Diario Vasco

gipuzkoa basket

Jugar bien un cuarto es insuficiente

Carlson, el mejor ayer con 24 puntos.
Carlson, el mejor ayer con 24 puntos. / MICHELENA
  • Un fatal 5 de 32 en triples condena al GBC que remonta 16 puntos pero no remata la faena (80-70)

El baloncesto es un deporte donde impera la justicia. Pocas veces el ganador de un encuentro no lo merece. Ayer ocurrió precisamente eso. El Prat, durante tres cuartos, fue mejor que el GBC y terminó llevándose al gato al agua (80-70). Los donostiarras solo tuvieron un periodo de clarividencia, pero fue insuficiente. Además, vieron cómo su rotación quedó mermada por la lesión de Slezas, quien sufrió un esguince de tobillo y no pudo ayudar a la rotación interior.

El inicio fue un pequeño espejismo con dos canastas de Slezas y Carlson. Bueno, aunque lo del estadounidense no se puede considerar como tal, porque sostuvo a su equipo durante casi todo el choque.

El Prat encontró el punto desde más allá del 6,75. Tiró librado y metió. Gracias a ello se fue escapando poco a poco en el marcador. El cuadro catalán jugó durante los primeros veinte minutos a lo que suele hacer el GBC: muchas posesiones y dominio de rebote. Además anotó en el acto inicial cuatro triples de siete intentos. El cuadro guipuzcoano no metió desde más allá del arco. Ese acierto local más el concurso de Pep Ortega dio ventajas, 20-15 (min.10), que aunque no eran muy grandes sí daban a entender que el Gipuzkoa Basket no se sentía nada cómodo sobre el parqué. Además, la mala suerte se cebó con el GBC ya que Slezas cayó lesionado en su tobillo y no pudo volver a jugar. Una lástima porque era el pívot más poderoso de los dos equipos.

Llegó la rotación en el GBC y la segunda unidad salió para cambiar el ritmo y la intensidad. Sin embargo la ventaja se amplió a pesar de llegar el primer triple guipuzcoano, obra de Sergi Pino (min. 12). El Prat cogió diez puntos, 30-20 (min. 14), y en lugar de menguar, la diferencia subió hasta la máxima, 39-23 (min. 16). El GBC no conseguía dominar la pintura ni el rebote y Fisac decidió jugar sin postes, ante la baja de Slezas y el poco rendimiento de Ndoye. El GBC, con cinco pequeños en cancha y una defensa de ajustes, se tuvo que remangar para acortar distancias. Dos triples de Carlson y Pino redujeron las distancias a nueve, pero un triple postrero de Nikolic dejó un inquietante 43-31 con toda la segunda mitad por jugarse.

Carlson no es suficiente

El Gipuzkoa Basket se encomendó a Mike Carlson. Y el de Wisconsin respondió. Nueve puntos en apenas tres minutos más la colaboración de Lasa y la primera canasta en juego de Úriz, fueron recortando las diferencias, 50-44 (min.23).

El festival donostiarra siguió tras el tiempo muerto solicitado por el Prat completando un parcial 2-13, que coincidió con los mejores minutos de Úriz y una canasta de Ndoye. Cogió algo de aire el filial de la Penya con un triple de Forcada, sin embargo Pino entró en su trance anotador habitual hasta dejar al Gipuzkoa Basket por delante en el marcador. Estaba tirando mal desde fuera, había sucumbido claramente en dos cuartos, pero el líder había despertado. Parecía que su renacimiento le iba a llevar al triunfo. Tristemente no fue así.

El baloncesto tiene estas cosas. El GBC metió 28 puntos en el tercer cuarto, pero solo hizo once en el último. Por ahí se escaparon todas las opciones. Lo primero porque encajó de salida un parcial 8-0, con dos triples de Sesé. Se rehicieron los donostiarras, pero cinco puntos seguidos de Moix pusieron otras vez a los catalanes por delante. Llegó a ponerse el GBC a dos puntos, después de un triple de Úriz y una canasta de Simeonov, 72-70 (min.38), sin embargo en el último minuto y medio no fue capaz de anotar. Ni su gran figura: Mike Carlson quien se quedó a cero en el cuarto final. El Prat vivió exclusivamente de los puntos desde el tiro libre y el GBC seguía a lo suyo, fallando desde el 6,75 . Terminó con un paupérrimo 5 de 32. No se pudo meter en el partido y la desventaja creció como un mortífero e incesante goteo hasta los diez puntos finales.

La derrota no es amarga del todo ya que al tropiezo del viernes del Palencia en su feudo anet el Palma, se unió la del Oviedo ayer frente a Melilla. Por ahora el GBC colidera la tabla con el Burgos a quien tiene ganado el average y con el Breogán amenazando ya que le falta un encuentro aplazado por disputar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate