Atletismo

Mo Farah se despide de las pistas con un triunfo de infarto

Mo Farah celebra su victoria lograda en Zúrich. /AFP
Mo Farah celebra su victoria lograda en Zúrich. / AFP

El británico ganó en Zúrich el 5.000 de la Diamond League en una carrera en la que Mechaal se retiró

KAREL LÓPEZSAN SEBASTIÁN.

No podía tener otro final. La derrota de Mo Farah en el 5.000 del Mundial de Londres, su último gran campeonato antes de pasar de la pista al asfalto, fue demasiado cruel para el rey del fondo durante los últimos años. Pero ayer, el atleta que tuvo que huir de su país de origen (Somalia) cuando era un crío, ganó en su adiós definitivo al anillo.

En Zúrich, en la primera jornada de las finales de la Diamond League, Farah se llevó el triunfo en un 5.000 en el que Adel Mechaal se retiró pasado el 3.000 y en el que el británico cruzó la meta sin saber si su adiós había sido triunfal. Fue un final de infarto, pero el diamante fue para él. Decidió la foto-finish.

Fue rápido el comienzo, con las liebres corriendo el primer kilómetro en 2:35. Farah y Edris, el etíope que fue capaz de ganarle en la capital británica, se vigilaban. Pasado el tercer kilómetro, cuando Mechaal, sin sensaciones, decidió retirarse, la carrera se ralentizó. Todos se controlaban. Y así llegaron a la última vuelta, con Farah por la cuerda y en primera posición. A 250 metros de meta, estuvo atento al cambio de ritmo de Edris, pero ese acelerón que mantuvieron hasta el final, cerca estuvo de costarle caro al británico. No perdió la primera plaza, aunque lo pasó mal en los últimos metros. Ganó con 13:06.05, por 13:06.09 de Chelimo, mismo crono que Edris, quien entró por los suelos.

Otro de los carrerones fue el 3.000 obstáculos femenino, con Ruth Jebet, plusmarquista mundial desde el año pasado (8:52.78) y segunda esta temporada en Elgoibar, realizando la segunda mejor marca de siempre (8:55.29).

Sorpresa en el triple femenino

Una de las sorpresas de la jornada llegó en el triple femenino. En una disciplina dominada durante todo el curso por Caterine Ibargüen y Yulimar Rojas, la kazaja Olga Rypakova se llevó al gato al agua con un mejor intento de 14,55 metros. La checa Barbara Spotakova cumplió en la jabalina -aunque por los pelos- y ganó la jabalina con 65,54 metros.

Lo que no se esperaba era que Lavillenie, ganador de los siete últimos diamantes, se quedara fuera en su primera altura. Laa pértiga la ganó Kendrics con 5,87 metros. Makwala, con 43.95, se llevó el diamante en 400. Otros ganadores fueron: McMaster (48.07 en 400 vallas), Semenya (1:55.84 en 800), Ujah (9.97 en 100), Barshim (2,36 en altura), Vadlejch (88,50 metros en jabalina), Miller (21.88 en un 200 muy rápido), Cheruiyot (3:33.93 en 1.500), Pearson (12.55 en 100 vallas) y Manyonga (8,49 metros en longitud).

Fotos

Vídeos