Murias apuesta por ser un equipo de cantera, de promoción de los ciclistas vascos. En su opinión, ese modelo casa bien con la identidad y el tamaño del país. Un equipo relativamente modesto -pero Continental Profesional, lo que abre la puerta a las mejores carreras-, que sirva de plataforma a los talentos de la cantera vasca, que aspira a liderar.

El Murias no cree en la idea de la Fundación de un equipo World Tour con los mejores vascos, cuyo coste no bajaría de los 15 millones anuales. Incluso, si un día fuera posible, no lo ven deseable porque su continuidad en el tiempo sería, opinan, imposible.

Patrocinios

Pero el núcleo duro de la tensión, lo que provocó el duro discurso del Murias el miércoles, es la constatación de que el mercado publicitario vasco es demasiado pequeño para andar con indefiniciones y proyectos irrealizables, y que, en su opinión, habría que centrarse en los datos reales.

El Murias va a correr la Vuelta a España, lo que supone que puede poner a disposición de sus patrocinadores una plataforma privilegiada. Afirma que el retorno publicitario que está generando es de 16 euros por cada euro invertido. Con un presupuesto de cerca de tres millones, bajo para la categoría, la valoración económica del retorno publicitario que un informe encargado por el equipo establece se ha ido a más de 9 millones hasta abril y la proyección es que ronde los 50 tras la vuelta.

Lógicamente, este hecho ha generado interés en varias firmas, alguna de las cuales ha mantenido conversaciones avanzadas con el equipo, que hasta el momento no se han podido cerrar. El Euskadi-Murias confía concretarlo y poder empezar a confeccionar el nuevo maillot para la ronda española.

El equipo de la Fundación Euskadi no tiene patrocinador principal y su presupuesto, unos 300.000 euros, lo sustenta Orbea.

Colaboración y Orbea

La relación Murias-Fundación es distante, después de una primera reunión el año pasado en la que constataron las diferencias entre sus proyectos y que resultó ser la única que han mantenido.

No es buena, en cambio, la relación entre el Euskadi-Murias y Orbea. Los responsables del equipo se quejaron amargamente de ello, aunque no entraron en detalles. Sin embargo, este periódico ha podido saber que el suministro de material a algunos ciclistas -y no de los que peores resultados han obtenido- es menor del deseado por el equipo. Algún ciclista solo cuenta con una bici, algo insuficiente y totalmente inusual en el profesionalismo.

Orbea surte también a los franceses del Vital Concept, en este caso con un presupuesto importante que, según algunas fuentes, multiplica por cuatro el contrato que tiene con el Murias aunque comparten categoría y el conjunto galo no correrá ninguna gran vuelta este año. El equipo de Odriozola opina que la firma de bicicletas debería centrar sus esfuerzos en su formación, el que es el equipo vasco «referente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos