Diario Vasco

behobia - san sebastián

Maratonianos que exhiben su zancada en la Behobia - San Sebastián

Ganadores. Diego García y Alvarez Valera, o los guipuzcoanos Juan Mari Garín y María Luisa Irizar -fotos de arriba- marcaron una primera época. Otros ilustres son Chema Martínez y Carles Castillejo, último ganador, .
Ganadores. Diego García y Alvarez Valera, o los guipuzcoanos Juan Mari Garín y María Luisa Irizar -fotos de arriba- marcaron una primera época. Otros ilustres son Chema Martínez y Carles Castillejo, último ganador, . / DV
  • Los corredores especialistas de los 42 kilómetros dominan el palmarés de la Behobia - San Sebastián

Si en los primeros años fueron los corredores de cross quienes controlaban la renovada Behobia, en los últimos 15 años son los maratonianos los que lucen su zancada y exhiben su látigo para llevarse la txapela en el Boulevard. En los años 80-90 quizás algunos especialistas natos del asfalto aterrizaban en la Behobia con éxito. El resto eran crossistas y, muy poco a poco, fueron imponiéndose los especialistas de los 42 kilómetros.

La edición de 1992 marcó el paso adelante que dieron los maratonianos. Fue precisamente el malogrado Diegho García, que tras su excelente actuación en los Juegos Olímpicos de Barcelona, se llevó el triunfo en una gran edición de la Behobia. Luego desfilaron los Jesús De Grado, Alberto Juzdado, Chema Martínez... ya con el ADN del maratón en sus venas. Era evidente que la Behobia y sus 20 kilómetros se adaptaban mejor a las características de los maratonianos que iban naciendo en España, en un boom espectacular.

También en categoría femenina las maratonianas cogían las riendas del historial. La pareja guipuzcoana Rosi Talavera y la reina María Luisa Irizar inscribían su nombre, y luego llegó la asturiana Rocío Ríos -también consagrada maratoniana- con su enorme crono en 1998. Solo la palentina Angelina Rodríguez fue una isla en ese imperio maratoniano. Atleta de la pista y el cross que igualmente pintó de calidad el circuito guipuzcoano.

En una mirada al palmarés se confirma que los veteranos, conocedores del complicado recorrido behobiero, tenían un punto a su favor respecto a los debutantes. En ocasiones estos atletas con sobresaliente trayectoria, internacionales, con hambre para comerse la Behobia, quedaban machacados por corredores menos brillantes pero viejos perros de esta cita guipuzcoana.

Y si hablamos de buenos conocedores de la Behobia, sin duda uno de los emperadores es el toledano Alfonso Álvarez Valera, con cinco triunfos, tres de ellos consecutivos, en los años 80. El azkoitiarra Diego García es otro de los grandes, como lo fueron, en ediciones anteriores, los hermanos Garin, Pello y Juan Mari. Y dos ilustres madrileños, Alberto Juzdado y Chema Martínez, que acumulan nueve victorias.

En categoria femenina María Luisa Irizar es la reina con siete victorias entre los años 1980 y 1995. Un dato: desde 2003 ninguna mujer ha repetido triunfo. La última fue la zarauztarra Iratxe Aranburu.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate