Diario Vasco
Omar Fraile.
Omar Fraile. / EFE

CICLISMO

«Me gustaría probar en pruebas de una semana»

  • Omar Fraile, el ganador de la montaña en la Vuelta a España, se marca nuevos objetivos para 2017

A los 26 años, Omar Fraile ha ganado en dos ocasiones la clasificación de la montaña en la Vuelta a España. El corredor vizcaíno del Dimensión Data ha terminado por enderezar una temporada llena de problemas, a la que le ha costado mucho dar la vuelta.

«He terminado la Vuelta físicamente mucho mejor que el año pasado y creo que sin los problemas mecánicos que tuve el último día habría estado en la escapada que llegó a la meta. He acabado cansado, pero muy contento. Me noto más hecho como corredor, más endurecido. Hace un año tenía muchas más ganas de acabar que éste».

Ganar por segundo año consecutivo esa clasificación ha supuesto mucho para él y no solo por lo que supone subir al podio final en Madrid: «He tenido una temporada muy complicada, sobre todo en la primera parte, con problemas de enfermedades, físicos. Me costó mucho coger un buen estado de forma. La idea inicial, tanto mía como del equipo, era buscar una etapa metiéndome en fugas y de esa forma acabé peleando por la montaña. Estar en el podio de Madrid supone mucho para mí y también es importante para el equipo».

Considera que la «montaña de la Vuelta a España ha sido un mano a mano entre Elissonde y yo. Estaba muy fuerte. Hubo días que lo vi muy complicado. Al final, gané por un punto, lo que nos obligó a los dos a estar hasta el último momento peleando esa clasificación. Ha sido un rival duro. Por la avería mecánica que tuve no pude meterme en la escapada el penúltimo día y Elissonde sí, por lo que estaba a merced de lo que hiciese la gente que iba en la fuga. Me salió bien, pero pasé muchos nervios. Bajé muchas veces al coche para ver cómo iban las cosas».

El próximo domingo correrá el Campeonato de Europa con la selección española, lo que supone un reconocimiento a la Vuelta que ha realizado. Esta contento en su nueva formación: «El equipo (Dimensión Data) me ha dado mucha tranquilidad en todo momento. He trabajado en las carreras en las que me ha tocado para el grupo y eso me ha permitido crecer como ciclista. Yo veo que he dado un paso hacia adelante y he respondido cuando me lo han pedido. Sigo creciendo y llevo poco tiempo en la carretera».

Campeonato de Europa

Mar llegó a las pruebas de carretera el segundo año de aficionados, en el Seguros Bilbao: «Llegaba del mountain-bike. No corrí en cadetes ni juveniles ni el primer año como aficionado en carretera y eso hace que te cueste más adaptarte».

Estuvo en el Orbea Continental, después en el Caja Rural como aficionado y en marzo de 2013 pasó al equipo profesional, hasta que le llegó la oportunidad de recalar en el Dimensión Data, con el que tiene un año más firmado: «De cara al futuro me gustaría poder plantearme alguna carrera de una semana como objetivo, como Catalunya o Vuelta al País Vasco, para ver hasta dónde llego. Es algo que quiero hablar con ellos».

En la Vuelta al País Vasco de este año llegó con el control cerrado debido a una caída que sufrió bajando el alto del Calvario en la etapa que finalizó en Arrate. Tuvo muy mala fortuna, pero por lo menos no tuvo secuelas de ese percance.

Lleva 10.943 kilómetros y 69 días de competición. Además del Campeonato de Europa le quedan por delante el Giro del Piamonte y el Giro de Lombardía, antes de finalizar el año. Se vio obligado a abandonar en el Giro de Italia después de cinco etapas. «Tuve una caída, pasé muy mala noche, con 39 de fiebre, vómitos. Intenté seguir pero en el kilómetro cien lo tuve que dejar».

En cuanto a carreras lleva la temporada más o menos como pensaba: «Me gusta terminar con unos ochenta días, bueno, entre setenta y ochenta. Tampoco es que sean muchos. El abandono del Giro me obligó a cambiar el calendario».

En lo que también ha dado un salto importante es en el reconocimiento de los aficionados: «Estar metido en fugas, intentarlo constantemente, hace que la gente te conozca más y sí que lo he notado en las salidas, en la carretera y en las llegadas. Mi forma de correr ha sido siempre esa, la de atacar, no estarme quieto. Si estoy en forma me gusta moverme».

Valora también positivamente la llamada de la selección: «Quiere decir que valoran el trabajo que se ha hecho y para un corredor profesional estar ahí es importante».

En su palmarés figura el Giro de los Apeninos y una etapa de los Cuatro Días de Dunkerque, además de las dos victorias en la montaña de la Vuelta a España y las metas volantes conseguidas en la Vuelta al País Vasco de 2014. Tiene confianza en seguir mejorando, en hacerse un profesional más sólido: «Yo veo que puedo ir a más. Es importante la salud, poder tener una continuidad en las carreras, sin lesiones, ni caídas».