Atletismo

Mariscal, en plena forma, se une a la fiesta del 400

Tras correr las semis del 100 (11.93), Furundarena, con «molestias en la rodilla», no corrió una final del Campeonato de Gipuzkoa que ganó Garrantxo (12.48)

Karel López
KAREL LÓPEZ

Justo en el momento en el que se disponían a correr las semifinales de los 100 metros femeninos del Campeonato de Gipuzkoa absoluto, la lluvia hizo acto de presencia en el Miniestadio de Anoeta. Un diluvio que no duró demasiado y que paró antes de que se viera la destacada actuación de Javier Mariscal. El velocista de la Real, tras bajar de 21.40 en 200 la pasada semana, completó los 400 metros en 47.88, demostrando estar preparado para atacar próximamente junto a sus compañeros de equipo el récord guipuzcoano y vasco de 4x400.

«Pasar rápipo el primer 200 es la clave para que llegue en un buen tiempo», apuntaba Mariscal -superó el ecuador de la prueba por debajo de 22.50-. Itoitz Rodríguez, Adrián Rocandio y Gen Esteban Abreu atacarán pronto las viejas plusmarcas.

Fue la carrera más bonita -a pesar de tratarse de una 'contrarreloj'- en una primera jornada de este campeonato en el que Alazne Furundarena no pudo correr la final. La esprínter del Atlético San Sebastián paró el crono en las semifinales del hectómetro en 11.93, pero «molestias en la rodilla» le impidieron hacerse con su enésima medalla de oro. La ordiziarra decidió no disputar la final «por precaución. La temporada es muy larga y no he querido arriesgar», apuntaba justo cuando abandonaba el Miniestadio. Tampoco estará hoy en el 200. Su ausencia dejó en bandeja el título a Marian Garrantxo (12.48), quien hace apenas diez meses fue madre.

En la final masculina, el más rápido fue Octavian Mihail Romanescu (10.94), seguido del jovencísimo Ibai Fernández (10.99). Una hora antes, Romanescu había corrido en 11.82. Tampoco estuvo nada mal el concurso de pértiga, disputado en esta ocasión en Velódromo debido al mal tiempo. Mikel Campón, con 5,15 metros, se llevó el gato al agua, superando en diez centímetros a Istar Dapena. Maitane Azpeitia, quien este año regresaba a la competición, se fue hasta los seis metros en el mismo foso de longitud en el que, poco después, Igor Legarda saltó 7,24 metros.

Josu Erkizia (3:53.26) y Lorea Ayala (4:38.10) fueron los más rápidos en completar los 1.500 metros.

Urkia, al Mundial júnior

Coincidiendo con la disputa del Campeonato de Gipuzkoa absoluto, también se organizó en la instalación donostiarra un concurso de martillo para los atletas júnior. El hernaniarra de la Real Sociedad Aitor Urkia había estado cerca en varias ocasiones de los 68 metros exigidos para participar en el Mundial júnior de Tampere, pero se le resistía la marca. Hasta ayer.

El joven lanzador envió el artefacto de seis kilos hasta los 68,68 metros que le valen el billete para su primer Campeonato del Mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos