Baloncesto

«Sabemos dónde hemos fallado y qué mejorar»

Lyndra Weaver, ayer en el Gasca./MIKEL FRAILE
Lyndra Weaver, ayer en el Gasca. / MIKEL FRAILE

Lyndra Weaver, la máxima anotadora del IDK, está convencida de que «esta va a ser una buena temporada». La estadounidense acepta que «molesta perder, tuve altibajos contra el Bembibre, pero estamos bien. Vamos a por la victoria en Madrid»

MACARENA TEJADASAN SEBASTIÁN.

«Sabemos que podemos jugar mejor. Molesta perder, pero a su vez es una buena manera de enfocarnos en las aptitudes en las que tenemos que mejorar». Estas palabras de Lyndra Weaver, la máxima artillera del IDK Gipuzkoa, definen a la perfección el estado de ánimo del IDK Gipuzkoa tras su primera derrota de esta temporada.

Han pasado solo tres días desde que el conjunto donostiarra perdió contra el Bembibre (58-64), pero tanto a Weaver como a sus compañeras les ha dado más que tiempo de analizar el partido y de ver que «ellas fueron mejor que nosotras, pero estamos bien. Sabemos dónde hemos fallado y lo que tenemos que mejorar de cara a los próximos encuentros».

Aún sin haber logrado la victoria contra el conjunto leonés, las donostiarras han protagonizado el mejor comienzo de Liga de la historia. «Hubiera preferido ganar cinco de cinco, pero aún y todo ha sido un buen inicio de competición. Estamos en segunda posición y seguiremos trabajando día a día para mejorar. Estoy convencida de que esta va a ser una buena temporada».

Sin ir más lejos, este viernes se verán las caras con el Estudiantes en Madrid. Este sería un perfecto momento para recuperar los ánimos y volver a salir con un triunfo de la cancha. Para ello, «tenemos que empezar con la defensa y evitar que el rival tenga posibilidades de encestar. No podemos permitirnos que una sola jugadora marque 23 puntos en nuestra contra. Tenemos que hacer un mejor trabajo en defensa y ayudarnos más las unas a las otras».

«Creo que todavía puedo hacerlo mejor; espero mucho más de mí este año»

«Todos son geniales. Cada mañana, cuando me levanto, me siento muy afortunada por estar aquí»

Ahí es donde Weaver cree que fallaron en el último choque. Tras la bocina final, asegura que no se podía creer la derrota porque «hasta el último minuto nos veíamos capaces de ganar. Pero cuando tuvo lugar el último tiempo muerto y solo quedaban unos 46 segundos para terminar, dudé. Ahí me di cuenta de que el partido estaba casi vendido».

La jugadora estadounidense afronta el próximo reto con las ideas claras. A pesar de que el Estudiantes no haya ganado hasta el momento. «Será un partido muy duro. Van a salir con ganas de ganar. Es su primer año en esta categoría y creerán que este es el momento perfecto para vencernos. No tienen nada que perder». Además, Weaver asegura que a pesar de ser un equipo joven «trabajan bien juntas. Tenemos que estar preparadas para el viernes». «Me encanta Madrid, pero está claro que su afición estará ahí animándoles y eso es algo a tener en cuenta».

«Soy muy exigente»

Como en cada partido, Weaver buscará disfrutar del juego, pero también irá a por la victoria porque «no queremos volver a perder. Vamos a ir a ganar. Eso está claro». Y si lo hacen como lo han hecho hasta ahora no tienen que tener ningún problema para hacerse con otro triunfo. Ella es, además, la jugadora del IDK que más puntos ha logrado, 80 en cinco partidos y 48 rebotes en total. Sin embargo, no se muestra del todo satisfecha con su rendimiento personal: «Honestamente, creo que puedo dar más. Soy muy exigente conmigo misma».

Weaver, que se expresa de manera muy tranquila independientemente de lo que hable, no tiene ningún problema en analizar su actuación del sábado. Y lo hace de manera crítica. «Tuve muchos altibajos. En el primer cuarto fui más agresiva que en el primero, y en el tercero no estuve donde tenía que estar. En el cuarto parcial intenté volver a darlo todo, pero creo que todavía puedo hacerlo mucho mejor y espero mucho más de mí», sentencia.

A pesar de sus declaraciones, acaba de llegar a Donostia y asegura que ya se siente como en casa. Adora tanto a sus compañeras de equipo como a Azu y a Carmen. «Todos son geniales. Siento que puedo desarrollarme a un nivel realmente alto aquí y que creen en mí. Cada día, cuando me levanto, me siento muy afortunada por estar aquí».

Más

Fotos

Vídeos