Atletismo

El gladiador Óscar Husillos vuelve al Coliseo

Óscar Husillos
Óscar Husillos, sorprendido tras cruzar la meta en primera posición en el Mundial indoor. / EFE

El velocista palentino corre hoy en Roma su primer 400 tras la cruel descalificación por pisar la raya en el Mundial de Birmingham

Karel López
KAREL LÓPEZ

Es un gladiador. Óscar Husillos no se cansa de luchar. No tiene miedo a los retos que se presentan en su camino. Lo demostró cuando decidió dar el salto del 200 al 400, la distancia en la que ver a atletas 'muertos' al finalizar la carrera –y si no que se lo digan al plusmaquista mundial Wayde Van Niekerk– no sorprende a nadie. Es una estampa habitual. El velocista palentino lo hizo porque quería alcanzar la gloria, y esta se le escapó de las manos cuando, hace casi tres meses, en el Mundial bajo techo de Birmingham, pisó ligeramente la raya y fue descalificado tras haber cruzado la línea de meta en primera posición. Hoy, en la Diamond League de Roma, correrá su primer 400 tras aquella cruel situación.

El gladiador vuelve al Coliseo, a su hábitat, a la pista. Dar un giro completo al anillo es su misión. Tiene hambre. La Golden Gala de la capital italiana –donde se recuerda a Pietro Mennea– será su estreno en una cita de este calibre. Husillos es el campeón del mundo que no es campeón. Suena raro, sí, pero los organizadores de reuniones de primer nivel parece que contarán con él a pesar de no guardar la medalla de oro en su hogar.

«Tal vez sea por ese morbo de ver en sus competiciones a ese pobre niño blanco al que se le escapó el oro Mundial por pisar un poco la raya, pero creo que me consideran campeón del mundo aunque no lo llegué a ser», afirma el atleta palentino. Husillos rompió el crono en Birmingham casi literalmente. 44.92 fue su registro en la final. O lo que es lo mismo, entrar en el top 10 de todos los tiempos a nivel mundial –el mejor de raza blanca– en pista cubierta y borrar de las listas un récord de Europa vigente desde 1988 (Schönlebe; Alemania Oriental).

«Ahora mismo no pienso en estar por debajo de 45 segundos. El récord de España (44.96 de Cayetano Cornet en 1989) está ahí. Y está claro que viendo contra quiénes correré en Roma, el que esté en 45 medios parecerá que es cojo...», cuenta por teléfono mientras ríe desde el tren que le lleva a Madrid. Ahora ya está enla capital italiana.

En su misma carrera de hoy a las 21.16 horas en el Estadio Olímpico estará, por ejemplo, al estadounidense Fred Kerley, un hombre con un crono personal de 43.70 –séptimo de todos los tiempos–, o al dominicano Luguelín Santos, al que ya ganó en Birmingham y quien, por cierto, también fue descalificado en la final. El pupilo de Luis Ángel Caballero tiene una marca personal de 45.16 desde agosto.

«En Berlín quiero el oro»

«Si en Roma corro en 45.50 no creo que sea un desastre. Sería mi mejor debut de siempre. No me voy a suicidar por conseguir el récord. El objetivo es estar al cien por cien a finales de julio y en agosto, en el Europeo de Berlín. Quiero el oro», destaca este hombre al que poco a poco le gustaría ir «entrando en el calendario de reuniones de primer nivel. Me confirmaron que correría en Roma hace más de mes y medio. Si sale bien, creo que también tengo opciones de que me inviten a la Diamond de Rabat».

Además de Husillos, hoy competirán Álvaro de Arriba (800), Adel Mechaal (1.500) y tanto Irene Sánchez-Escribano como María José Pérez en los obstáculos. Es una semana especial para el atletismo español. No solo porque Husillos correrá su primer 400 tras el Mundial; también porque después de sus dos buenas actuaciones en la vuelta al anillo, Bruno Hortelano se 'estrenará' el domingo en un 200 en los Países Bajos.

Otra de las grandes ilusiones de Husillos es luchar por el título continental de 4x400. La actuación del cuarteto español en el Mundial de Londres fue todo un éxito –quinto puesto y récord de España– y el palentino sabe que la posible presencia de Hortelano en el equipo les haría dar un salto de calidad. «Es bienvenido. Obviamente, no le vamos a poner una pistola en el pecho para que forme parte del cuarteto, pero con él, tal y como ha vuelto, creo que mejoraríamos», explica.

«Tal vez sea por ese morbo de ver en sus competiciones a ese pobre niño blanco al que se le escapó el oro Mundial por pisar un poco la raya, pero creo que me consideran campeón del mundo»

«Ha corrido en 45.67 en su segunda carrera. Si los cuatro estamos en forma (Lucas Búa, Samuel García, Hortelano y el propio Husillos), podríamos pensar en bajar de tres minutos. Con esa marca seguro que pelearíamos por el oro en Berlín», sigue el palentino, quien durante los últimos tres meses no ha podido parar. «Charlas, actos... Es verdad que he perdido algún entrenamiento, pero mi entrenador me dice que todo va por buen camino. Quiero que ese mismo 'boom' que viví hace tres meses vuelva en agosto en Berlín, aunque con final feliz».

La primera gran batalla de la nueva vida del gladiador Óscar Husillos llegará hoy en el Coliseo, en el Estadio Olímpico de Roma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos