Ciclismo

Haimar Zubeldia: «Es el adiós que imaginaba desde hace años»

Haimar Zubeldia, junto a Alberto Contador en la salida de Saint-Girons. / REUTERS

El ciclista usurbildarra anunció ayer que se retirará en la Clásica de San Sebastián del sábado 29, después de veinte años de profesional

IÑAKI IZQUIERDO

Haimar Zubeldia (Usurbil, 40 años) se retirará del ciclismo el sábado 29 en la Clásica de San Sebastián. El corredor del Trek anunció ayer su decisión en la segunda jornada de descanso del Tour, sentado junto a Alberto Contador en su hotel de Le Puy en Velay, no lejos de los Alpes. Han sido veinte temporadas como profesional en los equipos Euskaltel-Euskadi, Astana y Trek.

- ¿Era el momento de dejarlo?

- Ya vine al Tour con la idea en la cabeza. Con el paso de los años lo iba teniendo claro y en la última semana le he dado muchas vueltas con mi familia. He visto claro que era el momento.

- ¿Antes de esta semana, entonces, no lo tenía decidido al cien por cien?

- Así es. Siempre he dicho que quería tomar la decisión en el último momento y darlo todo hasta el final. Si lo llego a decir hace dos meses, no habría sido igual. Siempre había soñado poder despedirme en la Clásica de Donostia, algo bonito para mí. Me siento un privilegiado por poder dejarlo así, decidiendo yo el momento y el lugar.

- Lo que sucedió antes del Tour, verse excluido del equipo en primera instancia, ¿ha influido en su decisión?

- No en el fondo, pero sí me ha servido para estar más seguro, a verlo más claro. Comprobar que los jóvenes vienen pegando fuerte me hizo tener una perspectiva más nítida y reafirmarme en la decisión.

«Lo que pasó antes del Tour no fue decisivo, pero sí me sirvió para estar más seguro»

«Mi mejor recuerdo de Francia es en 2003 en el Tourmalet con Mayo, Armstrong y Ullrich»

-¿Qué ha sentido al dar a conocer que se retira?

- No puedes evitar cierta emoción, por eso llevaba escrito un texto. Tenía un nudo en el estómago pero después de decirlo te quedas tranquilo. Tenía a mi lado a Alberto Contador, al que aprecio mucho. Quería comunicárselo a la afición en el Tour. Me parecía bonito. Muchas veces, las personas soñamos cómo queremos que sean las cosas y en este caso voy a tener el final de carrera soñado para mí durante mucho tiempo. Esto es lo que yo habría diseñado.

- ¿Quería decirlo en el Tour?

- El Tour es una carrera de resistencia y yo me considero así. Esta carrera me ha dado mucho.

- ¿Ya empieza a mirar hacia atrás o todavía se marca objetivos en los pocos días que le quedan como profesional?

- Estoy centrado en el Tour, esto ha sido un paréntesis para estar con la gente y dar a conocer mi retirada. Todavía queda mucha carrera por delante, etapas importantes y duras, y vamos a intentar darlo todo hasta el final. Por eso siempre he tenido claro que no tomaría la decisión hasta el final, para poder dedicar todas mis fuerzas a competir. No quería que hubiera un periodo de indefinición ni incertidumbre. Queda Tour y también quiero llegar al máximo a la Clásica. Para mí es una carrera muy especial, porque pasa por delante de mi casa y la he seguido desde niño. Iba a verla y por la noche al Criterium que se hacía en el Boulevard. Todo un acontecimiento. Para mí es una carrera muy especial. Mi sueño era poder correrla algún día y ahora me voy a retirar ahí. Estoy contento.

Ha logrado cuatro victorias, en la Euskal Bizikleta de 2000 y en el Tour de l'Ain en 2010

Debutó cuando Pantani y Ullrich dominaban y se va cuando Froome defiende su hegemonía

- ¿El Haimar Zubeldia que debutó hace veinte años y el que se retira son muy diferentes?

- Desde luego. Has pasado veinte años, que es media vida, literalmente. Cuando pasé a profesionales no sabía ni la mitad de lo que sé ahora, y no me refiero solo al ciclismo, sino a la vida en general. Empezando porque hemos formado una familia y tenemos dos hijas pequeñas. Han sido muchas vivencias, muchas experiencias, que te cambian, lógicamente.

- ¿Cuál es su mejor recuerdo del Tour de Francia?

- Es una imagen en el Tour de 2003. Aparecemos en la cima del Tourmalet Iban Mayo, Lance Armstrong, Jan Ullrich y yo. Fue muy emocionante. Era en el Tourmalet, un puerto mítico para el ciclismo vasco, abarrotado por aficionados nuestros. Esa foto la guardo con gran cariño.

- Quedan solo seis etapas de Tour, pero dos de ellas son en los Alpes con todos los puertos míticos. Un bonito homenaje...

- Seguro que me vendrán muchos recuerdos. Intentaré disfrutar del momento. Seguro que con el tiempo le daré más importancia a todo esto, aunque soy consciente de que son mis últimos días como ciclista profesional. Pasar por el Galibier, Izoard y demás será emocionante, pero mientras esté en esto quiero darlo todo. Ya habrá tiempo para los recuerdos.

- ¿Con Contador fuera de juego tendrá alguna opción de buscar el lucimiento personal?

- Estaré a lo que el equipo me diga. Sé que si me voy para adelante va a ser mucho mejor si luego Contador quiere buscar algún movimiento. Veremos si surge la oportunidad. Alberto está recuperado y aunque no va a ganar el Tour, salvo que pase algo rarísimo, seguro que va a buscar etapas y puede decidir cosas en la general. Tiene la llave de quién puede ganar el Tour y quién lo puede perder. En el equipo queremos ganar otra etapa, después de la de Bauke Mollema, que nos ha dado mucha moral.

- Ha logrado cuatro victorias en su carrera, pero nunca ha levantado los brazos porque fueron contrarreloj y clasificaciones generales. ¿Le gustaría ganar levantando los brazos en la meta, como Mollema el domingo?

- Está claro que sí. Es cierto. No soy un corredor de muchas victorias y las que tengo son contra el crono y en clasificaciones generales. No he conseguido una victoria en una carrera en línea y claro que me gustaría. Bueno, me quedan todavía unos días. ¿Por qué no?

Más

Fotos

Vídeos