Giro Italia

Chaves no es Anquetil

Esteban Chaves, ayer. / AFP
Esteban Chaves, ayer. / AFP

El colombiano sale segundo en la etapa pero pierde 25 minutos por una pájara y se despide de cualquier opción

IÑAKI IZQUIERDO

A Italia no se puede ir desprevenido. Nada es lo que parece, ahí está la gracia. En el libro de ruta pone Fonte della Creta y resulta que es el Gran Sasso, pero por otra vertiente. Entonces, uno llega allí, se cree que va a subir un puertito para calentar piernas y pierde el Giro de Italia.

Eso es lo que le sucedió ayer a Esteban Chaves (Mitchelton), que salió de Penne segundo de la general y solo 21 kilómetros después, en la cima del Gran Sasso con otro nombre (15,7 kilómetros al 5,8%), había reventado. Llegó a la meta de Gualdo Tadino a 25:25, después de 244 kilómetros infernales subiendo y bajando los Apeninos. Una pájara colosal, de los viejos tiempos.

El colombiano se unió así a la larga lista de perjudicados por un día de descanso en una gran vuelta. No es una relación cualquiera, porque en ella figuran unos cuantos de los mejores de la historia. Pero por mucho que se intente, nadie quitará el liderato de esa clasificación a Jacques Anquetil y su pájara en Envalira después de un día de descanso en Andorra en el Tour de 1964.

Cuentan las crónicas que en la jornada de descanso, en una fiesta de Radio Andorra, disfrutó del cordero y del champán convencido de que «para ser bueno sobre la bicicleta había que ser bueno en la mesa y alegre en la vida». Al día siguiente, se subía Envalira de salida, como ayer el Gran Sasso. Y Anquetil iba tan mal que se quedó el último. Al parecer, la culpa no fue solo del cordero.

Por aquella época, gozaba de gran predicamento un tal mago Belline, que había pronosticado su muerte en la etapa Andorra-Toulouse en las páginas de France-Soir. Anquetil se lo tomó muy a pecho y se agarró una pájara de escándalo. Su director, Raphaël Géminiani, se le acercó y le dijo: «Jacques, si te vas a morir, muérete ya, pero no delante del coche escoba». Esas palabras hicieron efecto y Anquetil se repuso. Atrapó a Bahamontes, Poulidor y compañía y ganó el Tour. El quinto y último.

Pero Esteban Chaves no es Anquetil y ayer se le cayó el mundo encima. Intentó rehacerse y protagonizó una voluntariosa persecución. Fue inútil.

El colombiano, que ya perdió el Giro de 2016 en la penúltima etapa a manos de Vincenzo Nibali, se despide de cualquier opción que no sea ayudar a Simon Yates, que se mantiene de líder.

«No tenía fuerzas»

Al parecer, su problema no fue el cordero. Si al menos se hubiera zampado la víspera unos arrosticini di agnelo, especialidad de la zona, eso que habría ganado. Pero qué va. Ni el champán. Su director insinuó algo de alergias, pero Chaves fue claro: «Simplemente no tenía fuerzas, por eso no pude estar con los mejores en la primera subida. Intentamos perseguir con el equipo, pero resultó imposible enlazar. Hay que analizar los problemas que he tenido».

Y añadió, con elegancia: «Así es el Giro. Tengo una relación difícil con Italia, es amor y odio. Hace solo unos días disfruté de uno de los mejores días de mi carrera y ahora es difícil asumir esto para mi moral. Pero así es la vida, solo podemos hacer lo mejor. Lo importante es que todavía tenemos la camiseta del líder. Nuestros planes no cambiarán».

Ayer, al Mitchelton se le fue parte del brillo. Parecía que podían elegir con quién ganar y ayer el Giro se les vino encima. Yates hará bien en tomar nota. Por si acaso, ayer sprintó para ganar tres segundos de bonificación. Sigue pareciendo que la carrera que se está corriendo de verdad no es la que se ve, y eso puede significar cualquier cosa.

Victoria de Mohoric

La etapa fue para el esloveno Matej Mohoric (Bahrain), un talento precoz. Con 23 años, cumple su sexta temporada en profesionales. Es el único ciclista de la historia que ha ganado de forma consecutiva el Mundial juvenil y el Mundial sub 23. El año pasado venció en una etapa de la Vuelta a España. En la meta de Gualdo Tadino batió con gran facilidad a su compañero de fuga, el alemán Nico Denz (Ag2r).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos