Diario Vasco
Valverde celebra su victoria ante Poels e Izagirre (semitapado).
Valverde celebra su victoria ante Poels e Izagirre (semitapado). / EFE

CICLISMO

Valverde se reconcilia con el Monachil

  • El murciano gana y es líder en Andalucía tras lanzarse al ataque junto a Contador en la primera etapa, con Jon Izagirre quinto

En esa bajada perdió una Vuelta a España por minusvalorar siete segundos. Un suspiro que acabó siendo un pozo sin fondo. En 2006, Alejandro Valverde dejó escapar la victoria final de la ronda española en el Monachil, cuando vistiendo de líder no cerró ese hueco mínimo con Alexandre Vinokourov en el alto y acabó cediendo casi dos minutos en la meta de Granada. Ayer, en la primera etapa de la Vuelta a Andalucía, Valverde se reconcilió con ese puerto y estuvo a punto de repetir la jugada, pero esta vez con él de protagonista y Alberto Contador (Trek) de víctima.

Después de demostrar en la subida que ambos eran los más fuertes, en la bajada hasta la carretera general de Sierra Nevada el murciano abrió un pequeño hueco, que en el descenso hacia Granada pareció ampliarse como aquel día de hace nueve años. Sin embargo, esta vez Contador encontró ayuda por detrás en Jon Izagirre (Barhain) y Diego Rosa (Sky) y alcanzó a Valverde, que levantó el pie seguro de su victoria al sprint. Poco después llegaron a la cabeza Sébastien Reichenbach (FDJ) y Wouter Poels (Sky) pero no le importó. Ganó con su solvencia habitual y subió a su casillero la victoria número 99 de su trayectoria profesional. A los 37 años, su nivel parece no decaer.

Aseguró que «no podíamos empezar mejor. Ya tenemos una victoria y, ahora, lo que venga bienvenido sea. Sabíamos que Contador estaba bien y lo ha demostrado. Ha jugado sus cartas y ha hecho mucho daño, pero nos hemos defendido bien».

La etapa fue frustrante para el grueso del pelotón, para los ciclistas que solo son muy buenos, no figuras. Lejos quedaron los tiempos en que los grandes se desperezaban y soltaban algunos kilitos de más en las primeras citas del año. Aquellas épocas en que los modestos, que los meses siguientes se dedicarían en cuerpo y alma a trabajar para sus líderes, podían luchar por victorias y animaban las carreras. Ahora, los jefes de filas no dejan ni las migajas. Llegan en forma a las carreras y salen a ganar desde el primer día. Sin ir más lejos, Contador estrenaba ayer su temporada.

Peña del Águila y contrarreloj

La victoria de Valverde fue incontestable. Tanto él como Contador parecieron superiores en el puerto, pero la carrera dejó muy bien situado a Jon Izagirre, al que el recorrido le puede hacer un guiño.

La Vuelta a Andalucía llega hoy a la Peña del Águila, un puerto de casi seis kilómetros a una pendiente media del 10% y con rampas máximas del 15%. Si el ormaiztegiarra vuelve a estar cerca de la cabeza, mañana tendrá una contrarreloj de 12 kilómetros muy favorable a sus intereses, tras al cual quedará decidida la carrera ya que las dos últimas etapas carecen de dificultades.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate