Diario Vasco

CICLISMO

Gilbert quiere volver a ganar una de las grandes clásicas del calendario mundial

«Ganar una gran clásica, uno de los monumentos del ciclismo mundial, ese es mi objetivo para esta temporada. Desde 2014, cuando vencí en la Amstel Gold Race, no he vuelto a ganar ninguno».

Esos son los propósitos de Philippe Gilbert, que a los 34 años ha vuelto a un equipo de su país, el Quick Step, como campeón belga de carretera. Hay que recordar que a lo largo de su carrera Gilbert ha ganado pruebas como la Lieja-Bastogne-Lieja, Flecha Valona, Amstel Gold Race, Giro de Lombardía o Clásica de San Sebastián, entre otras muchas.

La temporada pasada no resultó muy buena para él. «Me rompí un dedo en un mal momento de la temporada (tras una discusión con un automovilista) poco antes de la Flecha Brabançona, lo que me hizo perder todas mis opciones en las clásicas. Mi último gran triunfo en una clásica se remonta a 2014, en la Amstel Gold Race. En 2015 y 2016 no he ganado ninguna», explicó durante la presentación de su equipo. «Es el momento de volver a ganar una en 2017».

En los quince años que lleva como profesional, Gilbert ha cambiado muy poco de equipo. El Quick Step es su última formación después de estar seis años en la Française des Jeux, tres en el Lotto y cinco en el BMC. Es un corredor que necesita un tiempo para hacerse a sus nuevas formaciones. En Quick Step parece que lo tiene más sencillo.

«La integración está siendo más fácil porque conozco a muchos corredores y miembros del equipo técnico. Es como si ya hubiese formado parte de este equipo, contra el que siempre me ha gustado correr. Son muy agresivos en carrera, se meten en la pelea y ese ciclismo me gusta. Tienen muchos corredores de calidad y cuando ganan lo hacen con un cierto estilo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate