Diario Vasco
Gorka Izagirre, en un descanso en su jornada de entrenamiento, en Altsasu.
Gorka Izagirre, en un descanso en su jornada de entrenamiento, en Altsasu. / MIKEL FRAILE

CICLISMO

Gorka Izagirre: «Estoy en mi mejor momento, los datos dicen que sigo mejorando»

  • Gorka Izagirre, Ciclista del Movistar, El ormaiztegiarra ha regresado de Italia con una victoria de etapa en el Giro y culmina una primera parte de temporada excelente

Gorka Izagirre (Ormaiztegi, 29 años) debería estar de vacaciones preparando la segunda parte de la temporada, pero desde el jueves disputa la Ruta del Sur. Estos días se entrena por sus carreteras habituales de la Sakana, la zona en la que reside, y donde hace un alto en el camino para tomar un café y conversar sobre su éxito en la corsa rosa, su presente y su futuro. Habla con seguridad, la que da ser uno de los hombres de confianza dentro de uno de los equipos más fuertes del mundo. Una victoria en el Giro da lustre al palmarés de cualquiera y Gorka Izagirre sabe bien el valor que tiene esa etapa conquistada en Peschici. Está feliz.

- ¿Qué balance hace del Giro de Italia?

- Estoy contento con el trabajo y más aún con la victoria de etapa. Al final no conseguimos el objetivo de ganar el Giro con Nairo Quintana, pero creo que el equipo hizo un buen trabajo para intentar ganarlo. Probamos todo lo que estaba en nuestra mano. Se ha dado buena imagen y nos hemos quedado satisfechos con el Giro realizado.

- ¿Cómo vivió la victoria de etapa en Peschici?

- Fue muy especial, una gran alegría. No me lo esperaba, pero a decir verdad llevo toda la temporada a buen nivel. Empecé en Australia y ya rendí a muy buen nivel. En invierno trabajé fuerte con el objetivo de empezar bien la temporada. Empecé el Giro con un poco de miedo, con dudas de saber cuánto podría aguantar a ese nivel. Si se me podría hacer largo o no. Tampoco quise darle demasiadas vueltas ni presionarme. Y ha salido bien

- ¿Vio claro que ganaba?

- El final fue duro. Se cayó Conti en la curva, yo iba detrás de él y mi reacción fue instintiva. Tiré para adelante. De ahí hasta la meta ya no quedaba otra que ir a tope, aunque, la verdad, no conocía la llegada. De vez en cuando miraba para atrás y al ver que ganaba me llevé una gran alegría.

- ¿Es la victoria más importante de su carrera?

- Sí, sin duda. He ganado algunas carreras en casa, pero el Giro es el Giro. En el Tour he estado delante, tengo muchos puestos entre los diez y cinco primeros, pero la victoria es lo que más cuesta y cuando llega, es lo más importante.

- ¿Es la culminación para un año muy bueno?

- Después de Australia, donde anduve muy bien pero me caí, en Andalucía tuve problemas de alergias pero luego fui a la París-Niza y me encontré muy bien. Fuimos a disputar la victoria con Alejandro Valverde, pero se puso enfermo en el último momento y como yo estaba bien se me abrió la posibilidad. Creo que lo aproveché con el cuarto puesto en la general y luego llegó la Vuelta al País Vasco. Esa semana también llegó la victoria en Amorebieta, así que, contento.

- Corriendo en un equipo como el Movistar, hay que aprovechar las oportunidades cuando se presentan, que no suele ser muy a menudo.

- No, y además muchas veces no sabes cuando pueden aparecer. Una cosa que he aprendido en este equipo es que tienes que intentar ser lo más regular que puedas todo el año. Hay que empezar bien. Las oportunidades vienen y si no estás preparado, igual que han venido se van. Eso lo he aprendido bien.

- Quintana no pudo con Dumoulin. ¿Tan fuerte iba el holandés?

- Mucho, mucho. Creo que nos ha sorprendido a todos, sobre todo por el nivel que ha dado en las subidas. Todos sabíamos qué clase de contrarrelojista es, pero no esperábamos ese nivel cuesta arriba. Se ha visto que es un corredor que viene en progresión y a partir de ahora habrá que tenerle en cuenta.

