Jesús Eguimendia sumará 71 maratones a sus 63 años

El donostiarra participó en la primera edición del Maratón de San Sebastián y, tras más de treinta completadas, vuelve igual de ilusionado

Jesús Eguimendia posa con sus medallas/Sara Santos
Jesús Eguimendia posa con sus medallas / Sara Santos
M. J. SILVANO

70 maratones oficiales sobre asfalto es la gran hazaña realizada por el donostiarra de 63 años Jesús Eguimendia. Entre ellos, como no podía ser de otra manera, los seis considerados ‘majors’: Nueva York, Tokyo, Berlín, Chicago, Boston y Londres. En 1978 debutó en la mítica distancia del mensajero ateniense Filípides, que recorrió la distancia de 42,195 kilómetros corriendo para entregar un mensaje a Esparta, y ya no ha parado. «Ya recuerdo esa primera participación, hasta guardo la clasificación. Llegamos a meta un total de 1.458. El pasado domingo terminé en Valencia mi 70 maratón y cuando digo maratón me refiero a la distancia oficial, porque si sumaría otras de mayor metraje, entonces puede que sobrepase las 135 competiciones».

El componente del Donostiarrak guarda con mucho mimo las medallas ‘finisher’, ésas que dan fe de cada una de sus participaciones. «No puedo decantarme por ninguna en especial, una solapa a la otra. En 1997 no había otra más dura que la Marathon Des Sables en Marruecos. Reconozco que ha sido la que más me ha costado en todos los sentidos, en el físico y en el económico. Si me tengo que decantar por algún circuito me quedo con el de Chicago y en cuanto a cómo está organizado sin lugar a duda escojo a Tokio». Mañana el diesel de Jesús tiene por misión llevar a meta a los últimos rezagados. «Voy a ser liebre de cierre, es decir la idea más que llevar a un grupo, es recoger a los que se van quedando, tratando de que no se retiren y entren en el tiempo máximo estipulado de las cinco horas».

«El Maratón Des Sables de Marruecos fue el que más me costó física y económicamente»

«El de San Sebastián cuenta con un circuito espléndido para hacer grandes marcas»

El maratón de San Sebastián goza de unas cualidades espléndidas para la consecución de grandes marcas: llano, a nivel del mar y un paisaje que encandila a los sentidos, aunque el tiempo en estas épocas del año puede convertirse en el peor de los aliados. «El circuito es alucinante. Mi punto de vista es que se tendrían que identificar, o ir a la grande, es decir a por el récord o ir a la chica y popularizarlo».

Eguimendia, además de llevar en sus piernas un total de 70 martones terminados, tiene once pruebas de 100 kilómetros, 33 participaciones en la Behobia, además de curiosidades como las siete veces que subió y bajó el Txindoki en un día, o el maratón Polar Circle de Groenlandia. «Al año me planteo dos maratones. Tengo mucha envergadura y lo que más me gusta es ir disfrutando. Nunca me he planteado hacer grandes marcas. Soy también amante de otros deportes como la bicicleta y me encanta hacer largas travesías por el monte».

Esta edición, el maratón donostiarra rebasará la cifra de 7.000 participantes entre las tres carreras del programa: carrera corta, medio maratón y la prueba reina de los 42,195 kilómetros. «He visto crecer a esta prueba. En 1978 terminamos 1.458. A mí particularmente me gusta el recorrido de dos vueltas porque me ayuda a estructurar la carrera. Lo que no me hace gracia son los giros bruscos. Valencia, por ejemplo, no tiene y eso el corredor lo agradece. Es un espléndido circuito para hacer grandes marcas. A ver si nos respeta el tiempo».

Otra ultrafondista con mucho mérito es la hernaniarra Eva Esnaola que intentará rebajar la plusmarca W55 (3h06:24) a sus recién estrenados 57 años. Esnaola junto a Alazne Mujika y Oihana Garín, son las tres atletas que optan al título territorial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos