Diario Vasco
Carlos Betancurt, ganando en la Vuelta a Asturias.
Carlos Betancurt, ganando en la Vuelta a Asturias. / EFE

CICLISMO

Carlos Betancur, el ciclista Guadiana

  • Desde el Giro no ha vuelto a correr con Movistar y parece que volverá a ponerse un dorsal en Italia

Dicen que Carlos Betancur volverá a ponerse un dorsal en las clásicas italianas de fin de temporada, concretamente en la Milán-Turín, Giro del Piamonte y Giro de Lombardía.

También dicen que ha podido estar entrenándose en los Pirineos, después de tres meses en Colombia. Dicen, dicen... porque Movistar, su actual equipo, de momento no dice nada de 'Bananito', el corredor colombiano que asombró al mundo del ciclismo cuando irrumpió con mucha fuerza en el campo profesional con el equipo Ag2r, para luego diluirse, con apariciones y desapariciones que no resultan muy normales.

Algo que nunca se había visto en una formación como Movistar, en la que Eusebio Unzue siempre ha llevado una dinámica de equipo que no ha dejado que nadie rompa. Ya sorprendió que Carlos Bentacur fichase la temporada pasada por un grupo como el navarro, sobre todo tras el tiempo que había pasado sin estar compitiendo.

Primero fue eso, luego llegó su inicio de temporada, que se retrasó de una forma importante. Pero todavía quedaría más: apareció con los colores de Movistar en el mes de marzo y en las cuatro primeras pruebas que corrió abandonó en todas ellas, desde la Milán-San Remo hasta el Gran Premio Miguel Indurain pasando por G. P. Harelbeeke y Gante-Wevelgem.

Todavía joven

La última carrera que corrió fue el Giro de Italia, que abandonó en la decimonovena etapa. Lleva 37 días de competición en el mes de septiembre y 6.468 kilómetros recorridos, un lujo para un ciclista profesional y más en un equipo como Movistar, que allí donde corre tiene que ir a cañón puesto que disputa prácticamente todo el calendario. Una cosa es disputar y otra salir en una carrera.

Tampoco se ha dejado ver mucho, salvo en dos momentos puntuales de la temporada, en los que ha sumado sumado dos triunfos, uno en la Vuelta Asturias y otro en Castilla-León, donde finalizó noveno en la general.

La temporada 2015, la segunda que tenía firmada con el Ag2r, fue para él de olvidar porque apenas corrió después de un año 2014 en el que logró imponerse en el Tour de Haut-Var, más una etapa, y la París-Niza, más dos etapas.

Un año antes fue el mejor joven del Giro de Italia y finalizó quinto en la general... para después desaparecer. Los problemas de Betancur, los que se ven, le llegan por el sobrepeso con el que normalmente suele aparecer en las carreras, como dando la impresión de que no entrena mucho, de dejadez. En esta ocasión ha publicado una foto en la que se le ve entrenando en los Pirineos.

Un ciclista Guadiana, de los que aparece y desaparece de un día a otro. Su aparición a nivel internacional fue con la medalla de plata que consiguió en el mundial sub 23 de 2009.

Una carrera extraña la del colombiano que Movistar salvó, se supone que gracias a su manager, Giuseppe Acquadro, que lleva a dieciocho ciclistas del equipo de Unzue y que le buscó acomodo en un grupo en el que lo único que ha hecho es completar equipos, sin tener verdadera relevancia en ninguno de ellos. Iba porque hacían falta determinado número de ciclistas.

Lo que más llama la atención en Carlos Betancur es que solo tiene 26 años, cumplirá 27 en octubre. Es muy joven y aunque los años pasan rápido, parece querer agarrarse a un deporte en el que apareció en Europa en 2011, con el Acqua&Sapone, para dar desde allí el salto a un conjunto francés, que nunca han sido muy dados a firmar ciclistas colombianos. Lo dicho una vida entre desapariciones.