- ¿Es más difícil acertar con la estrategia de carrera cuando surge un rival inesperado?

- Sí, porque es nuevo y no le conoces tanto. Te genera reservas, le ves muy fuerte pero no sabes si puede cometer un error... No es fácil. Nosotros lo intentamos de todas las maneras. Si el día del Stelvio, cuando le sucedió lo que le sucedió, hubiéramos tirado hacia adelante a tope quizá habríamos abierto mucho hueco, pero no lo hicimos. En la etapa del Etna teníamos órdenes de no movernos, de subir tranquilos pensando en lo que venía en la tercera semana. ¿Viéndolo ahora? En ese momento se hacen esas lecturas y no sabes qué rendimiento va a dar Dumoulin. Pero así es el ciclismo y por eso es tan bonito.

- Pero dice que el balance es positivo en general.

- Sí, porque aunque llegamos a la última contrarreloj con la maglia rosa, las diferencias eran mínimas, con los cuatro primeros, Dumoulin, Pinot, Nibali y Nairo, en segundos. Con una crono de 30 kilómetros totalmente llana por delante, podíamos perder hasta el podio, pero al final mantuvo el segundo puesto. Dumoulin hizo otra exhibición y Nairo se defendió bien.

- ¿Cómo es su relación con Quintana?

- Tiene confianza en mí y solemos correr juntos a menudo, pero este año se da la circunstancia de que solo hemos coincidido en el Giro. Iba a hacer Tirreno-Adriático con él, pero al final fui a París-Niza. Tenemos muy buena relación y nos entendemos muy bien.

- Tiene imagen de ser una persona distante. ¿Es así?

- Desde fuera quizá pueda ofrecer otra imagen. En carrera siempre vas más concentrado y Nairo disputa cada carrera que corre, así que va muy metido y puede parecer que tiene otra forma de ser, pero es un chico normal. Natural.

- ¿Qué le parece su idea de doblar Giro y Tour?

- Es un reto para él. Es posible que sea demasiado, pero se ha marcado ese reto a sí mismo y en mi opinión es señal de la confianza que tiene en sus posibilidades. Creo que estará delante. En todas las pruebas de tres semanas que ha disputado ha estado en el podio y tiene unos números increíbles. Va a estar ahí.

- ¿No le llevará al Tour?

- No, no. He tenido un calendario muy cargado y no iré al Tour. Debería estar descansando ya, pero voy a correr la Ruta del Sur (de jueves a domingo). Los dos últimos días del Giro se me hicieron un poco largos, pero habiendo empezado en Australia en enero es normal. Correré el campeonato de España (domingo 25) y la segunda parte de la temporada la iniciaré en Ordizia (25 de julio).

- ¿Está en el mejor momento de su carrera?

- Es posible que sí. Creo que sigo mejorando y eso dicen los datos de los entrenamientos. Estoy contento.

- ¿No está cansado ni saturado?

- No, no. Al cabo del año tienes tus momentos. A veces estás más cansado, pero intento tomarme el ciclismo no como un trabajo sino como un juego. Desde otro punto de vista. Al final, visto así no se te hace tan duro. También procuro que cada carrera a la que voy sea un objetivo para mí. Eso te hace estar centrado cada día en ese objetivo.

- Con cuerda para rato...

- Cumplo 30 años en octubre y muchos me preguntan a ver cuánto tiempo voy a seguir. Si sigo en el equipo que estoy, podría andar hasta los 38 o 39 años. Sí, yo creo que otros ocho o nueve años podría seguir.

- Se le ha relacionado con el Bahrain para la próxima temporada. ¿Va a cambiar de equipo?

- Estamos mirando cosas y aún no hay nada cerrado. Hay contactos, pero nada más. Ya se verá. Tarde o temprano se verá. No quiero marcarme una fecha.

- Tal como está el ciclismo, no es poca cosa tener varias ofertas.

- Desde luego. Estoy contento y tranquilo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate