Ciclismo

Los valores de la cultura clásica

Contrastes. Bennett bate en la meta de Praia a Mare a Viviani, con Mareczko, de amarillo a la izquierda, sexto. En la foto pequeña, todo el Wilier ayudando a Zardini a llegar al Etna con la clavícula rota . / AFP
Contrastes. Bennett bate en la meta de Praia a Mare a Viviani, con Mareczko, de amarillo a la izquierda, sexto. En la foto pequeña, todo el Wilier ayudando a Zardini a llegar al Etna con la clavícula rota . / AFP

Sam Bennett sorprende al gran favorito Viviani en un sprint complicado con mucho contacto | El Giro afronta un fin de semana con dos finales en alto, hoy en Montevergine y mañana en el Gran Sasso

IÑAKI IZQUIERDO

Algo extraño hubo en la clasificación de la etapa del Etna, el jueves. Los siete corredores del Willier entraron juntos en el grupo de once que cerró la carrera. Ayer, los seis integrantes del conjunto italiano que quedan en carrera partieron de Pizzo en los seis últimos puestos de la general. ¿Qué pasó camino del volcán siciliano?

Edoardo Zardini, en la fuga de la jornada, sufrió una caída en el inicio de la subida al Etna y se fracturó la clavícula izquierda. Pese al dolor y a la evidencia de que no tenía sentido seguir, volvió a montarse en la bici. Y sus compañeros, uno a uno, se quedaron con él. En una imagen que recuerda a la de Txomin Perurena, Manuel Galera, Luis Pedro Santamarina, López Rodríguez y Patxi Gabika empujando a un Luis Ocaña ensangrentado e inconsciente en el Ballon de Alsacia, en el Tour de Francia de 1969, los compañeros de Zardini le llevaron hasta la cima para que allí, en la clínica ambulante del Giro, se confirmase la evidencia: fractura de clavícula. Así no se puede seguir. A casa.

CLASIFICACIONES

7ª etapa (Pizzo-Praia a Mare)
1. Sam Bennett (Bora)
3h45:27
2
Elia Viviani (Quick-Step) m.t
3
Niccolo Bonifazio (Bahrain) m.t
4
Sacha Modolo (Education First) m.t
5
Danny van Poppel (Lotto-Jumbo) m.t
6
Jakub Mareczko (Wilier) m.t
7
Clement Venturini (AG2R) m.t
8
Mads Pedersen (Trek) m.t
9
Jurgen Roelandts (BMC) m.t
10
Jens Debusschere (Lotto) m.t
17
Pello Bilbao (Astana) m.t.
80
Víctor de la Parte (Movistar) m.t.
114
Igor Anton (Dimension Data) a 1:31
116
Mikel Nieve (Mitchelton) a 1:31
164
Markel Irizar (Trek)a 3:19
General
1
Simon Yates (Mitchelton) 26h31:30
2
Tom Dumoulin (Sunweb) a 16
3
Esteban Chaves (Mitchelton) a 26
4
Domenico Pozzovivo (Bahrain) a 43
5
Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) a 45
6
Rohan Dennis (BMC) a 53
7
Pello Bilbao (Astana) a 1:03
8
Chris Froome (Sky) a 1:10
9
George Bennett (Lotto-Jumbo) a 1:11
10
Fabio Aru (UAE) a 1:12
22
Miguel Angel López (Astana) a 2:12
23
Mikel Nieve (Mitchelton) a 2:26
31
Davide Formolo (Bora) a 5.35
42
Víctor de la Parte (Movistar) a 10:07
85
Igor Anton (Dimension Data) a 25:41
121
Markel Irizar (Trek) a 35:58

La imagen de Coledan, Mareczko, Zhupa, Bertazzo, Turrin y Fonzi tirando de su compañero herido habla de que el espíritu de este viejo deporte de cultura y civilización sigue vivo. Fue el triunfo de la tradición clásica, humanista, la que atraviesa el Mediterráneo. En el imperio del individualismo, esperar al compañero caído. El ciclismo duro, de hombres modestos forjados en el esfuerzo, este deporte de alpargata, pasado de moda, ofreciendo su mejor versión en el siglo XXI.

Lo justo habría sido que ayer, el día después, la victoria hubiera correspondido a Jakub Mareczko. Pero quién dijo que la vida es justa. Los seis últimos de la clasificación del Giro trabajaron para ganar, pero la lógica implacable impuso su ley, sin romanticismo. Así se forjan también las leyendas, en las derrotas.

La etapa fue llana, ideal para el sprint, y se cumplieron las expectativas. Hubo volata. No había más que un favorito, Elia Viviani (Quick-Step), y ganó Sam Bennet (Bora). En una recta de casi dos kilómetros, que invitaba a arrancar antes de tiempo, el irlandés fue quien mejor aguantó los nervios y logró su primera victoria de la temporada. También la primera en una gran vuelta. Hasta ayer, su mejor triunfo era una etapa de la París-Niza del año pasado.

«Es muy difícil seguir la rueda de Viviani. Todos buscan lo mismo y tuve que pelear por eso. Pensé que habíamos reaccionado demasiado tarde, pero el momento era el correcto y tuve fuerzas para alcanzar la victoria», reconoció.

Bennet, de 27 años, nació en Bélgica, donde su padre jugaba a fútbol de forma profesional en el Eendracht Wervik. Pronto volvió a la ciudad de origen de su familia, que no es otra que Carrick-on-Suir, la patria chica de Sean Kelly.

A Viviani, la recta se le hizo larga pese al buen trabajo de sus compañeros. En un sprint poco académico, con más contacto del recomendable cuando se pedalea a esas velocidades, Mareczko se tuvo que conformar con el sexto puesto. Con el brazo en cabestrillo, seguro que Zardini supo valorar el esfuerzo.

Hoy, cita para los favoritos

El Giro busca hoy su segunda llegada en alto, en Montevergine, tras una jornada sin sobresaltos para los favoritos. Aún con las preguntas que generó el Etna abiertas, vuelve la montaña y Simon Yates (Mitchelton) parece dispuesto a aprovechar su efervescencia. «No lo sé, ya veremos», quiso esconder este viernes sus intenciones en meta la maglia rosa, el más fuerte de la carrera.

Es probable que el inglés sea el único que no piense en reservar fuerzas para la etapa de mañana, de nuevo con final en alto, en el Gran Sasso, que no se pasará por el túnel como en los tiempos de Francesco Moser.

Esta no es una buena época para la épica, todo está calculado al milímetro, pero a veces un gesto recupera el valor de lo auténtico.

Segundo final en alto. El Giro llega hoy a Montevergine di Mercogliano, segunda meta en la cima de un puerto de la edición 101 de la corsa rosa. Es la única subida puntuable de la jornada, por lo que se espera una carrera rápida antes de acometer los 17 kilómetros de la subida final, a una media del 4,8% y máximas pendientes del 10%.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos