Ciclismo

Garikoitz Bravo (ciclista del Euskadi Murias): «El equipo ha subido de nivel y hay que ganarse el puesto en las carreras»

Bravo, en la salida de Almería, el domingo./PHOTO GOMEZ SPORT
Bravo, en la salida de Almería, el domingo. / PHOTO GOMEZ SPORT

Recuperado de la mononucleosis que le hizo parar el año pasado, el lazkaotarra quiere estar delante en la Volta y en la Vuelta al País Vasco

IÑAKI IZQUIERDOSAN SEBASTIÁN.

Gari Bravo (Lazkao, 28 años) está concentrado con su equipo, el Euskadi-Murias, en Benalmádena para preparar el inicio de la Vuelta a Andalucía, que se disputa desde mañana hasta el domingo. Referencia del equipo desde su creación hace cuatro años, está contento con el inicio de temporada.

- Acabó mal 2017, enfermo, pero parece que ha vuelto en buenas condiciones.

- Estoy bien de salud y eso es lo importante. El año pasado terminé muy fastidiado, a cuenta de la mononucleosis que me obligó a parar. Veía que pasaba algo raro pero me decía que tenía que tirar para adelante. Y no. Estuve mal, pero al final se pasa y ya está.

«En 2017 no podía seguir al pelotón y me daba cuenta de que algo iba mal, pero insistía por cabezonería»

«La carretera pone y quita, si un compañero anda más tiene todo el derecho a ir a las carreras en tu lugar»

- ¿Sufrió?

- Se hace duro porque ves que no andas como antes. Desde la Vuelta a Madrid, en mayo, donde acabé quinto en la general, me di cuenta de que algo iba mal porque hasta entonces siempre había estado en la salsa, disputando. En los entrenamientos duros ves que no recuperas y en las carreras no puedes seguir al pelotón. Piensas 'qué pasa aquí', pero por terquedad o lo que sea sigues. Te comes la cabeza. Vas a una carrera y el primer día andas bien y el segundo no puedes. Me decía a mí mismo que serían paranoias mías. Así llegué a la Vuelta a Burgos, ya en agosto. Hice noveno el primer día, cuando ganó Mikel Landa, pero luego no podía. Me hice unas pruebas y me detectaron la mononucleosis y tuve que parar.

- ¿Cómo ha sido la vuelta a la competición en este 2018?

- He empezado más tranquilo, en parte por ese problema y en parte porque este año el equipo ha subido de nivel, somos más corredores y se pueden marcar objetivos más definidos, que en mi caso son la Volta a Catalunya y la Vuelta al País Vasco. Otros años empecé más fuerte y creo que la mononucleosis también vino por eso, por tener siempre el cuerpo al límite. Ahora parece que voy bien. A ver en Andalucía...

- Dice que también nota el cambio que ha tenido el equipo.

- Otros años tenías que estar bien de enero a octubre y eso es imposible. Ahora estamos mucho mejor para trabajar en función de unos objetivos. También tenemos todo tipo de corredor y lo notamos en las carreras. Nos podemos meter en los sprints, hay gente todoterreno, escaladores... Se nota el cambio en el equipo a todos los niveles. Es bueno que el equipo siempre haya ido dando un paso más en sus cuatro años de existencia.

- ¿Para usted, que ha sido la referencia del equipo, hay más presión con los nuevos fichajes?

- Ha subido el nivel. A ti te dicen que vas a hacer Catalunya y País Vasco y, quizá, la Vuelta a España, pero la carretera es la que pone y quita. Si los demás andan más que tú tienen todo el derecho a ir en tu lugar. Hay que ganarse el puesto en las carreras. Eso está bien, debe ser así. En el equipo hay buen ambiente, hemos hecho piña, y es verdad que la gente nueva ha provocado que el grupo sienta que hay más exigencia.

- ¿Qué paso en Murcia, con esas diferencias tan grandes?

- Que hubo mucho dominio de los World Tour. Hasta el kilómetro 50, Movistar y Astana fueron formando abanicos y a pesar de que nosotros íbamos bien colocados, en el puesto 25 o así, se pusieron a tirar cinco Astana, cinco Movistar y cinco Quick-Step y tras ellos ya entraba un aire brutal y había que ir por la cuneta. La gente se empezó a cortar y no hubo forma de cerrar los huecos. Además, una vez que nos quedamos, en el grupo no había ningún interés por trabajar. Hay un detalle revelador...

- Diga, diga...

- Metimos a Mikel Bizkarra delante y al final de la prueba los datos de su potenciómetro eran los más altos de toda su carrera. Eso da una idea de cómo se corrió ese día. Si además, la victoria se la juegan entre Alejandro Valverde, Luis León Sánchez Philippe Gilbert ya está todo dicho.

- Los responsables del Euskadi-Murias parecen contentos con este arranque en la nueva categoría.

- Nos está costando entrar en las generales, pero al equipo se le está viendo. A ver si ahora en Andalucía damos un puntito más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos