Ciclismo

Mucho invitado al adiós de Contador

Martin, Bardet, Latour, Froome, Aru y Contador, en la etapa de Le Puy en Velay del pasado Tour de Francia. / BERNARD PAPON/EFE
Martin, Bardet, Latour, Froome, Aru y Contador, en la etapa de Le Puy en Velay del pasado Tour de Francia. / BERNARD PAPON/EFE

Froome, Nibali, Aru, Bardet, Chaves, Yates, Barguil..., estrellas el sábado en la salida de Nimes

OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN.

Casi como una continuación del Tour de Francia que acabó hace veinte días, dentro de seis comenzará la Vuelta a España. Sin salir de suelo francés, en Nimes, volverán a citarse desde el sábado buena parte de los protagonistas de la Grande Boucle: Chris Froome, Romain Bardet, Fabio Aru, los hermanos Yates -Adam corrió el Giro-, Louis Meintjes, Warren Barguil... y Alberto Contador. El de Pinto pondrá fin a su carrera profesional el 10 de septiembre en Madrid en una prueba que ha disputado en cuatro ocasiones: la ganó tres veces y la cuarta, en 2016, fue cuarto. Es decir, del top-10 del Tour faltarán Rigoberto Urán (2º), Mikel Landa (4º) y Dan Martín (6º).

Añadan a esta lista a Vincenzo Nibali, que se saltó el julio francés tras ser tercero en el Giro de Italia, y también a quienes desean salvar el año en la reválida de septiembre. Entre otros, Rafal Majka, descabalgado por caída en el Tour y segundo en la reciente Vuelta a Polonia; Esteban Chaves, inédito por lesión desde febrero hasta el Dauphiné y el Tour, donde poco más que acabar hizo (92º); o Julien Alaphilippe, caído en la Vuelta al País Vasco y a un gran nivel en su reaparición en Pino Cerami y Burgos, aunque en su caso sea más un corredor a la búsqueda de etapas que un aspirante a la general.

El guion de la modernidad

Los finales en Calar Alto, La Pandera, Sierra Nevada, Los Machucos y Angliru, puntos clave de la VueltaLa etapa más cercana será la contrarreloj individual entre la localidad navarra de Los Arcos y Logroño

Tras Lisboa en 1997 y Assen en 2009, Nimes, la pequeña Roma -la petite Rome- de la Costa Azul francesa, será la tercera ciudad extranjera de la que parta la Vuelta, que presenta un recorrido fiel a su guion de los tiempos modernos: etapas no muy largas -solo dos superan los 200 kilómetros sin llegar a 210- y bastantes finales en alto, hasta nueve.

Una contrarreloj por equipos de 13,7 kilómetros abrirá el sábado la carrera. Tras una etapa llana con la amenaza de los abanicos, la Vuelta entrará en España en la tercera jornada para afrontar los últimos 40 kilómetros por Andorra, con los altos de la Rabassa y la Comella. Este primer contacto con la montaña tendrá continuidad dos días después, en la cima de la ermita de Santa Lucía, una tachuela en Alocossebre.

El segundo fin de semana de la carrera presenta sendas llegadas en alto: el clásico final en Xorret de Catí y Puig Lorença, que darán paso a la primera jornada de descanso el lunes 28. Al día siguiente se llegará a Alhama de Murcia, justo tras la bajada del Collado Bermejo, etapa típica de Murcia.

El miércoles 30 llegará el primer gran test de montaña, con la meta en Calar Alto previo paso por Velefique, dos 'primeras' en los últimos 30 kilómetros. Tras recorridos propicios para las fugas (Antequera) y el sprint (Tomares), los corredores afrontarán un fin de semana con finales en puertos de categoría especial, la Sierra de la Pandera y Sierra Nevada, que se subirá por Monachil, lo que supone 33 kilómetros de ascensión en un viaje de 129 con dos 'primeras', Hazallanas y Purche.

Crono con salida en Navarra

De ahí, el pelotón afrontará el largo traslado a Logroño, donde descansará el lunes 4 de septiembre. El martes 5, Froome tratará de sacar rédito a la crono de 40 kilómetros entre el Circuito de Navarra en Los Arcos y la capital riojana, con los únicos repechos entre Torres del Río y Viana. Después, los escaladores tendrán terreno para recuperar tiempo en las llegadas a los altos de los Machucos (categoría especial), Santo Toribio de Liébana (3ª) y, tras un día para la fuga camino de Gijón, un kilometraje de juveniles para subir el Angliru la víspera de llegar Madrid.

Dos dobletes Vuelta-Tour

Lo de Froome con la Vuelta comienza a ser una obsesión desde que en 2011 le batiera la mejor versión de Juanjo Cobo. En 2014 le superó Contador y en 2016 claudicó ante Nairo Quintana tras la emboscada que le tendió el pinteño rumbo a Formigal. Por un motivo u otro, al británico se le resiste la victoria en Madrid. Se lo niega la historia, porque entre los doce ciclistas que llevaron el Tour y la Vuelta a su palmarés solo Jacques Anquetil (1963) y Bernard Hinault (1978) lo hicieron el mismo año. Cuando la Vuelta llegaba en abril. Contra ello luchará Froome, junto a los invitados a la despedida de Contador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos