Diario Vasco

CICLISMO

«La clave del éxito era el vino de la cena»

Arriba, Mendiburu, Echávarri, Garate, Rodrigo y Lavado. Debajo, Perurena ante Arritxu Iribar y Benito Urraburu; la mesa de Patxi Rodrigo, Delgado, Néstor Arana, Gorospe, su mujer, Arroyo, Greciano e Iza; y el exciclista segoviano junto a Echávarri y su mujer, María Pilar Bengoechea.
Arriba, Mendiburu, Echávarri, Garate, Rodrigo y Lavado. Debajo, Perurena ante Arritxu Iribar y Benito Urraburu; la mesa de Patxi Rodrigo, Delgado, Néstor Arana, Gorospe, su mujer, Arroyo, Greciano e Iza; y el exciclista segoviano junto a Echávarri y su mujer, María Pilar Bengoechea. / KARLIS
  • El histórico director del Reynolds y Banesto recibió el Maillot de los Valores que otorgan Iñigo Lavado, Juanma Garate y Paco Rodrigo de Etxeondo

  • Arroyo y Delgado acaparan el anecdotario del entrañable homenaje a José Miguel Echavarri en Irun

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

«Con el paso del tiempo miras atrás y te das cuenta que aquella aventura no se nos dio tan mal. Y lo pasamos muy bien». Pedro Delgado se refería a los primeros pasos de aquel equipo Reynolds que nació en 1980 y, de la mano de José Miguel Echavarri, en 1983 derribó el muro del miedo en el Tour de Francia. «El sueño inicial se vio desbordado, no sé si por la suerte, la habilidad o la sapiencia de José Miguel».

La noche del jueves, el histórico director de Abartzuza recibió el Maillot de los Valores, que conceden entre Paco Rodrigo, de Etxeondo, Juanma Garate e Iñigo Lavado, del restaurante Singular, que ejerció de anfitrión. El chef explicó que el reconocimiento se debía a la «personalidad» de José Miguel, su «huma- nidad», sus «valores y trayectoria».

Desde que en 2008 abandonó el equipo -entonces ya llamado Caisse d'Epargne-, Echavarri apenas se ha dejado ver en la escena pública. «Alguno me ha dicho que yo no pasé página, sino que cerré el libro. Quizá fue así», afirmó. «Cuando le planteé la idea del homenaje, tuve que llamarle dos veces más para que diera el sí», apuntó Garate.

Ese «sí» permitió que en el Singular se congregaran varios de sus ex corredores como Delgado, Ángel Arroyo, Tasio Greciano, Julián Gorospe -y su mujer-, Miguel Acha, Eulalio García, otros exciclistas como Andrés Gandarias, Txomin Perurena, Pedro Horrillo, el irundarra Pablo Huarte, compañero de Echavarri en amateurs, y los dos primeros agasajados con el Maillot de los Valores, Garate y Ramón Mendiburu.

Con su gente de confianza

Echavarri no quiso que faltaran personas claves en su vida como su mujer, María Pilar Bengoechea, y su hijo Xabier, los masajistas Manuel Arrieta y Bixente Iza -antes ciclista de Reynolds-, el exciclista José Luis Galdámez, protagonista en dar con el patrocinio de Banesto para 1989, Pedro Mari Altzueta, ex secretario del club Irurzungo cuando surgió Reynolds, y su mujer, Marisol. También estuvieron el mánager Francis Lafargue, Julio Ichaso, que ayudaba a todo equipo español que viajaba a Suiza, donde residía.

Junto al presidente de la Federación Vasca, José Luis Arrieta, los periodistas, Arritxu Iribar, Tito Irazusta y nuestro compañero Benito Urraburu, contaron experiencias con Echavarri. Xabier Usabiaga recordó que Echavarri fue el primero que le ofreció pasar a profesionales, aunque fue al Clas de Juan Fernández.

De Etxeondo estuvieron sus fundadores, Paco Rodrigo y su mujer, María Jesús Uranga, con sus hijos Patxi y Amaia, y Néstor Arana, que la próxima semana unirá en bicicleta las siete capitales vascas. Julián Eraso y Javier Riaño representaron a Organizaciones Ciclistas Euskadi. Isabel Muela, viceconsejera de Turismo e Industria puso el punto institucional. El piloto Efrén Vázquez estuvo con miembros de la peña Garate, como Iker Zarazkin, Eduardo García, Jon Beunza o Iñaki Zamarreño Cerca estaban Oskar Aguiriano y 'Txatin', dueño y mecánico de Kili.

Entre plato y plato del suculento menú, Juan Mari Guajardo ejerció de speaker. Delgado y Arroyo estuvieron dicharacheros. Se habló mucho del Tour de 1983. Habían pasado cinco años del último triunfo de etapa estatal con Miguel Mari Lasa. Eulalio corrió cuatro con Kas y Teka y no quiso ir en 1983: «Es que íbamos al Tour acomplejados, pero José Miguel supo acabar con eso».

Arroyo y Delgado no olvidan su aciago estreno. Tras el prólogo, en la primera etapa salieron «los dos últimos, relajaditos -recuerda el abulense-. Llegamos a la primera curva, y una montonera. En la segunda, otra. Fuimos a relevos para cazar al pelotón, y cuando llegamos al kilómetro cero, Perico soltó 'ya podemos decir que nos hemos descolgado en la neutralizada'».

Dos días después llegaron los adoquines. El primer tramo estaba en el kilómetro 12. «Hasta entonces pasaría a cabeza unas doce veces, pero entré en el pavés a cola», recuerda Arroyo. Se volaba. Con 23 años, Gorospe venía de perder la Vuelta a España ante Hinault en Serranillos. «Iba justo, y en un tramo me bajé y me senté en una piedra a que llegara el coche escoba. Justo delante iba Greciano, y me agarró de una oreja y me obligó a seguir». Greciano, un gregario de lujo. «En carrera -apuntó Delgado- se ocupaba de llevar a Arroyo adelante. A veces lo hacían discutiendo. ¡Con lo que se querían!». Gorospe recordó que su lazarillo era el ausente Eulalio, «que me hacía la colada para que no me cansara».

«Éramos una familia», coincidieron varios. «Fue una gozada dirigir a aquel grupo», confirmó Echavarri. «A Arroyo le preguntabas qué tal, y te respondía 'voy muerto, pero ¿qué hay que hacer?'. Me lo ponían fácil».

Latigazos por los adoquines

Así era Arroyo. Delgado recordó el primer culote que les dio Etxeondo: «La badana era cartón», pero el de El Barraco «decía que era la mejor del mundo», recordó Paco Rodrigo. «A la semana nos las cambió todas», apunta Eulalio. «Arroyo se dio cuenta que en mis inicios podía necesitar ánimo, y me decía 'Paco, tenemos la mejor ropa del mundo. Sigue así'». Ahora el Sunweb goza de la ropa de Etxeondo, y el domingo Tom Dumoulin lo agradeció públicamente tras ganar el Giro.

Aquella jornada entre adoquines acababa en Roubaix. Conforme se sucedieron los empedrados, Arroyo fue «remontando entre latigazos por la cuneta. Echavarri se sorprendió al verme adelante. Me preguntó que qué tal: dije que mal, pero a estos les voy a arreglar el cuerpo». Llegó a meta a cola del primer grupo, que esprintó por el tercer puesto. «Marc Gómez y Eric Vanderaerden provocaron una montonera al final». Delgado se dejó diez minutos. Gorospe, Greciano y Gonzalo Aja, 24.

En el hotel lamían sus heridas. «La cena era el mejor momento -recalcó Delgado-. No perdonábamos una copa, solo una, de vino español. Estábamos muertos, pero el vino nos daba cierta euforia. Cada noche, Arroyo decía 'mañana hay que matarlo' (el vino)». Y así resucitaron. Arroyo y Delgado fueron primero y segundo en la cronoescalada al Puy-de-Dôme, y segundo y decimoquinto en la general que ganó Laurent Fignon. «La clave del éxito fue el vino de la cena», concluyó Delgado.

«Pasamos ratos muy buenos y alguno más duro -valoró Echavarri-. Agradezco el homenaje, pero uno no hace nada solo». Al recordar el apoyo de «las mujeres», soltó una de sus frases. «Hay que estar sin estar estando». José Miguel dixit.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate