Atletismo

Furundarena puede con el viento y se cuelga un oro más

Foto de archivo de Alazne Furundarena./J.M. LÓPEZ
Foto de archivo de Alazne Furundarena. / J.M. LÓPEZ

Gana el 100 (11.95) en la primera jornada del Campeonato de Euskadi; Gen Esteban Abreu, con 47.08 en 400, segunda mejor marca guipuzcoana

Karel López
KAREL LÓPEZ

Eolo, ya te vale. Deja de soplar, que así no hay manera. El viento fue el protagonista en la primera jornada del Campeonato de Euskadi absoluto de atletismo disputado ayer por la tarde en Durango, y afectó, sobre todo, a los velocistas puros.

Soplaba en contra en la recta de meta y estuvo presente durante toda la tarde, impidiendo, por ejemplo, que Alazne Furundarena demostrara sobre la pista la marca que vale. La ordiziarra no tuvo problemas para hacerse con el oro. Pudo con el viento y con sus rivales, aunque no acabó demasiado contenta con su crono: 11.95 con -1,2 m/s. «El tiempo no es bueno. Espero que la semana que viene en Salamanca vaya mejor», decía minutos después de correr la final. La velocista del Atlético San Sebastián sabe que tiene en sus piernas un registro mejor.

Fue la atleta más destacada sobre la pista junto a Gen Esteban Abreu. Voló. Es otro de los hombres empeñados en hacer crecer al 400 guipuzcoano. El realista paró el crono en 47.08, la segunda mejor marca de siempre para un velocista del territorio, solo tras Juanjo Prado y por delante de grandes nombres como Salva Vega o Ion Lopetegi. Le siguió Javier Mariscal (47.88). «La temporada está siendo genial. Era ambicioso y sabía que podía ir a por el 46», decía el vencedor. Cerca se quedó.

En el hectómetro masculino, el más rápido fue Octavian Mihail Romanescu, aunque volvió a quedarse sin subir al podio por su condición de extranjero. Y eso que lleva prácticamente toda la vida en Beasain... El esprínter de la Real Sociedad marcó 10.85 con viento en contra de un metro por segundo. «Para las condiciones que había, no está mal».

En el pasillo de pértiga, Malen Ruiz de Azua volvió a superar los cuatro metros. La atleta del Super Amara BAT se quedó justo en esa marca en una jornada, insistimos, que no fue la mejor por el viento.

Doblete

Pocas veces se ven dobletes en 1.500 y 5.000. Es complicado, y más si las dos carreras son el mismo día. Ayer lo logró el tolosarra Unai Arroyo con marcas no demasiado buenas, aunque eso en campeonatos poco importa: 4:02.91 y 15:45.29. Otros campeones con licencia guipuzcoana: Andrea Martínez (disco), Alazne Garrido (400), Pablo Cid (triple), Servando Rivas (martillo), María Ibáñez (5.000), Amaia Segurola (400 vallas) y Joseba Berasain (peso).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos