«Nunca imaginamos que la Lilatón llegase a este éxito»

Fundadoras y el nuevo equipo organizativo se unen para ensalzar los valores de la prueba de este domingo en Donostia

Fundadoras de la Lilatón, organizadoras actuales y particiantes, ayer en Donostia tras recoger la bosa del corredor/LOBO ALTUNA
Fundadoras de la Lilatón, organizadoras actuales y particiantes, ayer en Donostia tras recoger la bosa del corredor / LOBO ALTUNA
M.J. SILVANO

Arantza Gurmendi, Lourdes Alonso, Marisa Sarriá, Lourdes Mariezkurrena o Nati Rufo son algunas de las mujeres que en 1990 pusieron en marcha la maquinaria de la Lilatón. De aquella primera edición hasta la vigésimo novena de este domingo, la evolución de esta carrera femenina viene siendo espectacular. Nati Rufo (Errenteria, 64 años) fue una de las ideólogas en un momento álgido del movimiento feminista en Gipuzkoa. «En 1988 estuve viviendo en Irlanda y me quedé asombrada al ver que había una carrera de mujeres. Participaron cerca de 11.000 chicas. Cuando regresé, me pareció interesante proponer esta idea a las compañeras que entonces estábamos militando en el movimiento feminista. Nos pareció muy adecuada la idea de organizar una carrera».

«Hay que retrotraerse en el tiempo -recuerda Nati- y situarse hace 30 años, cuando no teníamos el respaldo y la aceptación de ahora. No existía Emakunde, no era nada fácil para la mujer salir a correr. El deporte no estaba tan extendido entre las mujeres como ahora. Escuchábamos cosas cómo ¿A dónde van estas?».

Exactamente fueron 144 mujeres las que portaron por primera vez el dorsal de la Lilatón y este domingo lo harán más de 6.000. «Está muy consolidada. Ni en nuestros mejores sueños hubiéramos imaginado que la carrera tuviera tanta aceptación entre las mujeres. Los argumentos que hemos tratado de trasmitir son muy solidarios con el colectivo femenino que aún tiene un largo camino por recorrer».

Los cimientos sobre los que se ha asentado esta carrera, que viene a ser un canto a los derechos legítimos de todas las mujeres, tienen una base muy sólida. La donostiarra Marisa Sarriá es otra institución de la Lilatón. «Participé en las primeras ediciones y después me enganché de pleno en la organización, una función que sigo haciendo. Hace cuatro años pasamos el testigo al Atlético SS, que lo está haciendo francamente muy bien». Sarriá tuvo un bonito recuerdo hacia su amiga y otra alma mater de la Lilatón, Arantxa Gurmendi. «Los motivos de salud han impedido que esté con nosotras. Fue la verdadera impulsora de que grupos e ikastolas se sumaran a la fiesta de la Lilatón».

Disfrutar de la carrera

Recogiendo la bolsa de la corredora estaba Raula Rodríguez, que atesora 27 participaciones. «Soy del Club Zarauzko Emakume Korrikalaria y somos unas 50 mujeres de todas las edades. La veterana del grupo es Ana María Larrea, quien con 75 años saldrá con su nieta». Maddi Makasaga y Nahia Lasa tienen 18 y 19 años. Van a repetir porque «nos parece bien que la mujer sea protagonista por un día».

Itziar Igartua es la responsable de Gipuzkoa Solidaria y su principal misión es apoyar a la Lilatón desde del deporte adaptado. «Es un punto de encuentro, una herramienta para fomentar la solidaridad, la participación y el voluntariado. Ane Asensio en handbike y Matilde Gerrikabeitia también estarán en la linea de salida», comentó.

El personal del Atlético SS agradece el apoyo de las más de 6.000 inscritas. «Nos hemos sentido muy arropados. La Lilatón es un día de fiesta para las mujeres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos