Diez consejos para cuidar los pies para la Behobia

Correr se ha convertido en el deporte de moda. Sin embargo, si no se tienen unos conocimientos básicos se pueden producir lesiones. El Colegio Oficial de Podólogos de Euskadi te dice cómo evitarlas

Diez consejos para cuidar los pies para la Behobia
IKER MENDIA

Quedan pocos días para que arranque una de las carreras populares más exigentes y a la vez esperada por los 'runners'. La Behobia San Sebastián, que este año se celebrará el 11 de noviembre, reunirá a más de 25.000 corredores, profesionales y aficionados, dispuestos a correr 20 kilómetros en un recorrido lleno de dificultades.

Correr se ha convertido en el deporte de moda, en parte, por su bajo coste económico y facilidad de práctica. Sin embargo, si no se tienen unos conocimientos básicos se puede producir una lesión, desde una leve como un tirón o esguince, hasta otras más serias como una fascitis plantar y la periostitis tibial. Por ello, con el objetivo de concienciar a los corredores de la importancia de cuidar los pies y acudir a profesionales para elegir el material que más se adecúe a nuestras necesidades, el Colegio Oficial de Podólogos de Euskadi ofrece diez consejos para afrontar esta prueba popular con total garantía.

1. Atención al tipo de prueba

Se consciente de la diferencia entre una disciplina de carrera de fondo y una carrera explosiva como los 100 metros lisos. Resultan totalmente diferentes tanto a nivel del tipo de zapatillas y prendas, como a nivel de preparación y de la concentración necesaria para afrontar la prueba. Lo más importante siempre es no estrenar material el día de una gran carrera porque no sabes cómo reaccionará tu piel ante los nuevos tejidos.

2. Combate el estrés

En este tipo de carreras existe un factor importantísimo y crucial a tener en cuenta: el estrés al que es sometido todo el organismo, es decir, la fatiga músculo-articular. Dicho estrés puede desembocar en múltiples lesiones potencialmente evitables con un entrenamiento asesorado y con un acopio de recomendaciones profesionales a la hora de escoger los materiales.

3. Cada cual, a su ritmo

Recuerda, es la misma distancia para todos los corredores, pero cada corredor tiene su propia carrera. No se trata de poner el cuerpo al límite ni de demostrarte nada a sí mismo. Hay que ceñirse a los tiempo del entrenamiento sin forzar.

4. Equilibrio entre sufrir y disfrutar

Se consciente de tu umbral de sufrimiento y esfuerzo personal para poder obtener el premio más importante en este tipo de carreras, disfrutar de su participación y de todos los detalles que la rodean.

5. Aprovecha la energía de tus pies

Independientemente de tener una lesión o no, hay que conocer ciertos aspectos particulares de cada deportista. Concretamente en esta disciplina, el pie y su funcionalidad biomecánica son algunos de los factores a tener más en cuenta para aprovechar toda su energía. Algunos deportistas, con el objetivo de proteger la zona, utilizan vaselina en algunas zonas concretas del pie, pero no es bueno abusar de ella. La vaselina no se absorbe, y por tanto puede aumentar la sudoración y dificultaría la marcha.

6. Estúdiate primero

Haz un estudio personalizado de tu pisada y movimiento del pie en carrera. Los podólogos especializados en deporte realizan estudios de pisada teniendo en cuenta la técnica propia de la disciplina del running y de lo que se denomina 'el gesto deportivo' de cada individuo.

7. Acude a profesionales

Sigue el consejo de expertos conocedores de la biomecánica del pie y con experiencia en los diferentes gestos deportivos y su repercusión a la hora de preservar el equilibrio físico del practicante. Y lo más importante para prevenir lesiones es acudir a la consulta antes de que haya alguna sintomatología. Las lesiones más comunes en esta disciplina son la fascitis plantar y la periostitis tibial, ambas responsables del parón en seco de cualquier programa de entrenamiento. El mejor tratamiento para estas lesiones es la prevención

8. Prevención de lesiones

La mayoría de las personas que acuden a las consultas médicas lo hacen ya con alguna sintomatología o lesión. Las lesiones más comunes en esta disciplina son la fascitis plantar y la periostitis tibial, ambas responsables del parón en seco de cualquier programa de entrenamiento. El mejor tratamiento para estas lesiones es la prevención.

9. Elige bien el calzado

En base a todo lo anterior podrás saber qué calzado es el adecuado para ti, así como si fuese necesaria la aplicación de un tratamiento. Uno de los errores más comunes es pensar que la calidad de las zapatillas se basa en el precio. No hay que anteponer la estética a la funcionalidad y mucho menos utilizar tallas que sean superiores o inferiores a las que necesitamos.

10. La recompensa de entrenar

Has invertido mucho tiempo entrenando así que ahora ha llegado el momento de… ¡¡DISFRUTAR!!

Fotos

Vídeos