Diario Vasco

CICLISMO

«Nairo es mentalmente muy fuerte, es tan duro que en los días malos no cambia la cara»

José Luis Arrieta, Nairo Quintana, Eusebio Unzue y José Luis Jaimerena, con el trofeo de ganador del Giro.
José Luis Arrieta, Nairo Quintana, Eusebio Unzue y José Luis Jaimerena, con el trofeo de ganador del Giro. / DV
  • «Todavía no hemos visto lo mejor de Nairo y en la Vuelta teníamos la sensación de que íbamos con solvencia», afirma

  • José Luis Arrieta, director de Movistar, ha estado en la mayoría de los triunfos del colombiano

Tiene 46 años, aguantó corriendo hasta los 40, en el Ag2r francés, y pasó de «terminar la temporada un mes de diciembre a debutar como director en Australia a mediados de enero». Nació en el hospital de San Sebastián: «¿Que por qué nací en San Sebastián? Porque mi padre es de Altza y mi madre, de Errenteria. A los 4 años le trasladaron a trabajar a Huarte-Arakil y allí nos quedamos», explica con tranquilidad.

El director que ha estado con Nairo Quintana en la mayoría de las pruebas que ha corrido del WorldTour es una persona discreta, poco dado a aparecer en los medios, que se aleja de los focos que alumbran siempre a los que vencen: «Desde que llegó al equipo siempre he estado en el coche con él. Esta temporada he hecho todo el calendario del WorldTour con él. Llevo cuatro años junto a Nairo», explica.

La primera vez que tuvo contacto con el ganador de la Vuelta fue en 2012. Fue a recogerle al aeropuerto de Barajas «y nos fuimos directos a ver la Bola del Mundo, las etapas de Asturias y, desde allí, a correr la Vuelta. Era la primera vez que la corría. Subiendo el Cuitu Negru (en Asturias) les arrancó a todos los favoritos. Siempre ha tenido esa ambición de arrancar en las subidas».

Cuando llegaron a los Lagos de Covadonga «le hable de los colombianos que habían ganado allí, que habían hecho historia, de Lucho Herrera. Todo eso se le iba quedando y decía 'algún día ganaré ahí'».

¿En qué ha cambiado Nairo Quintana con el paso de los años? «Ha mejorado en el conocimiento de las carreras, sabe a lo que se va a enfrentar. Ha aprendido a moverse en el pelotón y se va haciendo físicamente. En su primer Tour fue de tapado, pero en el segundo ya no le perdonaban nada. Si estás mal colocado te intentan dejar. Ha mejorado en los abanicos, en rodar cerca de los esprinters al final de las etapas, aunque eso le cueste sufrir. También en ambición. No es un tío grande, no tiene volumen y está cerca de ellos. El equipo le apoya, pero hay que estar ahí. Le echa mucho coraje y tiene fuerza, claro».

En carrera dice Arrieta que «es listo. Sabe quién tiene alrededor, controla mucho la cabeza de las etapas, ve quienés van, es vivo, le gusta correr delante, lo que supone un desgaste importante para él y para el equipo». En la Vuelta a España que ha ganado quizá hayamos visto al mejor Quintana desde el Tour de 2013. «Igual últimamente, hasta la Vuelta, no había estado tan brillante. La gente no le deja coger unos metros, porque si se los dejan se va. Es lógico que no le dejen. Ha mejorado en otras cosas».

Datos para el futuro

Además de ganar, la Vuelta le ha dejado otros datos importantes a Arrieta: «Tuvo una costilla casi fisurada después de los Lagos y eso le mermó un poco, pero cuando se han quedado en un mano a mano él y Froome siempre ha salido reforzado Nairo. En Formigal, cuando se quedó solo a nueve kilómetros y tiraba Astana, llevaba 1:47. En la cima le sacó 2:40. Los ataques en el Aubisque fueron espectaculares. Iban a treinta por hora. Después de doscientos kilómetros vi los ataques más duros que he visto desde hace años».

Continúa Arrieta diciendo que «en Aitana, los ataques de Froome no fueron tan duros. Nairo hizo la crono bien y sacó buenas conclusiones para el futuro. Se está haciendo un corredor más completo. Tiene enfrente al mejor corredor del mundo, Froome, que es quizá el mejor contrarreloj y el mejor para arriba junto a él. Para poder ganar, le queda mejorar».

Lo que sí tiene muy claro Arrieta es que «no hemos visto la mejor versión de Nairo. Terminó tercero en el Tour sin estar a su mejor nivel. La experiencia le sirvió para ver la carrera de otra manera, para ver cosas». Además de todo lo citado, dice que «Nairo siempre está bien de forma. Ahora es el número uno del WorldTour. Queremos que gane el Tour, pero compite contra Froome, que ya sabemos quién es y ya ha marcado una época. No es que la vaya a marcar, es que ya la ha marcado ganando tres Tours, que podrían ser perfectamente cuatro, y una Vuelta. Nairo ha estado fuerte desde principios de año hasta ahora. Ganarle a Froome es complicado. Escala con los mejores, es de los mejores contrarreloj. Alguna vez nos saldrá ganar el Tour. Para eso trabajamos».

Si hay algo que siempre destaca Nairo es a sus compañeros. Lo hace allí donde corre: «El equipo ha estado muy bien en la Vuelta. No hemos tenido ningún momento de apuro. Hemos tenido la sensación de que se iba con solvencia. Él estaba seguro de sus fuerzas».

Uno de los signos de identidad de Movistar es su equipo: «Es un trabajo de repartir bien a la gente, de cuadrar los calendarios, de llegar con los días justos, y eso que por caídas y enfermedades muchas veces te ves obligado a cambiar carreras. Tenemos la gente preparada, los que van a las carreras y los que están en casa. En la Vuelta teníamos corredores que iban bien en el llano y también para arriba».

Al hablar de Nairo y Valverde, lo primero que dice es que son diferentes: «Valverde es uno de los mejores corredores de la historia. Vale para todo. Nairo es un escalador y mentalmente es muy fuerte. No se le ven los días malos. Es tan duro que no cambia ni la cara cuando está mal. No se le nota. Para pruebas por etapas Nairo era el mejor y Alejandro es el mejor para el resto de las pruebas».

Desde el coche, casi siempre el primero, ha visto «la mejor carrera de las grandes que he hecho, la más bonita, muy disputada. Ha sido muy dura. No puedes intentar controlar todas las escapadas porque te quedas sin equipo, ni puedes disputar todos los días con los líderes. Al final, el espectáculo estaba garantizado por detrás, porque en el grupo de los mejores siempre pasaba algo. Además de Nairo y el equipo, Rubén Fernández ha estado espectacular. ¡Ha soltado a los mejores escaladores muchos días! Ha habido buenos detalles de gente como Chaves, Simon Yates o De la Cruz».

Habla de Eusebio Unzue con admiración: «No habrá muchos managers en el mundo que se estudien los calendarios como él. Ve los recorridos de todas las carreras, lo que mejor le va a cada uno, cambia corredores de una a otra y acierta. Está abierto, estamos abiertos a la tecnología, pero también nos quedan cosas del ciclismo de antes. Habrá tenido suerte, pero se lo trabaja».