Diario Vasco

CICLISMO

Los Etxabe, un par de gemelos y una ilusión

Los gemelos Etxabe posan con los colores del Seguros Bilbao, su último equipo.
Los gemelos Etxabe posan con los colores del Seguros Bilbao, su último equipo. / MIKEL FRAILE
  • Después de estar dos años con el Seguros Bilbao de aficionados, les gustaría dar un paso más en su carrera

«Las pruebas de esfuerzo que nos hacen dan los mismos resultados, igual que las analíticas, las pulsaciones. Todo da igual, si hay alguna diferencia es mínima».

Jokin y Beñat Etxabe son ciclistas y gemelos. Han compartido todo desde que nacieron y en el mundo del ciclismo han estado siempre juntos, desde que comenzaron a montar en bicicleta en el Lokatza bergarés hasta el Seguros Bilbao, su última formación en el mundo aficionado tras debutar en Debabarrena.

Una unión que podría romperse si alguno de ellos da el salto de categoría, algo que a los 22 años a Jokin le gustaría poder conseguir. «He tenido un año bastante regular. Si he corrido sesenta carreras, en unas cuarenta me he metido entre los diez primeros. He sido regular, pero me cuesta ganar», afirma Jokin, que ha formado parte de la selección española en la Copa de Las Naciones, en Chequia, donde también estuvo Jon Irisarri, en la Vuelta a Madrid, con profesionales, y en el Tour del Porvenir, donde le tocó prepararle las llegadas a Iván García Cortina..

«Correr en el extranjero ha sido una gran experiencia, con pruebas más duras de las que hay en Euskadi y en el calendario nacional, unos recorridos en los que me he encontrado muy a gusto. Los puertos que hay en Euskadi se suben entre cinco y diez minutos, y es difícil hacer diferencias en ellos. En el Tour del Porvenir me encontré a gusto. En la montaña era el que más papeletas tenía para ayudar a Cortina y a Alex Aranburu. Fue una experiencia buena con corredores de mucho nivel. Yo noto que he crecido como corredor, que he adquirido mucha experiencia».

Han terminado un grado, los dos el mismo, de Mecanizado, y hasta finales de noviembre están haciendo prácticas en «Mecanizados Aspe. Los dueños son muy, muy aficionados al ciclismo y nos dieron la oportunidad de hacer prácticas. Estamos compaginando las prácticas con el inicio de los entrenamientos y algún día han salido con nosotros a entrenar. Estamos muy contentos».

Pendientes de decidir su destino encima de una bicicleta para 2017, tanto a Jokin como a Beñat les gustaría poder dar un paso hacia delante en el ciclismo: «Para mí poder correr en Murias sería lo máximo. Yo lo veo como un Euskaltel en pequeño, me haría mucha ilusión y sería una forma de seguir progresando. Es donde nosotros, y me imagino que más corredores, se pueden ver reflejados como ciclistas. El calendario que tienen es muy bueno y es donde se puede mejorar y demostrar el nivel que tienes, ver lo que vales como ciclista», explica Jokin, que se ha encontrado en su experiencia internacional con que «los cambios de ritmo y los kilometrajes son muy diferentes a los que te encuentras aquí».

Tradición familiar

Tercero en el Torneo Lehendakari, en el que dejó de correr ocho pruebas por sus compromisos con la selección, todavía con 21 años, Jokin se basa en esa regularidad mostrada para pensar que pueden seguir creciendo. Si le preguntas Beñat, las respuestas son las mismas, con la diferencia que, a nivel deportivo, «a mí me toca trabajar más que a Jokin, es más, me gusta trabajar para el equipo en el que corro y si es para Jokin, mucho mejor. También he hecho un buen calendario con Seguros Bilbao y los dos estamos pendientes de lo que haremos el próximo año. Si no conseguimos un hueco en alguna estructura profesional seguiremos en aficionados, al menos una temporada más».

Beñat afirma muy claro que «me gustaría que pudiese pasar Jokin, que ha hecho una buena temporada. Si podemos seguir juntos, seguiríamos. Entrenamos juntos desde que comenzamos a andar en bicicleta. Es un privilegio poder entrenar con tu hermano, compartir con él carreras, vivencias, entrenamientos. De hecho teníamos una cuadrilla en la que cinco o seis, de los once que somos, hemos andado en bici».

Desde pequeños han visto bicicletas en su familia. El hermano de su abuela por parte de madre, Miguel Bengoa, fue profesional en el equipo Kas en 1972 y 1973. También tienen lazos familiares con Mikel Leturia, que corrió en el Iberdrola de aficionados.

Toda su vida, todavía joven, han estado metidos en el deporte. Alcanzaron un nivel muy alto corriendo a pie, en cross. Su nombre aparece en categorías formativas en pruebas como Lazkao, Elgoibar, Lasarte o el cross de Reyes.

De hecho, no llegaron al mundo del ciclismo hasta la edad juvenil, con el Sumofic-Lokatza. De lo unidos que están da fe cuando se presentaron unidos de la mano en el Trofeo Zumy, de Egia. Beñat recibiría el apoyo de Jokin en una etapa de la Vuelta a Gipuzkoa juvenil que ganó, la última. Una unión que solo el cambio de categoría de uno de ellos podría romper.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate