Diario Vasco

CICLISMO

El tramo de arena genera una fuerte polémica en el campeonato belga

  • Sobre un circuito de 2.525 metros, se ha reducido el paso por la playa de Ostende dejándolo de 480 en 330 metros

Si hay un país que vive el ciclismo con pasión, ese es Bélgica. Y si hablamos de ciclo-cross, esa pasión se termina desbordando. Han tenido, y tienen, grandes campeones y el título nacional genera un interés deportivo fuera de lo normal.

Quizá por eso se ha creado una gran polémica con la disputa del campeonato belga, que se celebrará mañana en Ostende, una localidad pegada al mar del norte, sobre un trazado de 2.525 metros, de los que 480 estaban previstos en un principio que se recorriesen sobre la arena de la playa. Finalmente, tras una fuerte polémica se decidió que pase a 330 metros, todo ello a última hora, cambiando la idea original que tenían los organizadores.

Bélgica es un país que tiene 11,2 millones de habitantes y la bicicleta es uno de los deportes preferidos de los belgas. La polémica comenzó cuando el excorredor Niels Albert, una de las figuras del ciclo-cross de ese país en los últimos años, mánager del equipo del campeón mundial, Wout van Aert, criticó que Danny de Bie, director de otro equipo, Marlux-Napoleon Games, donde corre Kevin Pauwels, pidiese a los organizadores que rebajasen el tramo de arena para que hubiese menos recorrido a pie.

Niels Albert fue dos veces campeón del mundo en categoría élite, además de otra en sub 23, y también campeón de Bélgica. Tuvo que dejar el ciclo-cross a los 28 años debido a una arritmia. Danny de Bie, por su parte, también ha sido campeón del mundo, además de lograr varios títulos de Bélgica.

Niels Albert dijo que «no es normal que un recorrido sea modificado por la visita de un director deportivo. Yo no he hecho ese tipo de cosas para favorecer a mi corredor, Wout van Aert». La federación belga ha hecho valer su reglamento, en el que se estipula que el 90% de un recorrido de una prueba de ciclo-cross debe poder ser practicado sobre una bicicleta.

El excorredor Roland Liboton, asimismo, comentó que «las diferencias deberán de hacerse en la arena y también con el viento que sopla muy fuerte en la costa».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate