Ciclismo

Garikoitz Bravo (Euskadi-Murias): «Nunca me vi con una idea ganadora como en Cerler»

Bravo, a la izquierda, felicita a Bizkarra por su éxito en Cerler./E.M.
Bravo, a la izquierda, felicita a Bizkarra por su éxito en Cerler. / E.M.

Gari Bravo (Lazkao, 1989) fue partícipe de la sensacional Vuelta a Aragón del Euskadi-Murias

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Tercero en Caspe el día que ganó Jon Aberasturi, segundo en Cerler tras Mikel Bizkarra y quinto en la general final, Gari Bravo (Lazkao, 1989) fue partícipe de la sensacional Vuelta a Aragón del Euskadi-Murias. Desde la Vuelta a Madrid 2017, hace un año, no recuperaba aquel nivel que le arrebató una mononucleosis.

- Tanto esperar el primer triunfo, y llegan dos en tres días...

- Ha sido una pasada.

- Lo vivió de cerca, ¿cómo fue?

- Conocía todo el final desde Alcañiz hasta el castillo de Caspe. Apostamos por Aberasturi, aunque él pensaba que Barbero es más rápido en un sprint para arriba. Luego se animó y le ayudé al final. A falta de 700 metros vi un hueco por la derecha, nos colamos por ahí y a falta de 500 íbamos entre los cinco primeros. Vi que Barbero y Benjamín Prades hacían plof y pensé que si atacaba Jon, haría hueco, cuando él arrancó, cogió diez metros en la última curva y ganó bien. Verme cerca del triunfo y sentirme partícipe supone mucho. Y encima, ganó un amigo.

- Lo son desde cadetes...

- Sí, desde un Campeonato de Euskadi en Lazkao, yo gané y él hizo segundo. Siempre hemos tenido mucha relación. Luego coincidimos en Euskaltel (2013) y este año otra vez.

- Y va Bizkarra y gana en Cerler.

- Posiblemente ha sido la mejor carrera tácticamente en los cuatro años del equipo. Mikel estaba algo lejos en la general y no era el más rápido, así que debía intentarlo de lejos. Si le cogían, yo podía tener mi opción.

- Personalmente, no sé si felicitarle por su labor o darle una colleja.

- (Ríe) Ya... Me ha dado rabia el tiempo que perdí el sábado. Hubo abanicos y yo iba delante pero me faltó mala leche para aguantar la posición. Me echaron con facilidad y me corté. Perdí un tiempo muy valioso sin el que podría haber ganado la vuelta. No le quiero dar más vueltas, porque si el domingo hubiera estado más arriba en la general, Movistar igual hubiera jugado de otra manera y la carrera habría sido diferente.

- ¿Cómo fue la celebración?

- El domingo no lo celebramos porque volvíamos a casa, pero el primer día abrimos una botella de champán y Aberasturi tuvo que subirse a una silla a decir unas palabras. En las mesas de al lado estaban la organización y Movistar y fue muy bonito. Esos momentos no se olvidan.

- ¿Pesaba la presión por ganar?

– En otros momentos sí hemos podido sentir más presión o nervios. Últimamente Jon (Odriozola) estaba muy tranquilo porque aunque se resistía el triunfo, el equipo andaba muy bien. Llevamos unos cincuenta puestos entre los diez primeros y varios podios. El segundo puesto de Prades en Yorkshire tras Van Avermaet supo a victoria. Cuesta mucho ganar, pero cuando lo haces una vez, luego parece más factible repetir.

– ¿Han ganado peso en el pelotón?

– Habíamos notado ya que el pelotón nos tenía más respeto. Hasta ahora, podíamos ir delante pero al no tener resultados, otros equipos trataban de quitarnos la posición. Ahora nos respetan más, ven que podemos tirar fuerte y que incluso tomamos la iniciativa como el primer día de Aragón o el último al tirar con Movistar. Es importante ganarte ese respeto, y no es fácil.

– Tras la mononucleosis que le borró en la segunda parte de 2017, ¿valora más volver a verse arriba?

– Sobre todo me veo con hambre. Me gustaría estrenar mi palmarés. En Cerler lo vi cerca. Me alegré mucho por Bizkarra, pero cuando él iba por delante, yo me sorprendí pensando en qué tenía que hacer para ganar en caso de que le cogieran. Nunca me había visto con esa mentalidad en carrera. Además, venía de un mes en el que me solía despertar con dolores de cabeza, estaba preocupado, desanimado. No sabía si era alergia, algún alimento que me sentaba mal... Me hice analíticas, pero he variado algunas pautas en la alimentación y los dolores han remitido. Ahora estoy en un gran momento físico y ojalá pueda aprovecharlo para lograr un triunfo.

– ¿Dónde lo va a buscar?

– Iba a correr la Vuelta a Noruega, pero al verme bien hemos decidido cambiarla por Plumelec (día 26) y la Vuelta a Luxemburgo (del 30 al 3 de junio). Estoy con muchas ganas. Cuando me siento en buena forma, no me gusta parar porque luego me cuesta mucho volver a estar bien.

– ¿Piensa en la Vuelta a España o es algo que aún está lejos?

– Si se acabara la temporada ahora, habría resultado muy buena para el equipo. Pero queda mucho y está claro que la Vuelta es un gran objetivo. Debo ganarme el sitio y haré lo posible por llegar a un gran nivel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos