Ciclismo

Mikel Landa no tiene rival en la Vuelta a Burgos

Landa levanta los brazo al llegar a la meta de la tercera etapa de la Vuelta a Burgos / EFE

Landa supera a De la Cruz para repetir victoria y ser más líder en la Vuelta a Burgos

LUCA CORSI

Mikel Landa prosigue con su dominio incontestable en la Vuelta a Burgos. Sin jefes de filas del Sky a los que arropar, el de Murgia ha encontrado el camino expedito y la montaña suficiente para explotar el magnífico momento de forma exhibido en la montaña del Tour y en la Clásica de San Sebastián. Picón Blanco, la subida inédita que se encuentra próxima a la cima del Portillo de la Sía, fue en la calurosa jornada de este jueves la aliada de un escalador para el que parecen no existir las pendientes. Ni la media del 9% en ocho duros kilómetros ni la del 17% en los dos puntos más duros de la ascensión. También encontró la fórmula para hacer frente al viento de cara y a un David de la Cruz que le dio más guerra de la prevista en un principio hasta la arrancada final en los últimos 250 metros.

«El puerto es bastante duro. Lo he descubierto y me ha gustado mucho», expresó Landa nada más cruzar la línea de llegada con nueve segundos de ventaja sobre De la Cruz, ganador de etapa en San Sebastián en la pasada Vuelta al País Vasco.

Landa relató que «al final me he ido con De la Cruz y era difícil descolgarle porque el viento pegaba de cara. Así que hemos seguido juntos casi hasta el final. Era un rival complicado. Lo conozco bien y le tengo mucho respeto… Pensaba que me iba a ganar».Landa remachó el excelente trabajo de un Sky puesto a su servicio. Elissonde impuso el ritmo a pie del puerto puerto y un sobresaliente Gianni Moscon tomó el relevo más arriba hasta alcanzar a todos los fugados y dejar el grupo de cabeza en solo seis unidades.

Ahora, Landa ve más cerca el triunfo final y ya mira a la jornada final de mañana, a la ascensión a las Lagunas de Neila, donde logró su primera victoria profesional en 2011 y volverá a ser máximo favorito. «Toda la ventaja es bienvenida y estoy muy satisfecho», apostilló.

La jornada de este jueves, tercera de la ronda burgalesa, confirmó la progresión de dos jóvenes ciclistas: el mallorquín Enric Mas (Quick Step), de 22 años, y el zamorano Jaime Rosón (Caja Rural-RGA), de 24. Aguantaron junto a Landa hasta que restaban cuatro kilómetros para meta. Mas lanzó incluso un ataque.

Haig se exhibe en Polonia

Jack Haig (Orica), australiano de 23 años, logró este jueves su primer triunfo como profesional en la etapa reina de la Vuelta a Polonia, al imponerse en solitario con 51 segundos de renta sobre el grupo de los favoritos, en el que no figuraba Peter Sagan. El eslovaco cedió en el penúltimo puerto ante el ritmo marcado por Van Garderen, compañero de Dylan Teuns (BMC), nuevo líder de la clasificación general.

Poco después de que Sagan se descolgara del grupo de cabeza, a unos quince kilómetros de meta, Haig -ciclista de 1,90 de estatura y con una espléndida planta- lanzó un ataque al que no pudieron seguir ni Pozzovivo ni Samuel Sánchez. Tampoco los perseguidores, entre los que Adam Yates ejerció de freno, pudieron alcanzarle.

Fotos

Vídeos