Ciclismo

Adiós a Voeckler, el gran actor del pelotón

Thomas Voeckler, en pleno esfuerzo en el presente Tour. / AFP

Thomas Voeckler dejará el ciclismo a los 38 años nada más cruzar la meta de los Campos Elíseos. «El Tour es la carrera que me dio a conocer y me hizo popular para el gran público, por eso quería despedirme en ella»

I. I.

Haimar Zubeldia (Trek) se retirará en la Clásica de San Sebastián, con 40 años. Seis días antes colgará la bici otro ilustre veterano del pelotón, Thomas Voeckler (Direct Energie). El corredor francés retirará el dorsal para siempre el domingo, nada más cruzar la línea de meta de los Campos Elíseos. Con 38 años. Voeckler es un ciclista con un gran tirón popular en Francia. Su vena de actor, los gestos que realiza encima de la bicicleta, cómo exterioriza el sufrimiento en los grandes puertos, le han proporcionado una imagen pública muy popular, que en ocasiones ha podido menoscabar su consideración como ciclista. Porque Voeckler ha sido un gran corredor, de mucho nivel. Líder del Tour en 2014 y 2011, además de ganar cuatro etapas en la ronda gala. Su nivel deportivo ha sido muy alto.

Con él se marcha un clásico, la viva imagen del ciclista francés, de calidad pero incómodo con los rivales por su carácter anárquico y proclive a atacar en momentos inapropiados. Su repertorio de gestos y su capacidad para interactuar con el público le convirtieron en todo un personaje. Sus últimos años han sido más discretos, a todos los niveles.

Debutó en 2001, con 22 años, y toda su carrera se ha mantenido fiel a la estructura de Jean-René Bernadeau, primero como Bonjour y después con los patrocinios de Brioches la Boulangère, Bouygues Telecom, Europcar y Direct Énergie en 2016. Ha sido campeón de Francia y ganó la montaña del Tour.

Alsaciano de nacimiento pero afincado en el Vendée, Voeckler está disputando el decimoquinto Tour de su carrera, uno menos que Zubeldia. «Una vez que decidí retirarme en los Campos Elíseos, al final de este Tour, todas las carreras han tenido un sabor especial. Me gusta el hecho de saber que es mi último Tour, mi última carrera. Soy consciente de ello, aunque me gustaría poder frenar el tiempo», reconocía hace unos días.

Su carrera preferida

El Tour de Francia ha sido su carrera desde que la conoció en 2003. Solo una vez ha terminado entre los diez primeros, en 2011, cuando fue cuarto, pero la presencia que ha tenido en carrera ha sido enorme. «He vivido grandes momentos en el Tour, mucho mejores de lo que yo esperaba. Por eso sería absurdo decir que este Tour va a ser como los demás».

Voeckler descartó la posibilidad de despedirse ante su público, como hará Haimar Zubeldia. «Pensé largamente sobre la posibilidad de retirarme en el Tour de Vendée, el 1 de octubre, que se disputa junto a mi casa de Mouillron-le-Captif. Habría sido un ambiente ideal para el adiós, pero el Tour de Francia era la opción más lógica. De hecho, al final se ha impuesto como una evidencia. El Tour es la carrera que me dio a conocer y me hizo popular para el gran público. Además, desde un punto de vista personal también tenía el deseo de terminar en los Campos Elíseos».

En los últimos tiempos y especialmente este último año, Voeckler no es ni de lejos el corredor que era. Se le ha visto sobre todo en la parte trasera del pelotón, muy pocas veces al ataque. «Soy consciente de que no tengo las piernas que tenía entre 2009 y 2012. Cada vez me resulta más difícil ganar -esta temporada no ha sumado ninguna victoria- y el ciclismo actual deja cada vez menos espacio para los corredores de segundo nivel. Quiero terminar en París sin nada de qué arrepentirme, sin amargarme», confesaba recientemente en L'Equipe.

Como todos los deportistas de élite, Voeckler se enfrenta ahora al día después. «Llevo tiempo preparándome para pasar página, pero solo el tiempo podrá decir si estoy verdaderamente preparado. Espero estarlo».

Más

Fotos

Vídeos