Diario Vasco

BALONCESTO

Joe de Ciman, el doctor del triple llega a Azpeitia

De Ciman lanza un tiro libre el domingo.
De Ciman lanza un tiro libre el domingo. / ISB
  • El nuevo jugador del Sammic Iraurgi anota siete canastas desde 6,75 en su debut tras un viaje en coche desde Galicia y dos entrenamientos

Joe de Ciman llegó el viernes a Azpeitia y ya está dando que hablar. El canadiense de 22 años es el nuevo fichaje del Sammic Iraurgi y en su debut, el domingo contra el Cambados, anotó siete de los ocho triples que tiró, para un total de 28 puntos y 27 de valoración en la victoria del equipo azpeitiarra por 91-88 frente al líder de la LEB Plata.

La historia de su fichaje suena a las épocas heroicas del deporte. José Luis Zubizarreta, alma mater del Iraurgi, explica la operación: «Me fui a buscarle a Marín, donde jugaba, en mi coche. Salí el jueves a las cuatro y cuarto de la tarde de Azpeitia y llegué a las diez y media, después de 750 kilómetros. A las seis y media de la mañana del viernes le subí en el coche, y vuelta a Azpeitia. Llegamos a las dos del mediodía. Se entrenó ese mismo viernes y el sábado. El domingo por la mañana repasó un poco los sistemas y por la tarde jugó». Y se salió. «No todas las gestiones salen así», reconoce Zubizarreta.

Joe de Ciman (1,93 metros y 84 kilos) es canadiense, de padre sudanés y madre de Sierra Leona. Se formó en Estados Unidos, en la Universidad de Colorado State, donde además de jugar a baloncesto en la NCAA (la liga universitaria) se licenció en Medicina Deportiva. Los tres últimos años recibió premios por su carrera de estudiante-atleta, un reconocimiento habitual en las facultades americanas.

«Hizo todo el viaje dormido»

Zubizarreta se fijó en él en el Marín de LEB Oro. «Le cerraba el paso un americano que yo conocía de la Universidad de San Francisco, así que hace un mes me puse en contacto con él. Su entrenador le dijo que se quedara, pero no jugaba mucho. En el último partido, solo cuatro minutos. Así que insistí. Hablé con él por Facebook, me contestó que estaba en Marín y ahí quedó la cosa. Pero me enteré por su representante que tenía un contrato abierto y podía salir. Me puse en contacto con él y le dije que si quería iba a recogerle con el coche. Dicho y hecho. Pensé que si me presentaba allí me lo traía. Al ver que nuestro interés era auténtico, aceptó. Le subí en el coche y vino casi todo el camino dormido».

«Es un chaval muy majo, muy educado. Después del partido -sigue contando Zubizarreta- me mandó un mensaje en el que me decía que está 'muy contento por la decisión, uno tiene que estar donde la gente le quiere'». Para hacer sitio a De Ciman, el Sammic cortó a otro canadiense, Ken Otieno. «Una excelente persona, licenciado en Matemáticas. Pero no daba el nivel baloncestístico para mantenerle como extranjero en la plantilla».

Con la llegada de De Ciman, el Sammic cuenta con un canadiense, un neozelandés, un británico y un estadounidense. Además, seis guipuzcoanos y un alavés.

Zubizarreta buscaba un revulsivo con el fichaje. «Era doble. Por una parte, veníamos de perder en Albacete, donde nos quedamos en 41 puntos, y por otra, visitaba Azpeitia el Cambados, el líder. En pretemporada, De Ciman les había hecho un traje con el Marín y pensaba que podía ser un golpe psicológico». Así fue, el doctor del triple les hizo un siete.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate