Ciclismo

«Al ciclismo actual le falta emoción»

Marino Lejarreta, Txomin Perurena, Claudio Chiappucci y Ager Lasurtegi (DV), en Ordizia./JOSETXO MARÍN
Marino Lejarreta, Txomin Perurena, Claudio Chiappucci y Ager Lasurtegi (DV), en Ordizia. / JOSETXO MARÍN

Claudio Chiappucci, Txomin Perurena y DV, homenajeados en Ordizia. 80 equipos de cinco corredores tomaron la salida en la Klasika Marino Lejarreta que se llevó el conjunto de Abraham Olano

KAREL LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

Claudio Chiappucci (28/02/1963) no logró ganar ninguna gran vuelta en sus años como profesional. Sin embargo, fue un habitual del podio en una época en la que el gran dominador fue Miguel Indurain. Ayer, con motivo de la III. Klasika Marino Lejarreta disputada en Ordizia, el ciclista italiano fue homenajeado, al igual que Txomin Perurena y EL DIARIO VASCO.

Chiappucci fue uno de los 'líderes de equipo' que tomó la salida en la crono por equipos que se disputó sobre una distancia de 31,7 kilómetros y que dominó el conjunto de Abraham Olano, formado por David Etxebarria, Joxean Garrido, Arsenio González e Iñaki Aiarzabuena, que completó el recorrido a una media de 41,7 km/h.

El Diablo, aunque no pudo ganar, participó junto a su hijo Samuele. «Ahora mismo disfruto de la vida. Al año hago cerca de 15.000 kilómetros en la bicicleta. No me cansa viajar. Ahora lo hago para disfrutar; antes lo hacía solo para competir», contó a .

«Suelo comentar el Giro de Italia para la televisión francesa, también tengo una empresa que lleva mi nombre, participo y organizo marchas cicloturistas y suelo jugar torneos de golf. Dentro de poco tengo uno con el Príncipe Alberto de Mónaco», sigue contando este hombre que, entre otras pruebas, ganó la Milán-San Remo (1991), la Vuelta al País Vasco (1991) y la Clásica de San Sebastián (1993).

«Creo que el ciclismo de antes era más vistoso. Al actual le falta emoción. Sigo el ciclismo, pero en los últimos tiempos solo ha habido tres ciclistas que me han gustado: Alberto Contador, el último con carisma para atacar, peleón gane o pierda; Alejandro Valverde y Peter Sagan. Este último por la clase que tiene. No tiene un equipo fuerte, gana gracias a la cabeza que tiene y al corazón», explica Chiappucci.

«Froome no es de los que me encante. Es obvio que gana, pero cuando lo hace parece que está escrito desde días antes que así va a ser. Ha pasado en los Tours de Francia que se ha llevado. El ciclismo actual no le interesa a mucha gente. No hay casi ataques. La tecnología ha mejorado mucho... En definitiva, el deporte ha cambiado. Creo que antes era más vistoso para el aficionado. En el caso del Giro, a veces le falta emoción. Todo está demasiado programado antes de que pase».

El corredor italiano también quiso valorar la situación actual del ciclismo italiano. «Creo que es crítica. Hay buena base, pero luego muchos no salen. El último ha sido Nibali. No hay patrocinadores de nivel».

«Rival y amigo»

Para Chiappucci, Miguel Indurain es «un amigo. Éramos rivales en su momento. Ahora coincido bastante con él. Durante los próximos días, por ejemplo, en Ibiza. Muchas veces me preguntan cómo podía ser que Indurain me doblara en las cronos. Yo siempre digo que eso pasaba porque yo era el segundo en la general. Si llego a estar más atrás, no hubiese pasado. En cronos tan largas era imbatible».

«Froome es un ciclista que no me termina de encantar; me gustan más Contador, Valverde y Sagan»

«Indurain me doblaba en las cronos porque yo iba segundo en la general; pienso que era imbatible»

«Tuve la 'mala suerte' de coincidir compitiendo con un fenómeno como Indurain», insiste el Diablo. «Fue el dominador durante varios años». Chiappucci fue segundo en los Giros de 1991 y 1992 y en los Tours de 1990 y 1992. No fue habitual en la Vuelta a España. También logró una plata en el Mundial, en el de 1994.

Fiesta en el frontón

Chiapucci fue uno de los hombres que asistió tras disputar la Klasika Marino Lejarreta al frontón municipal de Ordizia. Allí se juntaron alrededor de 625 personas para disfrutar de una apetitosa comida.

Antes, los más de 400 participantes entre exprofesionales, cicloturistas y miembros de empresas, trataron de ser los más rápidos en la crono por equipos disputada. Además de la victoria general del conjunto en el que el capitán era Abraham Olano, el equipo femenino más rápido fue el Oikili.

Por empresas ganó Bioracer y, entre los cicloturistas, Etxeondo se llevó el gato al agua. Fue una bonita mañana en la que el tiempo respetó y los aficionados pudieron disfrutar de una mañana atractiva para los amantes del ciclismo.

En definitiva, fue una gran fiesta del ciclismo -ha crecido muchísimo- en honor a Marino Lejarreta, que también participó, como muchos otros exclistas de nivel: Ezequiel Mosquera, Joseba Beloki, José Antonio Gómez Marchante, Igor González de Galdeano...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos