Balocesto | NBA

Los Houston Rockets son la amenaza a batir

Los Houston Rockets son la amenaza a batir

En una primera ronda de playoffs en la que las grandes potencias llegan mermadas por lesiones, las huestes de James Harden tratarán de imponer su ritmo devastador

IÑIGO PUERTA SAN SEBASTIÁN.

Las eliminatorias por el título de la NBA comienzan mañana por la noche con un Goden State Warriors-San Antonio Spurs (21.00h Movistar+), un duelo que a principio de temporada se preveía como posible Final de la Conferencia Oeste. Una larga y tumultuosa Liga Regular ha pasado factura en forma de lesiones a la mayoría de los contendientes potenciales al título.

Los actuales campeones llegan con la baja de Stephen Curry y su columna vertebral está todavía tocada, mientras los Spurs han sufrido la baja de Kawhi Leonard desde hace meses y han optado por dar descanso e integrar a jugadores no habituales en el colectivo. En el salvaje Oeste, los Timberwolves lograron su billete para los playoffs en la última jornada tras prórroga con sus baluartes aún a medio gas. En el Este la situación ha sido pareja, con unos Celtics que se sobrepusieron a la baja prematura de Gordon Hayward con sus jóvenes talentos, pero la pérdida de su estandarte Kyrie Irving les convierte en una incógnita. Otro proceso no menos traumático ha sido el de los Cleveland Cavaliers, que renovaron su plantel al filo del parón del All-Star y todavía ajustan sus nuevas piezas con vistas a playoffs.

En este río revuelto, los Houston Rockets presentan su candidatura con garantías y una salud recuperada en los últimos dos meses. Portland Trail Blazers también han remontado su bache físico y Utah Jazz se ha granjeado el respeto de la Liga con una segunda vuelta impecable. En el Este, Toronto Raptors ha liderado la Conferencia con solidez y emerge con fuerza el hambre y la juventud talentosa de Philadelphia 76ers, que acometen los playoffs tras 16 victorias consecutivas que son récord de la franquicia. La NBA vuela. El ritmo es rápido, incluso para los que plantean un baloncesto más controlado. Los marcadores que superan los 130 puntos ya no son novedad. Bajo este clima infernal, los Rockets se mueven como pez en agua y tienen a la línea de tres como aliada para inflingir oleadas anotadoras que rompen los partidos. El basket de 'bajitos' polivalentes que aman la línea de tres ha venido para quedarse. Las torres altas son lentas y menos rentables. Los Rockets sueñan con el anillo y parten con ventaja, pero ojo, las pizarras y los ajustes de los técnicos cobran relevancia. Potenciar los puntos fuertes, castigar debilidades y encontrar emparejamientos ventajosos entra en liza. La experiencia es una virtud decisiva y el factor psicológico define a los campeones. Las estrellas de la liga están llamadas a brillar. LeBron, Durant, Harden y un largo elenco viven los momentos previos a la gloria o la decepción.

OESTE Rockets-Timberwolves

El basket ofensivo basado en el acierto de tres puntos con James Harden como máximo exponente se bate ante un quinteto inicial de fábula. Tras los Warriors, son el equipo más anotador de la liga con 112,1ppp y el 50,2% de los lanzamientos de Houston se ejecutan detrás de la línea triple. Los Timberwolves, a su vez son los que menos tiran de tres, con un 26,1%. Su fuerza está en unos jugadores cuyas virtudes no son el tiro de larga distancia. Butler y Teague, recién recuperados, junto a la garra de Taj Gibson y la ayuda de Derrick Rose, dan poso a los jóvenes Karl-Anthony Towns y Wiggins. Nombres de calibre a las órdenes del coach Thibodeau, que tratará de precintar su perímetro contra la lluvia de triples que se avecina. El plantel de Mike D'Antoni sabe a lo que juega. Su estilo es tan marcado como inamovible. Harden dinamiza su ataque percutiendo tras dribbling y creando ventajas para él o buscando a sus compañeros ejecutores. Propicia triples abiertos o mates de sus postes en continuación. Chris Paul les da otra vía ofensiva que se ha ido complementando en este huracán tejano.

Thunder-Jazz

Ricky Rubio tiene galones en uno de los equipos más en forma, con la mejor defensa de la Liga junto a Spurs. Muy agresivos en su línea exterior, invitan a conocer a sus protectores de aro, Gobert y Favors. Utah se dispararó a partir del All-Star. En ataque son un clan coral sin fisuras, con una toma de decisiones y juego a media pista de libro. Joe Ingles es su primera opción de creación y acredita un 44% en T3. Consiguen opciones de tiro excelentes y tienen al rookie Mitchell para desatascar con su uno para uno. Un banquillo involucrado, experiencia y un arquitecto en el banco, Quin Snyder. Enfrente, Russell Westbrook, que ha conseguido por segundo año consecutivo promediar más de un triple doble, lidera a los Thunder. Su poder radica en la tripleta formada junto a Paul George y Carmelo Anthony. Este último ha obtenido los peores números de su carrera, jugando como cuatro abierto y tirando más de tres. Ni sus porcentajes ni su físico están en forma. Presionar y correr es el hábitat más cómodo para los Thunder, donde Abrines tendrá sus minutos como especialista en el lanzamiento.

Trail Blazers-Pelicans

Portland estuvo a punto de perder la tercera plaza que se había ganado a fuego. Sale de un bache en el que no parecían tan duros. Lillard es el base más en forma de la NBA y junto a CJ McCollum garantizan más de 48 puntos por noche. Bien secundados y dosificados en los esfuerzos de equipo, se miden con New Orleans, cuya recta final de temporada ha superado expectativas tras sufrir la baja de DeMarcus Cousins. Anthony Davis ha encontrado su mejor versión, Rajon Rondo ha tomado ya la manija y han incorporado a Nikola Mirotic que tiene minutos importantes cómo 4 abierto gracias a su lanzamiento de tres. Un banquillo 'Blazer' mejor engrasado parece suficiente antídoto contra Davis.

Warriors-Spurs

El mejor ataque (113,5ppp) de Golden State lucha contra la mejor defensa de San Antonio. Se topan en primera ronda en una rivalidad anticipada pero algo descafeinada. Los Warriors llegan débiles, sin ritmo de partido y sin Curry. San Antonio ya se ha acostumbrado a la baja de Kawhi Leonard y ha tenido que integrar a jugadores no habituales en el sistema de Gregg Popovich. Ha dado descansos, mantiene su ADN y en casa son fortísimos (33-8). Tony Parker ha dado paso al rapidísimo Murray en la titularidad. Si los Warriors encuentran su ritmo y fluidez habituales, los Durant, Green y compañía serán totalmente inabordables, pero si alguien sabe ajustar y minimizar el daño del perímetro, es San Antonio. Pau Gasol intentará sumar números y experiencia en los minutos que disfrute.

ESTE Raptors-Wizards

Los de Washington no se sienten demasiado incómodos en la pugna contra los canadienses. Durante gran parte de la temporada han tenido la baja de John Wall y recuperan competitividad y ritmo. Toronto a su vez ha sido el equipo más regular del Este. Han conseguido ser un bloque compacto y homogeneo en defensa, anotan como nadie en aclarados para DeRozan y sus jugadores grandes, como el internacional con España Serge Ibaka, pueden correr. Los Wizards intentarán obtener réditos de su pareja John Wall Bradley Beal, junto a un plantel muy móvil que juega a gran velocidad. El factor cancha puede ser importante, ya que Toronto es uno de los equipos más duros de roer en su casa (34-7).

Cavaliers-Pacers

Dos equipos en procesos de reconversión. Convulsa Liga Regular para las tropas renovadas de LeBron James, cuyo rendimiento está fuera de la realidad. Han llegado piezas y aire fresco aunque todavía su conjunción en pista no es la deseable. Lo que parecía que iba a convertirse en un conjunto más rudo defensivamente ha pasado a ser un equipo capaz de anotar con más facilidad dentro de un sistema en el que LeBron sigue siendo la centralita de operaciones. Calderón será utilizado en momentos precisos y la experiencia de los de Ohio puede ser vital en la eliminatoria. Los Pacers serán una dura piedra de toque. Indiana dejó marchar a su buque insignia Paul George en verano para recibir a Oladipo y Domantas Sabonis y formar un conjunto de futuro junto a Myles Turner. Son competitivos, bien entrenados y sobre todo han dado confianza a Oladipo, que ya juega a nivel All-Star.

76ers-Heat

Philadelphia encarna 'el proceso' de un plantel plagado de jóvenes talentos que ha ido cambiando su fisionomía. En sus filas cuenta con perlas del draft en progresión. Ben Simmons, posible novato del año, es un jugador llamado a promediar triples dobles. Viene desde el futuro. Desde sus 2,08m es el alma creativa del equipo. Han adherido a varios veteranos, con tiradores como J.J. Reddick o Bellinelli o al turco Ilyasova. Por dentro, la contusión en el ojo de Joel Embiid podría ser importante pero no vital. Saric o Covington, infravalorados en defensa, completan un conjunto con muchísimas armas. Por si fuera poco, han recuperado al novato Markelle Fultz, que en su última actuación firmó un triple doble en poco más de veinte minutos. Récord de precocidad a sus 19 años. El estado de forma de los 76ers infunde terror. Miami, el equipo de Erik Spoelstra, tiene un reto ante sí. Ha ido cambiando la fisonomía del equipo por los problemas físicos de Dragic, y sigue confiando en convertir a los Heat en un combo de aleros polivalentes en detrimento de uno de los interiores más dominantes de la NBA, Hassan Whiteside. El pívot está teniendo cada vez menos espacio en la cancha debido a su falta de lanzamiento exterior y rapidez en los desplazamientos laterales defensivos, algo que se penaliza en el basket actual. Se prevén partidos muy abiertos pero en 'Phila' se frotan las manos con lo que ven.

Celtics-Bucks

Boston sobrellevó la baja de de un All-Star como Hayward con el paso adelante de los jóvenes Tatum y Jaylen Brown, pero las bajas siguieron sucediéndose. Cayó Smart y por último, Kyrie Irving, su mayor amenaza anotadora. Su defensa sigue siendo de élite, pero reinventarse por enésima vez parece complicado. En Milwaukee han remodelado plantilla y técnico, pero han sumado la presencia de un 'superclase' como Jabari Parker tras una larga lesión. Un equipo que gira en torno al multiusos griego Giannis Antetokounmpo, lleno de calidad en todas las posiciones, tiene la oportunidad de apear a Boston en primera ronda. Los Celtics apelarán a su orgullo, juventud y la capacidad de convicción de su coach Stevens para olvidar las dificultades y soñar con ganar cada partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos