Ciclismo

El Mundial es el jardín de su casa

Mathieu van der Poel precede a Wout van Aert en el inicio de la carrera, pero el belga mostró su superioridad y ganó el título. / EFE
Mathieu van der Poel precede a Wout van Aert en el inicio de la carrera, pero el belga mostró su superioridad y ganó el título. / EFE

Van Aert gana su tercer maillot arco iris consecutivo y relega al bronce al héroe local y gran favorito, Mathieu van der Poel

LUCA CORSI

Wout van Aert encadenó su tercer título consecutivo de campeón del mundo de ciclo-cross, tras imponerse ayer sobre el barro de Valkenburg al héroe local, dominador de la temporada y gran favorito, Mathieu van der Poel. El holandés mandó al principio de la carrera con su estilo fino que parecía esquivar el barro. Pero en la segunda vuelta Van Aert pasó al ataque y, como es habitual en él, a base de fuerza, se fue para adelante. El holandés ya no volvería a tener opciones de ganar. De hecho, fue superado por un gran Michael Vanthourenhout y no se quedó sin medallas por una cuestión de mero orgullo, ya que en la última vuelta fue alcanzado por otro belga, Toon Aerts, al que finalmente pudo soltar para asegurarse el bronce.

Van Aert alcanzó su tercer maillot arcoíris seguido y se convierte en el sexto ciclista en obtener ese logro, junto a Roger Rondeaux (1951-1953), Roland Liboton (1982-1984), Albert Zweifel (cuatro entre 1976 y 1979), André Drufraisse (cinco de 1954 a 1958) y el intocable Erik De Vlaeminck (seis seguidos entre 1968 y 1973).

El Mundial es el jardín de su casa para Van Aert, que se crece en esta competición. La temporada la ha dominado Mathieu van der Poel, ganador de la Copa del Mundo, pero en el día clave el belga volvió a ser imbatible. El holandés reconoció abiertamente que le superó la responsabilidad: «Me ha podido la presión. Era un circuito complicado, pero no quiero poner ninguna excusa. Al nivel que estoy, tengo que poder con todo tipo de recorridos y, sencillamente, no he sido capaz de hacerlo. No he estado a mi altura. Es verdad que íbamos muy rápido desde el principio, pero no tenía la sensación de ir sobre mi límite, por lo que es verdad que el error puede haber llegado a causa de la presión. El estrés ha sido muy grande durante toda la semana».

Caída del campeón

La superioridad de Van Aert fue clara tanto sobre la bici como con ella al hombro. Tanto que la caída que sufrió mediada la prueba fue una anécdota. Se equivocó al coger la bicicleta en el box y se estampó contra las protecciones del circuito en una zona de bajada. Tuvo tiempo para limpiarse algo del barro de la cara para reemprender la marcha y meter el pie en el pedal.

«Es mi tercer título consecutivo. Creo que es algo histórico en el ciclo-cross. Los que lo han hecho antes que yo son iconos de este deporte y es un sueño ser parte de este selecto grupo. He trabajado mucho para conseguirlo y ahora es momento de disfrutarlo», dijo el campeón.

Van Aert reconocía que «un Mundial es una carrera muy distinta. Solo puedo decir que parece que tenga otras piernas en este campeonato. Yo no tenía estrés ni presión. No tenía nada que perder. Mathieu era el hombre de la temporada y está claro que eso tiene algo que ver con lo complicado que lo ha tenido aquí».

En la categoría sub 23, ganó el belga Eli Iserbyt por delante del holandés Joris Nieuwenhuis y el francés Yan Gras.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos