Ciclismo

Legazpi, cita histórica con el barro

De Bie, Groenendaal (ganador) y Herijgers, junto a Paco Sala, tres campeones mundiales en 1993./DV
De Bie, Groenendaal (ganador) y Herijgers, junto a Paco Sala, tres campeones mundiales en 1993. / DV

El circuito de Urtatza acoge desde mañana el Campeonato de España. Sebastián Santesteban ha recopilado la historia de la cita de Telleriarte, que reunió a muchos de los mejores especialistas del ciclo-cross mundial

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

«Aún hoy me pregunto cómo éramos capaces de traer a aquellas figuras del ciclo-cross a Telleriarte, un barrio de 150 habitantes». A Sebastián Santesteban -presidente durante décadas de Telleriarteko Txirrindulari Elkartea hasta que cedió los trastos a Enrique Vizcay- se le escapa alguna lágrima de emoción al recordar sus vivencias desde que en 1976 se decidieran a organizar la primera prueba. Aunque en otro escenario, en la zona de Urtatza, Legazpi vuelve a captar los focos del ciclismo invernal con el Campeonato de España para todas las categorías, que se disputará entre mañana y el domingo.

Telleriarte ya acogió dos ediciones del campeonato absoluto, con triunfos del catalán Paco Sala (1988) y Jokin Mujika (1996). También repartió el título juvenil en 1984 y los de cadetes y juveniles en 1991, con triunfo de Mikel Insausti. Todos estos datos los ha recopilado y encuadernado Sebastián Santesteban, que no olvida los inicios, «animado» por su primo el exciclista y exdirector Iñaki Juanikorena. «Me decía que habiendo en la zona ciclistas como Yurrebaso o Maiora, debíamos organizar una prueba...». Así sería.

Prueba de Telleriarte

Inicio
1976, para juveniles. En 1978 fue ya internacional.
Internacional
Quince ediciones.
Campeonatos de España
Cuatro.

Legazpiko Ziklokrossa

En Urtatza
Con el grupo que preside Enrique Vizcay, el pasado 1 de noviembre Aitor Hernández ganó la séptima edición.

Campeonato de España

Viernes
Team relay (16.00 horas).
Sábado
Másters (9.30), cadetes (12.00) y sub 23 (15.45).
Domingo
Cadete fem. (9.30), júnior masc. (10.30), júnior, sub 23, élite y máster femenino (11.45) y élite masculino (14.30, streaming en LaLiga4Sports).

«Como en 1976 aún no existía Telleriarteko Tx.E. (comenzó a gestarse en 1978), lo organizamos con la sociedad Ilintxa, donde se hablaría de caza o de setas, pero nada de ciclismo». Fue solo para juveniles y ganó el oñatiarra Karmelo Maiztegi. En 1977 se amplió la prueba a profesionales y a aficionados, y en 1978 ya fue internacional.

Santesteban se sorprende de la rápida evolución de la prueba de Telleriarte. Su dossier, que incluye imágenes, crónicas y clasificaciones, recoge también el gasto que supuso la primera edición: 36.048 pesetas (unos 216 euros). Dos años después, el 26 de noviembre, estrenaron categoría internacional. «Al principio, José Mari Eceiza nos ayudó mucho en la contratación de corredores y después ya, Pedro Larrayoz».

Varios campeones mundiales

El primer triunfo foráneo lo firmó el belga Julian Van den Haesvelde, por delante de un José Mari Yurrebaso que aquel día, según las crónicas, maldijo a sus mecánicos. También está escrito que otros ciclistas se dejaron sobrepasar en la parte final al enterarse de que los tres primeros pasarían control antidopaje...

Durante un tiempo, Telleriarte llegó a un acuerdo con los organizadores del ciclo-cross que se hacía en el barrio donostiarra de Intxaurrondo para traer grandes nombres. Su época dorada fue en los años 80 y 90 del siglo pasado, lo que llevó a Juan Serra, presidente en su día de la Federación Española, a proponerles «organizar el Mundial. Nos movimos, pero nos faltaba infraestructura», recuerda Santesteban.

En su mente aún están frescos los nombres de integrantes del podio, como, entre otros, Gilles Blaser, Erwin Nijboer, Mathieu Hermans, Paul de Brauwer, Pavel Camrda... o los campeones mundiales Albert Zweifel, Danny de Bie, Paul Herijgers y Richard Groenendaal. Más cercanos eran los Yurrebaso, Maiora, Vijandi, Izagirre, Durán, Sala, Igartua, Mujika..., que se colaban entre los grandes en las clasificaciones.

«No sé cómo lo hacíamos, pero nunca dejamos de pagar nada a nadie. Éramos un grupo muy unido -José Mari Arcelay y compañía-. Trabajábamos mucho», subraya Santesteban. No había mucho misterio: la ayuda municipal, los patrocinadores tras llamar «puerta por puerta», las rifas, las entradas -«¡el público pagaba!»-. ETB transmitió siete años la prueba, la primera ya en 1984.

Varias figuras repetirían en Telleriarte. «Guardamos recuerdos muy bonitos. Ahora todos tienen autocaravanas, pero entonces recorrían media Europa en coches viejos para venir. Era gente muy agradecida. Es bonito que te encuentres con Groenendaal en un circuito y te salude».

Al pedirle una anécdota, a Santesteban se le cambia el rostro al recordar «un gran disgusto. Un año, al amanecer, nos encontramos con que el viento había tirado todas las estacas que marcaban el circuito. Me quería morir. Pero a primera hora vino la cuadrilla de David Seco, y nos ayudaron a volver a marcarlo».

Gracias a Telleriarteko Tx.E., el ciclismo está muy presente en Legazpi, que el 1 de mayo tiene una cita con la Santikutz Klasika. Ha sido también inicio y final de la Vuelta al País Vasco, escenario de la Klasika y la Vuelta a Gipuzkoa... «Hemos organizado más de 180 carreras», apunta Santesteban. La próxima, el Campeonato de España de ciclo-cross, desde mañana al domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos