Atletismo

Usain Bolt confía en su triunfo

Bolt venció en su eliminatoria con solvencia (10.07) dejándose llevar en los últimos metros./SEAN DEMPSEY/ EFE
Bolt venció en su eliminatoria con solvencia (10.07) dejándose llevar en los últimos metros. / SEAN DEMPSEY/ EFE

El jamaicano ganó su serie (10.07) pero no le gustaron los tacos de salida

KAREL LÓPEZLONDRES.

«¿Qué pasará si pierdes?», le preguntó un periodista a Usain Bolt en la rueda de prensa al Campeonato del Mundo que ayer empezó en Londres y que organiza Puma, la marca que le viste. «No ocurrirá», respondió el hombre más rápido de todos los tiempos.

Si Usain Bolt no hubiera empezado a celebrar su victoria en la final de los 100 metros de los Juegos Olímpicos de Pekín veinte metros antes de la línea de meta, quizás no sería quien hoy es. Si el jamaicano, principal candidato a llevarse hoy su tercer título mundial consecutivo del hectómetro en Londres (22.45 horas por Teledeporte), no hubiera abierto sus brazos para posteriormente golpearse el pecho, tal vez no hubiera pasado a la historia. Porque en Pekín 2008, cuando él tenía 21 años, pocos le conocían, pero desde aquella obra maestra, desde ese desafío a todo lo vivido anteriormente, desde aquel récord del mundo que al año siguiente superó en Berlín, todo cambio para él. Y para el atletismo, que vio en él un auténtico filón publicitario.

Bolt se despide hoy de las pruebas individuales -correrá también en el Mundial la semana que viene el 4x100 con Jamaica-, y aunque él no tenga dudas de que ganará, lo cierto es que no llega en su mejor momento. De hecho, llega peor que nunca desde 2008. Solo ha sido capaz de correr en 9.95, un registro que le sitúa en el séptimo puesto del ránking mundial del año; una tabla que domina el universitario estadounidense Christian Coleman con 9.82 y en el que es segundo el también jamaicano Yohan Blake, probablemente su mayor rival teniendo en cuenta que el canadiense Andre De Grasse anunció hace un par de días que renunciaba al Mundial por lesión. Blake ya le plantó cara hace cinco años en los Juegos, cuando llegó tras ganarle en Jamaica, pero a la hora de la verdad...

Hasta Van Niekerk, la estrella que viene -ya tiene el récord mundial de 400-, ha corrido el 100 una centésima más rápido que Bolt este año, pero se centrará en el 400 y en el 200. Puede conseguir el doblete.

«Siempre llego a los campeonatos con posibilidades de perder y ...», decía Bolt. Sabe que es el mejor competidor. «Para mí es el favorito por esa capacidad de concentrarse y por cómo suele llegar a la competición importante», aseguraba Bruno Hortelano, el español más rápido de siempre. Desde luego, en ese mismo historia donde ganó tres oros en los Juegos de hace cinco años, Bolt no tiene grandes rivales como Justin Gatlin en Pekín 2015 -le apretó hasta el último metro- o como el ya citado Yohan Blake en 2012. Rivales hay -no hay ningún español en esta prueba-, pero quizás no a la altura del mejor velocista de todos los tiempos. Bolt es mucho Bolt, y llega con hambre. Quiere despedirse por todo lo alto.

Ayer, como se esperaba, no tuvo problemas para clasificarse para las semifinales que hoy se disputan a las 20.05 horas. Sonrió y ganó su eliminatoria con 10.07, aunque no le gustaron los tacos de salida. «Me tropecé. Son los peores tacos que he visto», destacó. El tiempo más rápido fue el de su compatriota Forte con 9.99.

¿Y cuando Bolt nos deje? No pasará hasta la semana que viene, pero desde luego, tal y como destacaba Sebastian Coe, presidente de la IAAF, «no solo se irá un genio, también nos dejará su personalidad». Porque es eso precisamente lo que le ha hecho grande. Decía antes que esa forma de ganar el 100 en Pekín significó más incluso que la propia victoria; también ha sido importante su manera de celebrar, como si de un arquero se tratase, como el rayo que es en la pista...

Tres nulos de Cáceres

Eusebio Cáceres protagonizó la nota negativa de la jornada. Se pasó a la final de longitud con 7,91 metros, pero el alicantino realizó tres nulos. Mala actuación la del cuarto clasificado en Moscú 2013. El favorito es el sudafricano Manyonga, que pasó sin problemas a la final de hoy.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos