Atletismo

Mechaal roza lo imposible

Mechaal, cuarto en la final de 1.500, en el momento en que cruza la meta tras Ingebrigtsen, que le cerró legalmente.
Mechaal, cuarto en la final de 1.500, en el momento en que cruza la meta tras Ingebrigtsen, que le cerró legalmente. / REUTERS

Quedó cuarto en una final de 1.500 en la que buscó el bronce por dentro

KAREL LÓPEZLONDRES.

Decía Adel Mechaal el viernes, minutos después de meterse en la final, que quería una carrera rápida, que para él, consciente de que «recupera muy bien», lo mejor hubiera sido correrla un día después de las semis. La final de ayer, más o menos, salió como él quería. Fue rápida y él corrió de menos a más. Aunque si rebobinar fuera posible, seguro que en la última recta, en la que se deciden las finales, Mechaal cambiaría su decisión de dejarse la piel por el interior, junto a la cuerda. Pero eso, ya saben, no es posible.

Sin embargo, 'chapeau' por un Mechaal que acabó cuarto dándolo todo en una carrera extraña, loca como todo el Mundial, dominada por el favorito, el keniano Manangoi (3:33.61) y en la que segundo fue su compatriota Cheruiyot (3:33.99). Tras intentar lo imposible -colarse por dentro en los metros finales-, Mechaal (3:34.71) no logró superar al noruego Filip Ingebrigtsen (3:34.53), que mirada a la pantalla gigante incluida, cerró al campeón europeo de 3.000 bajo techo; no de forma ilegal.

«Si hubiese ido por el exterior... Cuando ha visto que progresaba, me ha cerrado. Me queda esa espinita», aseguró emocionado tras dar la talla después de haber demostrado -juicio por medio- que las acusaciones de dopaje eran falsas. «He estado cerca de dejar el atletismo».

España, con Husillos, Búa, García y Echeverry, logró el quinto puesto y el récord de España en el 4x400

Poco después de ese cuarto puesto, tras la victoria de Estados Unidos en el 4x400 femenino, España, con Husillos -gran posta-, Búa, Echeverry y García, batió el récord estatal masculino del relevo largo 16 años después y ocupó una magnífica quinta plaza (3:00.65). Ganó Trinidad y Tobago (2:58.12). Fue, sin duda, una de las actuaciones más ilusionantes de una selección española que se vuelve de vacío en cuanto a medallas se refiere de Londres.

Antes, en la final femenina de los 5.000 metros, tras la caída del rey Farah un día antes frente al poder etíope, fue la etíope Almaz Ayana la que 'fracasó'. La plusmarquista mundial de 10.000 metros, del mismo modo que le pasó en Río, se vio superada en la 'distancia corta' tras un recital en la 'carrera larga'. La keniana Hellen Obiri, que viene del 1.500, la siguió durante toda la final y a menos de un giro, atacó, llevándose el oro con 14:34.86. Ayana, plata con 14:40.35, corrió el segundo parcial del 10.000 en 14:24.

Eso fue justo antes de que Caster Semenya, después de dejar hacer durante prácticamente toda la final del 800 -pasó sexta el 400-, pegara un hachazo en la recta final y, con total autoridad, se hiciera con la victoria (1:55.16). Esa sensación de que el récord mundial de Jarmila Kratochvílová (1:53.28) puede caer en cualquier momento es real, pero de momento tendrá que esperar. Durante el Mundial, la sudafricana ha corrido tres pruebas de 1.500 -acabó tercera- y otras tres de 800...

Beitia recibió el Premio al Juego Limpio tras consolar a la italiana Trost después de la calificación de altura

Tras esa final, justo antes de la de 1.500, se decidió la de disco -con victoria de la croata Perkovic con 70,31 metros- y la de altura que ganó el catarí Barshim (2,35 metros) y en la que tras el ruso Lysenko (2,32), plata, quedó el sirio Ghazal (2,29), un hombre que justo antes de los Juegos de Río vio en Damasco cómo mientras se ejercitaba la pista fue bombardeada. No salió de su casa durante más de un mes.

Siempre ejemplar

Ruth Beitia, después de su duodécimo puesto, recibió ayer de manos de Sebastian Coe el Premio al Juego Limpio. La cántabra trató de consolar en la calificación de altura a su amiga italiana Alessia Trost, que no paraba de llorar después de quedarse fuera la final tras un año muy malo en lo personal -ha perdido a su madre y al entrenador que la descubrió-.

Más

Fotos

Vídeos