Atletismo

Bruno Hortelano ya ve cerca la meta

Bruno Hortelano, durante un entrenamiento en Sant Cugat del Vallés. / INÉS BAUCELLS

El actual campeón continental de 200 espera volver a competir pronto para llegar «al máximo» al Europeo de este verano en Berlín. El velocista sufrió en 2016 un accidente de tráfico que le ha mantenido alejado de la competición

KAREL LÓPEZ

El regreso de Bruno Hortelano está cada vez más cerca. Poco a poco, el actual campeón europeo de 200 metros está logrando alcanzar la meta. No ha podido hacerlo a gran velocidad, como llegó a correr en 2016 -batió los récords de España de 100 (10.06) y 200 (20.12) y a punto estuvo de clasificarse para la final olímpica del doble hectómetro, además de conseguir el título continental-, pero las sensaciones son cada vez mejores y todo apunta a que será «en mayo o en junio, para llegar a julio y agosto al máximo», cuando vuelva a escuchar in situ un pistoletazo de salida.

Tras una campaña mágica en la que cautivó al aficionado al deporte y también llamó la atención de Nike firmando un importante contrato, su mano derecha quedó destrozada, en estado «catastrófico», tras sufrir un accidente de tráfico en septiembre (2016). Su mano fue reconstruida y pasito a pasito se puso manos a la obra. Esto es un simple resumen, porque el atleta, licenciado en Medicina Biomédica, lo pasó mal, eso está claro, aunque sus palabras siempre han desprendido un grado de optimismo admirable y, ahora, el momento de la verdad ya está cerca.

DNI
26 años:
Nació el 18 de septiembre de 1991.
Nació en Australia:
Sus padres se encontraban trabajando en Oceanía. Bruno también ha vivido en Canadá y Estados Unidos. Ahora se entrena en el CAR de Sant Cugat del Vallés, en Barcelona.
Familia vasca:
Su padre, Gonzalo, es de Bilbao.
Palmarés
Europeo 2016:
Tras acabar cuarto en los 100 metros, logró el título en los 200. Antes, en 2013, quedó tercero en el 4x100 con la selección española que competía en el Europeo sub 23 de Tampere.
Récords de España:
100 (10.06), 200 (20.12) y 4x100 (38.46).

«Estoy recuperado. La mano no me impide hacer nada, tampoco en mi vida privada. Las cicatrices ahí están, pero solo es una cuestión estética. No es un obstáculo», destaca el hombre que llegó a tener a tiro bajar incluso de los 10 segundos en los 100 metros.

«Tengo claro que mi regreso llegará cuando me sienta competitivo al cien por cien»

«He aprendido a tener paciencia y es necesaria en la vida; ahora estoy a punto de despegar»

«Siempre he tenido claro que mi regreso llegará cuando me sienta competitivo al cien por cien», apunta Hortelano mientras descansa en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallés (Barcelona), lugar en el que se ejercita ahora durante gran parte de la temporada. Aunque eso sí, el esprínter 'aussie', de 26 años combina sus estancias en la Ciudad Condal con viajes a Estados Unidos -país en el que creció como atleta después de nacer en Australia y vivir en Canadá con sus padres científicos-, a Ithaca, donde se ejercita a las órdenes de su técnico, Adrian Durant.

Allí, bajo su supervisión y hace escasas fechas, el plusmarquista estatal de 100, 200 y 4x100 ha completado su primer entrenamiento haciendo salidas de tacos. Una sesión enmarcada dentro de una 'nueva' fase de «velocidad con clavos y a alta intensidad». Sin duda, un paso más. «En noviembre, cuando aún pensaba que llegaría a correr en pista cubierta, ya me puse las zapatillas de clavos un par de veces. Hice un test de 300 y 500 metros. Los resultados fueron bastante buenos y pensé que estaría a punto para el Mundial indoor de Birmingham -disputado hace un mes-, pero una gripe y una pubalgía que me impedía rendir se cruzaron en el camino», explica. «Ya están bajo control y esas son las mejores noticias posibles».

Confiesa que le hubiera gustado competir en pista cubierta -«la transición perfecta»-, aunque no se arrepiente de no haberlo hecho. «Llegar al máximo a la competición es importante para mí. Decido renunciar a competir en Birmingham porque sé que no voy a llegar en perfectas condiciones. Prefiero tomármelo con calma», argumenta. «Estoy tranquilo y confío en la planificación. En mí y en mi entrenador».

«Salir volando»

«Sinceramente, creo que a raíz del accidente, el mejor aprendizaje que he podido sacar es que a veces hay que tener paciencia. Es necesaria en la vida y es algo que estoy seguro que voy a poder aplicar en otros aspectos de mi día a día. Ahora siento que ya he llegado al precipicio después de coger carrerilla y que estoy a punto de despegar, de salir volando», afirma un atleta que desea continuar explorando sus límites.

«El apoyo de la gente me emociona y también me motiva. Quiero llegar al Campeonato de Europa de Berlín -en agosto- más fuerte que nunca», destaca el esprínter, que tiene claro que en la capital alemana correrá los 200 metros, distancia en la que defenderá título, y «quizás los 100 metros. Lo valoraremos. Lo que tengo claro es que en 200 iré para intentar pelear por todo. Lo puedo conseguir o no, pero el objetivo es ese. Tengo ganas de enfrentarme a los mejores».

Ambicioso como siempre -y con Tokio 2020 también en mente-, logre o no los títulos, lo que es seguro es que el regreso de Bruno Hortelano está cada vez más cerca.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos