Diario Vasco

behobia-San sebastián

Una fiesta muy exigente

La Behobia es una fiesta. ¿Cuántas veces vamos a escuchar esta afirmación de aquí al lunes? La Behobia es una fiesta... para los que aplauden desde la cuneta. Y no tanto para los que la corren sin respeto. Ya perdonarán pero vengo a pinchar el globo de quienes ven en esta carrera la oportunidad de lucir nuevo reloj con GPS, el último modelo de zapatillas y si hay suerte la oportunidad de colgar en las redes sociales el registro final realizado en la misma. La Behobia es una fiesta... que hay que entrenarla mucho porque el recorrido es durísimo -sí, durísimo-. Es una carrera a la que no se le puede perder el respeto por mucho que haya quienes la corrieron con doce años cuando todavía no había televisión en color -hace no tanto también íbamos sin cinturón en el coche-. La Behobia es una fiesta... que prácticamente no tiene un kilómetro llano. Si me apuran el último de La Zurriola y poco más. De poca referencia sirven los parciales por kilómetro de un entrenamiento realizado en el paseo La Concha con los que se pueden lograr después en esta carrera. El sube y baja hace muy difícil coger un ritmo constante, hay que tener mucha experiencia y hay que estar muy bien preparado para no dejarse llevar por la corriente, por el subidón inicial. Ya sé que muchos de los que estén leyendo esta columna pensarán que este mensaje no es para ellos, que en las Tres Playas y en la Clásica de los 15 kilómetros por las calles de San Sebastián no hace mucho las sensaciones y el tiempo final le hacen pensar que está más que preparado para ir a por ese crono fetiche de 1h30, pero la Behobia no tiene nada que ver a esas carreras, es otro cantar. Una mala gestión de la misma, una salida precipitada fuera de pulso, puede hacer interminable la segunda parte desde Errenteria en el nuevo recorrido, más duro a mi juicio que el antiguo. El alto de Capuchinos, el falso llano de Pasai Antxo y el ascenso a Miracruz hacen que el alto de Gaintxurizketa quede en anécdota en el kilómetro siete. Pasar bien este punto no significa haber acabado la carrera.

La Behobia es una fiesta... si se está bien entrenado una vez cruzada la línea de meta en el Boulevard. Entonces sí. En caso contrario, mejor no salir. 'Behobias' hay todos los años.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate