Baloncesto

«Me he tomado la lesión lo mejor que he podido»

«Me he tomado la lesión lo mejor que he podido»

La capitana del IDK, Iulene Olabarria, será intervenida de la rodilla hoy y después necesitará «seis meses o más para ponerme a punto»

MACARENA TEJADA SAN SEBASTIÁN.

Ha pasado ya una semana desde que Iulene Olabarria se lesionó en el derbi contra el Araski. Hoy, ocho días después de aquel fatídico partido -además del daño, el IDK perdió ante las alavesas- la capitana del conjunto donostiarra será intervenida de la rodilla derecha en la clínica Pakea.

A pesar de que por la forma en la que salió de la cancha se intuía una lesión complicada, no fue hasta dos días después cuando se supo la gravedad del asunto. Tras someterse a las debidas pruebas, se confirmó que la escolta donostiarra tenía el ligamento cruzado roto. A Olabarria la noticia no le pilló por sorpresa porque «al terminar el derbi, el médico me avisó de que todo apuntaba a que sería el cruzado. El fin de semana me dio tiempo a mentalizarme de que tendría que pasar por quirófano. Además, ese mismo sábado, cuando llegué a casa, estuve viendo la jugada de la lesión una y otra vez a ver si se veía algo».

A la capitana del IDK Gipuzkoa le avisaron que no podría ser operada hasta que bajara la inflamación y parece que la situación idónea ha llegado antes de lo previsto: «No me esperaba que me dijeran para operarme tan rápido. Me imaginaba esperar al menos dos semanas, pero es cierto que cuanto antes mejor».

A esta luchadora del conjunto guipuzcoano no hay quien la pare y el sábado estuvo animando como la que más a su equipo desde el banquillo. El IDK Gipuzkoa no pudo con el Lointek Gernika Bizkaia, pero no fue por falta de ánimos. Olabarria admite que se sufre más desde el banquillo que en la cancha. «Eso lo puede decir cualquiera. Si estás dentro de la rotación puedes jugar más o menos, pero sabes que puedes salir y hacer algo. Lesionada te sientes impotente porque no puedes salir al campo y ayudar», explica.

«Paciencia, pero sin pausa»

Tras la operación de hoy, la capitana deberá mantener reposo y estará alrededor de seis meses de baja, es decir, no jugará en lo que resta de temporada. Olabarria se lesionó también el diciembre de la campaña pasada y «aunque fue algo diferente porque no sabía lo que era», estuvo tiempo sin poder jugar. En aquella ocasión fue «de manera intermitente. Esta vez sabemos que son seis meses y quizá sea mejor porque yo ya sé que a esta temporada no voy a llegar y tengo ese tiempo para ponerme a punto. Tengo que trabajar sin pausa, pero con paciencia».

Lesionarse siempre es duro. Olabarria se sincera y señala que «empecé la temporada con miedo de que me pasase lo mismo que el año pasado. En verano estuve fortaleciendo, pero no sabíamos si me iba a volver a pasar. Esta lesión de ahora es fortuita, da igual lo que haya tenido antes. Es un batacazo porque nadie se quiere lesionar ni pasar por quirófano. Anímicamente me lo he tomado lo mejor posible, sabiendo que no puedo hacer nada hasta que me operen; entonces podré trabajar y ponerme a punto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos