Ciclismo

Se acabó la tregua: vuelve Froome

Chris Froome, entrenándose estos días en Sudáfrica./TEAM SKY
Chris Froome, entrenándose estos días en Sudáfrica. / TEAM SKY

El líder del Sky anuncia que correrá la Vuelta a Andalucía la próxima semana

IÑAKI IZQUIERDOSAN SEBASTIÁN.

Se acabó la frágil tregua que mantenía en tensa calma el inicio de la temporada ciclista. Ganaban los de siempre -Sagan, Greipel, Valverde, Gallopin...-, las carreras tenían interés, los equipos nuevos daban la cara y el público recuperaba sus rutinas. Pero aunque nadie miraba al cielo, un negro nubarrón sobrevolaba todo: el caso Chris Froome. Pues la tormenta se dispone a descargar.

El cuádruple ganador del Tour y su equipo, el Sky, anunciaron ayer que vuelve. Que quiere correr la Vuelta a Andalucía, del 14 al 18 de este mes. Froome no está sancionado, ya que su resultado adverso en un control antidopaje de la Vuelta a España donde duplicó la dosis autorizada de salbutamol (el principio activo del ventolín) no acarrea una suspensión inmediata. Su caso está abierto y bajo investigación pero mientras no haya una resolución nada le impide ponerse un dorsal.

El proceso

Alegaciones
Froome debe justificar ante el servicio jurídico antidopaje de la UCI que su resultado adverso no fue consecuencia de una ilegalidad.
Si le dan la razón queda absuelto
La AMA y la Agencia Británica Antidopaje (UKAD) pueden recurrir al TAS.
Si acepta que cometió un error, recibiría una sanción leve
Si el fallo es negativo se expone a una sanción de dos años. Puede recurrir al tribunal antidopaje de la UCI.
validando la sanción o dando la razón a Froome
Cabe recurso ante el TAS por Froome, la UCI, la AMA y la UKAD. No se suspende la sanción.
La sentencia
arbitral es definitiva.

Nada en el reglamento, porque en el ciclismo son numerosas las voces que consideran que él mismo o su equipo -paladines de la limpieza exquisita- deberían haber dado un paso a un costado mientras se aclara el asunto. Hasta ahora, con Froome entrenándose como una bestia en Sudáfrica -su Strava indica que ha cubierto 5.000 kilómetros en un mes, con sesiones increíbles- el problema estaba tan lejos como Johannesburgo, pero ahora vuelve a Europa, al corazón del ciclismo mundial, y el conflicto no puede esquivarse más.

Problema para la organización

Era cuestión de tiempo, pero la china le ha tocado a la organización de la Vuelta a Andalucía. Sobre el papel, no tiene motivo para rechazar la inscripción de Froome ya que no pesa ninguna medida cautelar contra el británico. Sin embargo, el Giro de Italia ya ha dicho que prefiere no verle en la salida. El presidente de la UCI, David Lappartient, también ha anunciado que no le quiere ni en el Giro ni en el Tour.

Las reticencias son lógicas y más en el caso de la corsa rosa, que ya vio cómo un ganador de la prueba, Alberto Contador, fue desposeído de su victoria en 2011 al llegar la resolución de su caso, que se saldó con un positivo y la consiguiente sanción. El Giro no quiere que se repita un caso parecido con el británico.

Aunque en las últimas jornadas han surgido informaciones en Italia en el sentido de que Froome estaría buscando una sanción reducida (seis meses) para poder correr, como tiene previsto, el Giro y el Tour, parece que el líder del Sky y su todopoderoso equipo se inclinan por jugársela a todo o nada, es decir, buscar su exoneración completa.

Ayer, Froome emitió unas declaraciones en las que afirmaba que «he completado un bloque duro de entrenamientos en enero, me he sentido bien sobre la bicicleta haciendo kilómetros. Estoy deseando volver a la competición. La última vez que corrí la Ruta del Sol fue hace dos años y disfruté mucho (ganó). Confío en que seré capaz de salir de todo esto que está sucediendo y estoy trabajando duro con el equipo para conseguirlo. Por supuesto, comprendo la situación creada por la incertidumbre. Entiendo que haya interés y especulaciones. Espero que la gente comprenda que hay límites en lo que puedo decir mientras el proceso está abierto. Nadie desea tanto como yo que las cosas avancen rápido».

El jefe del Sky, Dave Brailsford, añade que «entendemos que las circunstancias son difíciles, pero es importante para todas las partes que el proceso se desarrolle con todas las garantías antes de alcanzar una solución definitiva».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos