La marea rosa contra el cáncer inunda Donostia

Una imagen del grupo de atletas corriendo este domingo por las calles de San Sebastián. /JOSE MARI LÓPEZ
Una imagen del grupo de atletas corriendo este domingo por las calles de San Sebastián. / JOSE MARI LÓPEZ

Más de 2.600 personas participaron en la carrera-marcha solidaria de la asociación Katxalin

AIENDE SÁNCHEZ

Un año más las calles de Donostia se tiñeron de rosa. Más de 2.600 personas participaron este domingo en la carrera-marcha solidaria en favor de la asociación guipuzcoana Katxalin de mujeres afectadas por cáncer de mama y ginecológico, para lanzar un mensaje a todas aquellas mujeres que padecen esta enfermedad: que no están solas.

Esta es una prueba en la que no importa hacer el mejor tiempo. Son cinco kilómetros que se pueden hacer corriendo o caminando, así que cualquiera puede participar. Desde bebés hasta amoñas, e incluso mascotas, que también se dejaron ver durante el recorrido. Lo importante es que la mitad de lo recaudado con las inscripciones, unos 10.000 euros, va íntegramente destinado a Katxalin. Tal y como señaló su presidenta, Txaro Beobide, que se mostró muy emocionada en la línea de salida, «todo va a ir destinado a investigación, que es lo que necesitamos».

La Avenida de Madrid fue el punto desde donde partió la marea rosa. En primera línea aguardaba impaciente el hijo de Izaskun Fernández, voluntaria de la asociación que padece cáncer de mama, con un cartel rosa en el que se podía leer ‘No estás sola ama, maite zaitugu’. Junto a él su perro Rufo, vestido también de rosa, esperaba el pistoletazo de salida. «Es muy emocionante ver a mi hijo ahí, pero es que Katxalin nos abrió las puertas desde el principio de mi enfermedad», aseguraba orgullosa la madre.

Entre los corrillos previos a la carrera había un grupo de jóvenes de 16 años, todas compañeras de clase en Santo Tomás Lizeoa. «Es la primera vez que participamos en una carrera, y lo hacemos porque nos animaron nuestras madres», que mientras tanto tomaban un café en un bar cercano. «Ellas van a correr, nosotras participamos en la marcha», comentaban una vez que se reunieron con sus hijas. En total, un grupo de doce mujeres que se sumaban a esta prueba solidaria, empujadas por Yolanda. «Yo tuve cáncer de pecho, que ya está curado y olvidado, y además soy muy deportista, así que esta prueba es perfecta», aseguraba este domingo minutos antes de echar a andar. «Hay que participar en estas iniciativas porque es por una buena causa», afirmaban sus amigas.

La carrera de Katxalin sirvió también para hacer nuevas amistades. Fue el caso de Raquel, Laura, Conchi, Ana y Miren. Algunas de ellas son amigas, otras no se conocían, pero tenían una cosa en común: nunca habían participado en una carrera. Qué mejor ocasión para estrenarse que con una prueba solidaria. «Es una causa que nos afecta a todas», señalaba Conchi. «Mi hermana ha tenido cáncer, y algunas primas también, siempre hay alguien cercano al que le toca así que hay que ayudar con todo lo que se pueda, y si hay que correr, pues se corre», afirmaba Laura.

Poco antes del inicio de la carrera la asociación recibió dos cheques, uno por valor de 2.000 euros de la Obra Social La Caixa y otro de 700 euros de lo recaudado entre los clientes de la Farmacia Areitio. «Toda ayuda es necesaria para luchar contra el cáncer», recordó Txaro Beobide.

A las 9.30 horas de la mañana sonó el disparo que daba comienzo a la carrera y los participantes emprendieron la marcha inundando de rosa las calles de Donostia en los cinco kilómetros de recorrido de la prueba, que recorrió algunas de las calles más céntricas de la ciudad para volver al punto de partida, en los aledaños del estadio de Anoeta. Entre las 2.600 personas que formaban la marea rosa se pudieron ver algunos rostros conocidos, como los de la diputada de Política Social de la Diputación de Gipuzkoa, Maite Peña, y la concejala de Acción Social del Ayuntamiento de Donostia, quienes realizaron juntas el recorrido. La presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, también se sumó a la marcha.

Este es sin duda el acto más multitudinario que se organiza en Gipuzkoa con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, que se celebra este jueves. Además de la marcha-carrera también se organizaron diferentes actividades como una ludoteca, funciones de teatro para niños y exhibiciones de Zumba.

Por otro lado y siguiendo con el programa organizado por la asociación guipuzcoana con motivo de ese día, el Teatro Principal de Donostia acogerá mañana la proyección del documental-poesía ‘Hablemos del cáncer’ y del cortometraje ‘La vida no es siempre de color de rosa’, que ha sido realizado y protagonizado por mujeres que son miembro de Katxalin, que pondrán voz y cara a esta enfermedad.

Fotos

Vídeos