Diario Vasco

ciclismo

«Van las piernas y va la cabeza; no hay más secreto»

Garikoitz Bravo atraviesa un buen momento de forma. El lazkaotarra ya está en Benalmádena preparando la Vuelta a Andalucía.
Garikoitz Bravo atraviesa un buen momento de forma. El lazkaotarra ya está en Benalmádena preparando la Vuelta a Andalucía. / MURIAS TALDEA
  • «Es posible que sea mi mejor momento gracias al apoyo de mi novia, mi familia, mis amigos y Jon Odriozola»

  • Gari Bravo está realizando un buen inicio de temporada y se muestra «animado» para inaugurar su palmarés este mismo año

Cuando Alejandro Valverde ataca para ganar, el destrozo que queda por detrás suele ser tremendo. Cuando el líder del Movistar reventó el sábado la Vuelta Murcia en Collado Bermejo, por detrás quedó un grupo mínimo de maillots World Tour (Barhain, Lotto, Bora, Movistar...) y uno Continental: el verde del Euskadi Murias de Garikoitz Bravo. El lazkaotarra lleva un inicio de temporada ilusionante, siempre con los mejores, y ahora prepara su próximo objetivo, la Vuelta a Andalucía que arranca mañana.

«No me puedo quejar de cómo va el inicio de temporada. Van las piernas y va la cabeza; no hay más secreto. Estoy súper animado, psicológicamente fuerte. Por eso he empezado mejor que nunca», reconoce Bravo. «Tenemos datos, pruebas y test de los entrenamientos. Sabes cómo estás, pero la competición te pone en tu sitio».

El ciclista del Murias cree que el día clave para él fue «la etapa de Mallorca en la sierra de Tramuntana que ganó Tim Wellens. Hasta el momento decisivo me vi con los mejores y eso me dio fuerza. Ese día sentí en mi interior que no había que tener complejos. Después, en Valencia he estado todos los días delante a pesar de que equipos como Movistar y BMC endurecieron mucho la carrera. Estuve todos los días atento, metido en carrera, y no me pillaron ni una vez en las musarañas. He tenido actitud».

En Murcia se sintió «genial. Antes de Collado Bermejo ya se había seleccionado la carrera y cuando atacó Valverde ya íbamos solo quince. Salió como una bala y nadie fue a por él. Luego arrancó Jon Izagirre. Nos quedamos ocho o diez. Faltaban 70 kilómetros a meta y no sé si la gente pensó que estaba muy lejos o no pudo ir a por él. Yo, desde luego, no podía. Al final, no hubo entendimiento en nuestro grupo y llegó más gente por detrás, con lo que se desvaneció la opción de hacer puesto, pero yo me quedo con las sensaciones. Verme entre los diez mejores para arriba, con gente de Movistar, Lotto, Direct Energie..., todos del World Tour, fue estimulante».

Bravo desvela que «empezar con una chavala que me anima y me entiende ha sido fundamental». También agradece el apoyo de «familia y amigos, y de Jon Odriozola (su director). Tiene bastante que ver, porque nadie había confiado en mí como él. No me puedo quejar del año pasado, pero este estoy mejor».

Se declara «muy de casa. Me gusta pedalear por allí, disfruto. Prefiero entrenarme en Euskadi aunque haga mal tiempo que ir al sur en busca del sol».

Objetivo, marzo y abril

El corredor lazkaotarra opina que «es posible que sea mi mejor momento como ciclista. El último año en Portugal estuve sin correr desde junio y me encontraba apagado. Es mi tercer año con el Murias y se nota. El pasado terminamos en octubre y apenas descansé veinte días antes de volver a empezar. Normalmente, hasta marzo o abril no empiezo a carburar. Nunca había estado tan bien como ahora por estas fechas, así que espero poder hacer cosas buenas en los dos próximos meses. Cada competición es una oportunidad».

Cuando habla de hacer cosas buenas, se refiere a ganar. «Me gustaría. El ciclismo se trata de ganar. El año pasado tenía la esperanza de conseguirlo y me quedé cerca con el segundo y tercer puestos del Alentejo y el cuarto de Asturias. Antes no confiaba tanto en mí y ahora, sí. Quién sabe, ojalá este año llegue».

Gari Bravo no cree que el cartel de líder del equipo signifique gran cosa. «Eso son chorradas, aunque es verdad que Odriozola me ha dado ese papel de líder en algunas carreras. Creo que es la carretera la que te coloca en un lugar o en otro. En Mallorca partíamos tres o cuatro corredores del equipo en las mismas condiciones y yo fui el mejor. Luego sí ha ido apostando más por mí. Yo entiendo que en todas las carreras hay que dar la oportunidad a cualquiera, si está bien».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate